Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Posts con #comechingones categoría

Arte Comechingon

Publicado en 6 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

En las Sierras de Córdoba y de San Luis se desarrolló una curiosa cultura (de las llamadas por los evolucionistas etnocéntricos: civilizadas): la de los henia-kamiare (luego "bautizada" comechingón), se trataba de una población con importantes linajes huárpidos aunque bastante diferenciada de los huarpe propiamente dichos, los comechingones quizás tengan sus remotos antecedentes en la cultura Ayampitín de hace más de 7.000 aP, sin embargo de fecha tan remota apenas quedan (como en toda América y...todo el planeta) apenas rudimentarios vestigios, una industria-arte principalmente lítica rudimentaria aunque en su sencillez, interesante – en gran medida, siguiendo los criterios de Benjamin por lo aurático que posee: por esa "aura" sugestiva que la antigüedad y lo enigmático aportan al objeto– aunque recién hacia elsiglo V de la era común comienza a desplegarse, claro, un arte "comechingón", este arte revela influjos procedentes de los Andes Centrales a través de la étapa del Noroeste Argentino. Por los relatos de los cronistas y por los estudios arqueológicos se sabe que el pueblo "comechingón" desarrolló su característica arquitectura de casas comunales semisubterráneas de paredes de piedra, también se sabe que eran muy dados a los adornos (presumiblemente incluyendo un elemento religioso y otro fetichista: las mujeres se adornaban con collares multicolores de metal, piedras semipreciosas y, especialmente, conchas de caracoles; los hombres se adornaban principalmente conchaquiras de plata o cobre en formas alargadas, también (como muchas otras etnias) era frecuente la pintura (ritual) del cuerpo. Sin embargo, hasta el presente, lo que más llama la atención del arte "comechingón" son sus glifos y pictografías, tales como las que se encuentran en Cerro Colorado y Ongamira (Córdoba), Para Yacu (en la zona de Santiago del Estero fronteriza con Córdoba) o las que se encuentran en la cueva de Inti Huasi en el centro norte de San Luis (el nombre quechua de la cueva sanluiseña es posterior a la Conquista española, del periodo de dominación hispánica en el cual dentro de las jurisdicciones del Tucumán y el Cuyo fue lengua general el quechua). En estas cuevas, usadas con fines religiosos – al parecer "mistéricos" – se encuentra un singular arte rupestre, bastante diferente del ya observado en la Cueva de las Manos, en las cuevas de los "comechingones" lo que predomina es la abstracción, con abundantes grafos y símbolos de los cuales actualmente solo se puede hipotetizar su significado, algunas pictografías son algo menos abstractas y presentan a siluetas de individuos portando lo que parecen tocados de plumas e incluso de cuerno o algo semejante, tales pinturas parecen representar a los chamanes, sin embargo más llaman la atención los grafos y glifos que recuerdan a letras y, más precisamente, a runas; tal semejanza, así como la represntación de naves que (por la silueta) parecen drakkars y hombres a caballo ha dado lugar a hipótesis aventuradas tales como la de suponerles un origen vikingo, la representación de hombres a caballos sin embargo es (según las dataciones) precisamente la de los conquistadores españoles, es decir, muchas de estas pinturas están representando precisamente el fin del llamado arte "precolombino", arte que luego se continuará en una nueva síntesis.
Del arte "comechingón" "precolombino" también corresponde señalar las estatuillas de cerámica y piedra que representan a sujetos de los dos sexos, estatuillas que parecen haber estado relacionadas con un culto a la fertilidad: se destacan las nalgas y los senos de las mujeres y los genitales de los varones, son estatuillas de elaboración adusta y, en cierto modo "expresionistas" como las que se han encontrado en los yacimientos del dique Los Molinos.


Comentarios

El Cacique Olayòn y La Ciudad de Cruz del Eje

Publicado en 6 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

leyendas

.Cruz del Eje Histórico

 
Reseña Histórica

No hay datos precisos con respecto a cuando y donde fue fundada la ciudad de Cruz del Eje; nos valemos de leyendas, la más aceptada es la que está en el poema Bamba de Ataliva Herrera; y la otra, El Vasco, recogida de la transmisión oral. No son ellas de antigua data. al menos en lo que se refiere a sus versiones escritas, publicadas en este siglo.

Ataliva Herrera, en su poema "Bamba", Canto IV relata el combate singular entre el capitán Tristán de Allende y el cacique Olayón, que con la muerte simultánea de ambos, que de ser cierto hubiera quedado registrada por sus características, personajes actuantes y soldados españoles que dicen lo apreciaron, en algunas de las tantas crónicas de la época que se guardan en el Archivo histórico de la Provincia, prolijamente investigado por los historiadores cordobeses.

 

   

La otra, inserta en el diario "Los Principios" del 6 - 9 - 1927, el autor que se oculta bajo el seudónimo de Namúm Curá, cuenta el trágico fin del comerciante. Tomás lturrilicoechea, muerto al caer de cabeza y troncharse el cuello a consecuencia de haberse quebrado el eje de la carreta que lo transportaba. Pero el autor se adelanta al quitarle todo viso de verosimilitud al relato, poniéndolo en boca de Dn. Juan de la Mentirola.

El nombre, según el historiador y miembro de la Junta Provincial de Historia, escribano Juan Carlos Lozada Echenique, quien residió en esta ciudad muchos años se originó sin lugar a dudas por haberse puesto allí una cruz formada por el eje de la carreta. Desechados los relatos de Ataliva Herrera y de Namúm Curá, quedamos sin saber con que propósito se la colocó, al no llegar a nosotros noticia o indicio que nos oriente para dilucidarlo.

La Villa, hoy ciudad de Cruz del Eje, se formó a través del curso de los años. No surgió de improviso, en razón de una fundación, como ocurrió con otras. Fue resultado del agrupamiento que paulatinamente constituyeron los españoles descendientes que antes fijaron su residencia en las Estancias vecinas de Siguiman y San Marcos. Tras ellos vinieron otras, provenientes la mayoría de la zona de Punilla y algunos de la ciudad de Córdoba, comprobación que se llega por apellidos, a los que se agregaron indios y negros, los primeros por anteriores encomiendas y los segundos en su condición de esclavos.

En 1735, don Francisco de Baigorrí solicitó al Gobernador del Tucumán Dn. Juan de Armaza y Arregui y éste le concedió una merced de unas 26 leguas, el 2 de Setiembre del mismo año, de las tierras llamadas comúnmente La Cruz del Eje, y el 22 de Setiembre, el Juez de Comisión Don Estanislao de Toledo Pimentel, fechada el Acta le dio posesión de las mismas.

Son éstos dos los primeros documentos que, con corta diferencia de días individualizan las tierras con el nombre de Cruz del Eje.

Toda la región situada a cuatro leguas poco más o menos del valle de Soto que abarcaba numerosos pueblos indígenas, fue otorgada a Suárez Mejías por el Gobernador de Córdoba, capitán. Juan de Burgos (1584), habiendo tomado posesiones el 20 de Octubre de 1587, acompañando a la expedición de Gaspar de Medína, instancia que determinó la presencia del hombre blanco en la región del escudo de Plata; dejando el campo blanco sin ninguna señal. Sínople; con líneas diagonales de derecha a izquierda.

 

http://www.cruzdeleje.gov.ar/historia.php

     
Comentarios

Comechingones - pequeña referencia historica

Publicado en 5 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Comechingones -pequeña referencia histórica- 
Huárpidos. En español, su nombre significa "morador de cuevas". Había dos grupos lingüísticos: el del norte, que hablaba la lengua benia, y el del sur, o camiares. 
Localización: habitaban en cuevas desde la zona de Cruz de Eje hasta la de Achiras en el sur, en la provincia de Córdoba. En San Luis ocupaban el área de Conlara. 
Hacia 1543 Diego Fernández, cronista de Diego de Rojas, describe a los Comechingones de las sierras cordobesas. 
Lo que más le llamo l a atención a Fernández, fue que estos indígenas usaban barba. La pilosidad es una característica de la raza huárpida y no es común en otros grupos de América. Los describió "de alta estatura y de mayor pilosidad y pigmentación que otros indios...". 
Origen 
La antigüedad de los comechingones en las sierras cordobesas parece muy remota; la gruta de Candonga fue habitada desde los primeros tiempos de la era presente; pero son anteriores todavía los aborígenes de los yacimientos de Ongamira y Observatorio, pues todavía no conocían la alfarería y predominaba en ellos el instrumental lítico y de hueso. Alberw Rex González estudió el horizonte precerámico de las sierras cordobesas, el yacimiento de Ayampitin en Pampa de Olaen, el abrigó de Ongamira, la gruta de lntihuasi, en San Luis. Los restos arqueológicos hallados tendrían una antigüedad de cinco milenios, según O. Menghin. Elementos de la época paleolítica como las puntas de lanza o jabalina, de piedra y en forma de hoja de laurel, hallados en varios lugares, perduraron hasta la llegada de los españoles; probablemente aquellas "medias picas" de que hablan los documentos de la época de la conquista fuesen esas antiguas lanzas o jabalies...

Comentarios

Hallan dos Esqueletos enteros de Comenchingones

Publicado en 5 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Hallan dos esqueletos enteros de comechingones

En Calamuchita, aparecieron cuando un vecino cavó un pozo. Es el segundo caso de dos completos en Córdoba.

  • 04/10/2011 00:01| Corresponsalía

 

 

Completos. Los restos están en buen estado (Gentileza Jerónimo Angueyra).

 

Santa Rosa de Calamuchita. En el patio de una vivienda ubicada en la zona de Quinto Loteo, en la periferia de Santa Rosa de Calamuchita, se produjo un hallazgo arqueológico que apenas exhibe un antecedente en el territorio provincial.

Dos esqueletos completos de aborígenes –un hombre y una mujer, ambos en posición fetal–fueron encontrados enterrados a un metro de profundidad.

El dueño de casa advirtió los restos óseos cuando comenzaba a cavar para construir un pozo negro. De inmediato, dio aviso a la Policía y se realizaron las gestiones para determinar si eran de interés forense o arqueológico. Cuando se terminó de extraer el primer esqueleto, a unos 20 centímetros se encontró el segundo. “Además fueron encontrados fragmentos de cerámica en el lugar, lo que indica que tendrían unos 1.500 años como máximo”, aclaró luego en el lugar Soledad Salega, del Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba. Asimismo, valoró el hallazgo doble, que registra un solo caso similar anterior, en 1999 en Villa de las Rosas (Traslasierra).

La cultura comechingona enterraba sus muertos debajo de las casas.

Se aclaró además que los restos no tendrán por destino ningun museo para su exhibición. Se recordó que la legislación nacional vigente estipula que los Pueblos Originarios y las comunidades de pertenencia tienen derecho a disponer de los restos humanos una vez establecida su filiación cultural y que se respetará y acordará ese criterio.

 http://www.lavoz.com.ar/cordoba/hallan-dos-esqueletos-enteros-comechingones

 

Comentarios

Hallan restos de 500 años de Antiguedad

Publicado en 5 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Hallan restos de 500 años de antigüedad

Un cuerpo enterrado y prácticamente completo, que se da por seguro que corresponde a los pueblos originarios de Córdoba, fue hallado cerca de Amboy, en el valle de Calamuchita.

  • 03/08/2011 00:01| Corresponsalía

 

 

 

Lo primero que apareció fue un cráneo y, luego, el resto del cuerpo (LaVoz).

 

Amboy. Un cuerpo enterrado y prácticamente completo, que se da por seguro que corresponde a los pueblos originarios de Córdoba, fue hallado cerca de Amboy, en el valle de Calamuchita.

Una obra para asfaltar el camino que llega a ese pueblo dejó al descubierto los huesos. “Pasábamos mirando lo que se rompió por la obra vial y notamos algo blanco y nos detuvimos”, contó Jimena Grop, colaboradora del Museo Estrella de Piedra, de Villa Rumipal. Junto a Andrea Kranewitter, titular de esa entidad, advirtieron los restos de manera casual. Primero apareció un cráneo. Luego se comprobó que el cuerpo estaba casi completo. “Es un cuerpo en posición fetal”, apuntó el antropólogo Jerónimo Angueyra, colaborador del museo.

Esa posición es uno de los indicios que hace presumir que se trataría de un cuerpo de más de 500 años, ya que después de la conquista española, los muertos comenzaron a ser enterrados acostados. Angueyra adelantó que se percibe una deformación craneana, típica de las culturas aborígenes que poblaron Córdoba: de muy pequeños eran vendados en sus cabezas, dejando una visible marca cultural.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/hallan-restos-500-anos-antiguedad

 

Comentarios

Una Vida dedicada al pasado aborìgen

Publicado en 5 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Una vida desenterrando el pasado de los aborígenes

Ana Buteleres docente jubilada y vive en un campo cerca de Berrotarán, donde halló miles de piezas que usaron siglos atrás los comechingones.

26/10/2010 00:01| Mariela Martínez

 

Ana Buteler. Frente al oratorio que se conserva en su campo. Esta docente jubilada atesora piezas indígenas que juntó con su esposo en esa zona de Berrotarán (La Voz).

Berrotarán. Peina canas con modesto rodete. Viste pollera amplia y botas campesinas. Ojos celestes, rostro despejado de maquillaje y complaciente sonrisa. En el patio de la antigua casona donde vive, al pie del cerro Potociorco, en las bajas sierras que se acercan a Berrotarán, convive con las ruinas del Oratorio de la Inmaculada Concepción de Las Peñas, una reliquia histórica erigida en 1733.

Ana Buteler de Antelme (68) prepara como cada mañana el fuego en una estufa a leña, rodeada de libros y muebles antiguos. Está sentada en un pequeño banco con base de cuero de vaca y con sus pies sobre una alfombra de piel de animal.

Ceba mates dulces acompañados de pan casero y pasta frola, horneados en la cocina a leña. “Todo casero, como siempre”, aclara.

En el patio de la vieja casona de campo, donde crió a sus ocho hijos junto a su esposo Louis –ya fallecido– se encuentran morteros, cananas, boleadoras, lanzas y numerosos elementos utilizados por los aborígenes que habitaron el lugar. Muchas de las piezas las hallaron y recuperaron ella misma y su esposo.

La casa, el oratorio, el patio terminan dando forma a un llamativo y atractivo museo casero, armado sin ayuda oficial y oculto en el bello paraje campestre, a 140 kilómetros al sur de Córdoba capital.

Su interés por la historia de la región nació de la mano de la curiosidad, en complicidad con su esposo. “Hacíamos un pozo para una planta y aparecían puntas de flecha. Mientras, nuestros hijos iban al río y les aparecían infinidad de objetos históricos”, describe. El lugar que habita –está claro– fue varios siglos atrás asentamiento de pueblos originarios, dueños primigenios del suelo cordobés.

–¿Cómo nació su inquietud para armar la historia de su región?

–Se me despertó después de criar a mis hijos, cuando tenía cerca de 40 años, en la década del ’80, cuando comencé a ejercer la docencia en el campo. En los libros había poco material y de la zona nada. Así fui armando para los siete grados la idea de regionalizar la enseñanza de la historia. Y con mi marido empezamos a investigar porque en nuestra casa encontrábamos tantos objetos que tenían que ver con la historia de los indígenas, como boleadoras, hachas de piedra, puntas de flecha, morteros, sobradores, manos de morteros. Cuando llovía, se lavaba el terreno y aparecían. Tenemos miles de esos objetos. Y fuimos indagando de qué cultura se trataba. En los libros había poco sobre los comechingones, entonces fuimos a bibliotecas, archivos, escarbábamos. Fuimos registrando lo que sabíamos junto con lo que encontrábamos acá. Y teníamos además, dentro de la propiedad, el Oratorio de Inmaculada Concepción, de 1733. Después vinieron las charlas a docentes y directoras de la zona. Posteriormente nos visitaban escuelas de todos lados. Con el tiempo formamos una Junta de Historia. De a poco aprendimos a investigar. Y sigo investigando. Participo de todos los encuentros de historia que puedo, sean regionales o provinciales.

–¿Siempre la remó sola?

–Me ha ayudado en algunos trabajos una colaboradora, Mercedes Álvarez. Y con mi marido recorrimos todas las sierras de Córdoba para investigar. Fui recopilando relatos de la gente, costumbres, dichos, vocabulario que en las sierras conservan la pureza del castellano antiguo. Rescatamos todo lo que pudimos, juntando testimonios de los indígenas que en los años ‘80 eran dos generaciones anteriores. Gente tradicionalista que se acordaba lo que le contaban sus abuelos. Hoy un adolescente no sabe ni el segundo apellido de su abuelo. Eso me de-sespera.

–¿Cómo conservar una reliquia como el oratorio?

–Se perdió muy mucho porque no hubo apoyo para conservarlo. Nosotros conseguimos ayuda y logramos rescatarlo para que no se viniera abajo del todo. Pero nosotros, con ocho hijos, en el campo, no teníamos medios. Salvamos las paredes donde está todo lo original. Un privado podría donar los materiales, después no sé cómo haré para la mano de obra, para seguir conservándolo en pie. Estamos en un momento difícil. La casa tiene paredes de más de 70 centímetros de ancho y la altura supera los seis metros, y se construyó antes que el oratorio, también está como cuando la compramos hace varias décadas atrás. Mi desvelo es cuidar la historia que me rodea, que me envuelve.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/una-vida-desenterrando-el-pasado-de-los-aborigenes

 

Comentarios

Ctalamochita, tierra de comechingones, origen del nombre Calamuchita.

Publicado en 3 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Ctalamochita, tierra de comechingones, origen del nombre Calamuchita.

El Valle de Calamuchita esta es uno de los departamentos más bellos de la provincia de Córdoba y, como otros, encierra algunos misterios que quizá nunca se podrán revelar. Su nombre, Ctalamochita, proviene de las voces aborígenes ctala y mochi (“tala” y “molle”), especies vegetales abundantes en la región.

Algunos documentos certifican que a fines de 1528, cuando llegó la expedición de Sebastián Gaboto al Río de la Plata, este aventurero sabedor de la existencia de oro y plata en la zona, envió, desde ese lugar, a uno de sus capitanes –Francisco César, junto con un grupo de hombres- a investigar la zona en busca de las riquezas escondidas.

Por supuesto, parte del botín seria para quien lo hallara. El subalterno de introdujo por las ondulantes costas del río Carcarañá y, desde allí, hasta el río Tercero, siempre guiado por la codicia frente a la prometida fortuna.

Quienes ya habían estado en América decían que gran parte de las riquezas soádas se encontraban en aquellos valles, entre las sierras. Así fue que llegaron alVallle de Calamuchita.

¿Encontraron el oro y la plata que buscaban en Calamuchita?
Eso nunca se supo, pero si que a partir de ese viaje se comenzó a tejer entre los colonizadores la leyenda, el mito de la Ciudad Dorada, Ciudad de Oro o, incluso, Ciudad del César, por el nombre del expedicionario.

Esta leyenda, de algún modo, está emparentada con la mágica ciudad de Erks,personas con facultades parapsíquicas desarrolladas han comentado que su existencia no es un mito si no parte de la realidad.

Sección especial, dedicada a la cultura Comechingon
Tema: Ctalamochita, tierra de comechingones, origen del nombre Calamuchita | Leyendas indigenas de la Argentina por Lautaro Parodi seccion "Los Comechingones"

 

2 de marzo de 2007 08:27 Jorge D. Boimvaser

 

Comentarios

Comechingones III

Publicado en 1 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Los Comechingones

de Córdoba

Cuando los españoles llegaron a Córdoba en la expedición de Diego de Rojas había dos grupos indígenas en el área de la actual Córdoba: Los Sanavirones al norte y centro y los Comechingones que habitaban a lo largo de las sierras.

Hacia 1543 Diego Fernández, cronista de Diego de Rojas, describe a los Comechingones de las sierras cordobesas.Lo que más le llamo l a atención a Fernández, fue que estos indígenas usaban barba. La pilosidad es una característica de la raza huárpida y no es cumún en otros grupos de américa. Los describió "de alta estatura y de mayor pilosidad y pigmentación que otros indios...".

"Comechingon" es una palabra sanavirona que en su origen era "camichingon" y la utilizaron los sanavirones para indicarles que había otro grupo indígena en las sierras, pues esa palabra quería decir "hombre o habitante de las cuevas.

Es posible imaginarse la escena de contacto entre españoles y sanavirones, con su comunicación mediante pocas palabras reforzadas con más gestos. Se debe haber desarrollado la siguiente escena:

Los españoles llegan desde el norte y se relacionan con los sanavirones con saludos, señas y algunos regalos. Indicando hacia el sur y hacia las montañas habrán preguntado:

-¡Pues hombre! ¿Conocéis si hacia allá hay más gente como vosotros?

-¡Camichingon! ¡Camichingón! - Deben haber respondido los indios señalando hacia las sierras y queriendo indicar que allí vivían hombres en las cuevas naturales.

-¡Qué tíos estos! Ved lo que dicen...¡Comechingones! ¡Nos indican que allí viven indios que se comen a los chingones! Ahora tenemos que conocer a los chingones y ver si nos apetecen...

-¡Vale! ¡Veréis que no solamente de choclos y zapallo vive el indio! También tienen chingones...

Según los españoles que llegaban al lugar que luego se llamaría "Córdoba" los comechingones eran distintos a otros grupos indígenas, pues eran altos y con barba "como los cristianos, vivían en cuevas y no usaban ponzoña en las flechas".Su aspecto físico sorprendió mucho a los españoles, ya que la mayoría de los aborígenes eran lampiños.

Costumbres: vivieron en casas semisubterráneas... se trata de grutas y abrigos naturales que hallamos en la región serrana. Otro cronista de Diego de Rojas: Pedro Cieza de León nos describe las viviendas de los comechingones que tomaron contacto con los europeos: "cavaban las casas en tierra hasta que ahondando en ella quedaban dos paredes naturales, las armaban luego con madera y las cubrían con paja".Vivían en oquedades o cuevas –naturales o artificiales– a las que luego completaban con pircas. Trabajaban la piedra, aunque no los metales, y realizaban hermosas pinturas rupestres. Cultivaban el suelo (maíz, porotos y zapallos), eran cazadores y criaban llamas. De estas últimas obtenían la lana con la que confeccionaban sus vestimentas, que consistían básicamente en un delantal largo, una camiseta y un manto.

La vestimenta comechingona tenía gran influencia andina: su camiseta y manta elaboradas con lana de llama, adornados con varillas o vinchas. Solían usar tocados en su cabeza, de los cuales el más común era una vincha. La base de su organización social la constituía la familia. Un grupo de varias familias o ayllu estaba bajo el mando de un jefe, que a la vez debía obediencia a un gran cacique.

Del nivel cultural de los indígenas de las sierras de Córdoba ofrecen excelentes testimonios las pinturas rupestres, abundantes en tres grandes zonas, la sierra de Comechingones, hacia el sudoeste, colindando con la provincia de San Luis; las sierras de Guasapampa y de Cuniputo, esta última una ramificación de la Sierra Chica, hacia el noroeste, cerca de la provincia de La Rioja, y hacia el norte, las Sierras del Norte, con ramificaciones hacia Santiago del Estero. Fueron estudiadas por Gardner y Vignatti, pero especialmente por Asbjorn Pedersen, que se valió de los rayos infrarrojos y reprodujo aproximadamente 30.000 dibujos en 200 cuevas o abrigos. Pedersen llegó a las siguientes conclusiones:

1) El indigena de las sierras de Córdoba, Sierras del Norte, zona de Cerro Colorado, se regia por normas convencionales generalizadas de la zona para realizar las pinturas rupestres, ejecutadas conforme con una ideología de carácter mágico~religioso y no con fines decorativos como se supone comúnmente;

2) Dichas normas se relacionaban directamente con su modus vivendi más común de los elementos a reproducir: por ejemplo, del trato con el ser humano, con exaltación de detalles individuales, frontales y dorsales de sus vestimentas; los mamíferos generalmente observados de perfil o de tres cuartos de perfil; los artrópodos y reptiles observados en el suelo; las aves observadas en vuelo (las rapaces) y las de tierra, de perfil

El idioma de los comechingones no se ha conservado; solamente quedan unas pocas palabras seguras. Henia y camiare se citan como sus dialectos del norte y del sur, respectivamente. Es posible se relacionara con el sanavirón, o según otros a de ser agrupados junto al diaguita. Pueden haber sido dialectos afines el michilingue (Valle del Conlara) e indamá o indamu. Como variedades del comechingón se citan main, yuya, mundema, cama, umba.

Parece como si indamá fuese designación de los propios Comechingones, en alguna de las lenguas del derrotero de los españoles.

En aimará kara es «cerro pelado» ychichi«pezón de mujer», también granizo, en quichua.
En resumen, las palabras comechingonas que parecen seguras, son las siguientes:

Henen, henin, hen, pitin:..pueblo, en henia.

Naguan, acan nave:.........cacique, en henia

Nave, navira:...................cacique, en camiare

Lemin:....pescado, en henia.

Luimin:...pescado, en camiare.

Butos:... casa, en henia

Tica:......mojón, en henia

San:.......río, en henia (agua o río)

Chi:.......pezón, en henia

Eara:....peñasco, en henia

Es de destacar que en la actualidad an las clases populares de los barrios de la ciudad de Córdoba a las mujeres jóvenes se les dice "chichises" y si la niña es muy linda se acentúa como "chichizón". Así aparecen las palabras de los comechingones como aparecen sus rasgos y costumbres; tal sería el hacer algunas casas semicavadas en la tierra.

La tonada y el acento tan particular de los cordobeses tiene su origen en las raíces de los comechingones. Cuando llegaron los españoles no vinieron solos. Un razonamiento simplista haría suponer que sólo españoles acompañaban a J. L. de Cabrera y ese es un gran error; estos apenas pasarían de cincuenta y, según Marcos Morínigo, los acompañaban varios miles de sirvientes en su mayoría indios peruanos (quechuaparlantes) que los documentos históricos y notariales de época designan "anaconas", "yanaconas" o simplemente "naturales que están en el ejercito de S.M."

 Al momento de la llegada española ocurría un proceso de relación interlenguas entre comechingones y sanavirones, evidenciada por la sustitución y duplicación de nombres de lugares y personas ampliamente documentada en los pleitos que, por posesión y deslinde de tierras, trababan los encomenderos entre sí.

Luego se produjo una sustitución forzada de las lenguas aborígenes, comechingón y sanavirón, por la quechua mezclada con español que hablaban los mencionados yanaconas. Hay  pruebas que aportan documentos de archivo: ellos designaron cientos de lugares con voces quechuas o quechuas mezcladas con españolas, como Pascanas, Rumi Huasi, Achiras, Ancas Mayo, Mosuc Mayu, Icho Cruz, Alpa Corral, Barranca Yaco.

Dos siglos después, aproximadamente en 1780, la corona española dicta la orden de que se extirparan las lenguas americanas y  usar el español. La imposición final del español respondió a una política coercitiva sobre un rasgo cultural, prolongada hasta hoy, en un marco obligado de relaciones interlenguas con las amerindias que hasta el presente no han sido estudiadas y explicarían la situación que llevó a la forma de hablar actual en Córdoba, particularmente en campos fonético, gramatical y semántico.
 La acentuación y la "to:nada" en cambio quizás ya habían sido marcadas por el sustrato comechingón.

 

http://www.raicesyalasdecordoba.8m.com/comechingones/los_comechingones.htm

 

 

Aleros del Cerro Colorado

Esta imagen es una cueva en la zona serrana del Champaquí, seguramente utilizada por los Comechingones

Comentarios

Comechingones II

Publicado en 30 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

C O M E C H I N G O N E S...

A nuestros Hermanos de la Tierra...Cerro Uritorco, lugar de encuentro ancestral de nuestros antepasados y epicentro de la vida de los Comechingones, custodios de una riqueza arcaica que aún hoy se siente como misterio vigoroso en el lugar.Aquí, en las Sierras de Viaravá, donde desde lejanos lugares de lo que era la tierra sin límites ni fronteras, se acercaban periódicamente distintas comunidades para hacer Concejo.El Cerro, mágico y misterioso, con su permanencia marca un tiempo que habla del pasado, del presente y del futuro, garantizando la continuidad de los valores que tanto anhelamos recuperar; el amor por la tierra, el respeto a la vida, la palabra, el reencuentro de uno mismo con sus raíces...Así como los Comechingones, guardianes de los pueblos de las Sierras y Valles de Punilla, Altas Cumbres y Ongamira, cumplían con su cometido de protección de la Paz, el Orden y las Gentes, así como nunca dejaron de hacerlo, el Cerro Uritorco nunca dejó de convocarnos para intuir esa anhelada Paz, Armonía y Ser Hermanos en su corazón de cuarzo.Nuestras fuentes y orígenes son más antiguas que nuestras creencias y gustos presentes, ellas hacen que al acercarnos al Cerro crezca el silencio y el recogimiento, que a veces nos produce imágenes y sensaciones reconocibles y gratas que nos transportan.Ello es porque en nuestra esencia, más allá de nuestras creencias, religiones, culturas ó etnias actuales, el Cerro detona lo primigenio y más elevado de nuestro Ser, esa memoria que esta pasiva, pero está y ante ciertas vivencias afloran pequeñas partes de ella y nos dá, a veces, la certeza de ser mucho más de lo que creemos ser.Y en este Tiempo del No Tiempo en que trajinamos, en que todo es vertiginoso, irritante, confuso y a corto plazo, el Cerro Uritorco con su figura casi atemporal nos sigue convocando, brindándonos una oportunidad para afirmar con la mirada clara, el respeto y la palabra, la Paz entre los hermanos de este pueblo, de este continente y de nuestro planeta.La necesidad de realizar un movimiento integrador y auténtico de acercamiento y recuperación de nuestras más profundas raíces, há permanecido en el tiempo y en el espacio, y habita hoy con y entre nosotros, ciudadanos de un mundo que crece y se globaliza, sin pausa, pero que parece haber perdido en el camino, los signos trascendentes que pueden situar al Ser en el Mundo y el Universo.Para que todos los hermanos de las Naciones Indígenas, llegados de los sitios más lejanos, tengan un Tiempo y un Lugar, donde se sientan libres de manifestar la cultura ancestral, y en ésos días sean respetados y protegidos, para compartir entre todos, los ritos y ceremonias propias, y que éstas manifestaciones se expresen y se transmitan a todos los hombres, mujeres, niños y ancianos de buena voluntad.
Porque este tránsito definitivo de un milenio a otro, es la oportunidad de recuperación y reparación, de reconocimiento y de respeto por aquellos, que aunque se diga que no, son y serán siempre nuestros Hermanos Mayores de la Tierra.
HISTORIA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DE LA ZONA:El Norte de la provincia de Córdoba ha sido lugar de asentamiento de poblaciones aborígenes y también por donde penetraron los conquistadores de Europa.
El Norte de Córdoba ha sido eje del período colonial, escenario de las acciones de las órdenes religiosas, de las luchas por erradicar y evangelizar al indígena, de enfrentamientos fratricidas que no supieron valorar la cultura local matándola y llevándose por medio del robo la riqueza material.
Cuando los "conquistadores" llegaron a las tierras que conforman en la actualidad el Norte de la Provincia de Córdoba, encontraron básicamente dos grandes grupos de aborígenes: los sanavirones y los comechingones. Los primeros se hallaban asentados sobre el faldeo oriental de las sierras hacia la llanura, mientras que los comechingones lo hacían sobre el costado occidental. Los comechingones eran hombres con barba, llamando la atención de los españoles que llegaban en las expediciones. Vivían en cuevas o viviendas semi - subterráneas. Los sanavirones se caracterizaban por el oscuro color de su piel y vivían en ranchos hechos de barro, cañas y juncos. Tanto sanavirones como comechingones se organizaban socialmente en ayllú, grupos que bajo el mismo nombre respondían al jefe cacique, el que gobernaba sobre una jurisdicción bien definida llamada provincia. La economía de estos pueblos estaba basada en la agricultura y la ganadería: el maíz y el zapallo eran los cultivos principales; también se alimentaban de guanacos y vicuñas, vital importancia para la alimentación de los indios con la recolección de frutos como el mistol, el piquillín y algarroba. Las primeras exploraciones de los conquistadores fueron emprendidas por Francisco de Mendoza y Nicolás de Heredia en 1545, y en 1563 fue creada la Gobernación del Tucumán bajo la jurisdicción del Virreinato del Perú para dirigir la política y la administración. La Real Audiencia de Charcas abarcaba el área judicial. 
En 1571 fue nombrado Gobernador del Tucumán, región que abarcaba el actual Noroeste Argentino, don Jerónimo Luis de Cabrera, asumió funciones un año más tarde en Santiago del Estero. Desde allí el Gobernador emprendió una expedición, compuesta por unos ciento cincuenta españoles, hacia los territorios ubicados al sur. Penetró por el norte del actual territorio de Córdoba. De acuerdo las disposiciones reales de aquel tiempo y para favorecer el apoyo a los primeros conquistadores, se les entregaban territorios descubiertos.
Estas donaciones fueron el origen de las estancias, entre las que se destacaron posteriormente aquellas a cargo de los jesuitas. Los religiosos de la Compañía de Jesús fueron los impulsores de estos verdaderos centros económicos y culturales.COMECHINGONES: AQUELLOS HOMBRES QUE USABAN BARBA: su nombre significa "morador de cuevas" .En 1543 Diego Fernández, cronista de Diego de Rojas, describe a los Comechingones de las sierras de Córdoba de la siguiente manera: "...Lo que más le llamó la atención, es que estos indígenas usan barba, y la pilosidad es una característica de la raza huárpida y no es común en otros grupos de la américa, son muy altos y tienen más pigmentación que otros indios...". En lo económico se puede afirmar que había una base mixta, el cultivo y la caza y recolección. Trabajaron la tierra y criaron animales. Sembraron maíz, poroto y zapallo. Los granos eran molidos en morteros fijos excavados en plena roca. Se pueden hallar fácilmente hoy en día.
La base del menú eran los guanacos, ciervos y liebres, los frutos de la algarroba y el chañar. . Pero el fruto más importante era el del algarrobo con el que, al molerlo hacían un pan de cierto sabor dulce (el Patay). Además al fermentarlo fabricaban la aloja (bebida alcohólica) y otra refrescante sin al alcohol la añapa .La principal costumbre de vida era que vivían en casas subterráneas y semi - subterráneas. Eran especies de grutas y abrigos naturales que hasta el día de hoy hallamos en la región serrana, cavaban las casas en tierra hasta que ahondando en ella quedaban dos paredes naturales, las armaban luego con maderas y las cubrían con paja.Las ropas que usaban los comechingones tenía gran influencia andina, eran elaboradas con lana de llama, adornados con varillas o vinchas. Todos vivían bajo el mandato de un cacique.Eran costubres los trabajos realizados en cerámica con figuras geométricas simples. Moldearon la piedra para confeccionar hachas, puntas de flecha y raspadores para curtir las pieles. Sobresalieron en las pinturas rupestres. Con el tiempo y luego de la fundación de Córdoba, los españoles impusieron el quechua para entender un idioma y los comechingones, ya abatidos, fueron perdiendo sus costumbres hasta dejarlas en el olvido. Se hallaron grandes piezas arqueológicas de esta cultura en las zonas de Candonga, Ongamira y Observatorio. Una gran cantidad de pinturas rupestres hay en Cerro Colorado.
Entre los metales conocían el oro la plata y el cobre. Había dos grupos lingüísticos: el del norte, que hablaba la lengua benia, y el del Sur, o camiares. No solo había diferencia lingüística, sino también cultural; según Antonio Serrano, los camiares no conocían la cerámica moldeada dentro de Cestos, común en el norte o zona los henia. Los gentilicios conservados no son más que apellidos o parcialidades: auletas, sauletas, michilingues, pascos, chimes, nogolmas, nondolmas, pansolmas,etc. Algunos vestigios toponímicos de esas parcialidades quedaron como Camicosquin, Olahen, Tohaen, en el valle de la Punilla. La sierra de los Gigantes habría sido el límite los henia y los camiares. Los comechingones son descriptos así: altos, morenos, barbados, Caracteres que distinguen a los huárpidos; las mediciones de esqueletos hallados dan una media de 1,65m y 1,68m; su cabeza era más o menos alargada y siendo deformada en la forma tubular erecta típica de los diaguitas.Un estudioso del tema de apellido Pedersen llegó a las siguientes conclusiones:A) El indigena de las sierras de Córdoba, Sierras del Norte, zona de Cerro Colorado, se regia por normas convencionales generalizadas de la zona para realizar las pinturas rupestres, ejecutadas conforme con una ideología de carácter mágico~religioso y no con fines decorativos como se supone comúnmente;

B) Dichas normas se relacionaban directamente con su modus vivendi más común de los elementos a reproducir: por ejemplo, del trato con el ser humano, con exaltación de detalles individuales, frontales y dorsales de sus vestimentas; los mamíferos generalmente observados de perfil o de tres cuartos de perfil; los artrópodos y reptiles observados en el suelo; las aves observadas en vuelo (las rapaces) y las de tierra.

REFERENCIA AL IDIOMA DE LOS COMENCHINGONES Y EL USO ACTUAL DE SUS COSTUMBRES IDIOMATICAS

El idioma de los comechingones no se ha conservado; solamente quedan unas pocas palabras seguras. Henia y camiare se citan como sus dialectos del norte y del sur, respectivamente. Es posible que se relacionara con el sanavirón, o según otros a de ser agrupados junto al diaguita. Pueden haber sido dialectos afines el michilingue (Valle del Conlara) e indamá o indamu. Como variedades del comechingón se citan main, yuya, mundema, cama, umba.
Parece como si indamá fuese designación de los propios Comechingones, en alguna de las lenguas del derrotero de los españoles.
En aimará kara es "cerro pelado" y chichi "pezón de mujer", también granizo, en quichua.
En resumen, las palabras comechingonas que parecen seguras, son las siguientes:
Henen, henin, hen, pitin:..pueblo, en henia.
Naguan, acan nave:.........cacique, en henia
Nave, navira:...................cacique, en camiare
Lemin:....pescado, en henia.
Luimin:...pescado, en camiare.
Butos:... casa, en henia
Tica:......mojón, en henia
San:.......río, en henia (agua o río)
Chi:.......pezón, en henia
Eara:....peñasco, en heniaEs de destacar que en la actualidad an las clases populares de los barrios de la ciudad de Córdoba a las mujeres jóvenes se les dice "chichises" y si la niña es muy linda se acentúa como "chichizón". Así aparecen las palabras de los comechingones como aparecen sus rasgos y costumbres; tal sería el hacer algunas casas semicavadas en la tierra.
La tonada y el acento tan particular de los cordobeses tiene su origen en las raíces de los comechingones. Cuando llegaron los españoles no vinieron solos. Un razonamiento simplista haría suponer que sólo españoles acompañaban a J. L. de Cabrera y ese es un gran error; estos apenas pasarían de cincuenta y, según Marcos Morínigo, los acompañaban varios miles de sirvientes en su mayoría indios peruanos (quechuaparlantes) que los documentos históricos y notariales de época designan "anaconas", "yanaconas" o simplemente "naturales que están en el ejercito de S.M."
Al momento de la llegada española ocurría un proceso de relación interlenguas entre comechingones y sanavirones, evidenciada por la sustitución y duplicación de nombres de lugares y personas ampliamente documentada en los pleitos que, por posesión y deslinde de tierras, trababan los encomenderos entre sí.
Luego se produjo una sustitución forzada de las lenguas aborígenes, comechingón y sanavirón, por la quechua mezclada con español que hablaban los mencionados yanaconas. Hay pruebas que aportan documentos de archivo: ellos designaron cientos de lugares con voces quechuas o quechuas mezcladas con españolas, como Pascanas, Rumi Huasi, Achiras, Ancas Mayo, Mosuc Mayu, Icho Cruz, Alpa Corral, Barranca Yaco.
Dos siglos después, aproximadamente en 1780, la corona española dicta la orden de que se extirparan las lenguas americanas y usar el español. La imposición final del español respondió a una política coercitiva sobre un rasgo cultural, prolongada hasta hoy, en un marco obligado de relaciones interlenguas con las amerindias que hasta el presente no han sido estudiadas y explicarían la situación que llevó a la forma de hablar actual en Córdoba, particularmente en campos fonético, gramatical y semántico.
La acentuación y la "tonada" en cambio quizás ya habían sido marcadas por el sustrato comechingón.

 


de la web: http://www.cerrouritorco.com.ar/english_spanish_pages/spanish_pages/indigenas/indigenas.htm

 

Entrevista Radial : Recorriendo Caminos te invita a conocer a Larry oriundo de Capilla del Monte. Córdoba Argentina. Descendiente de los indígenas Comechingones. 

Hablamos del místico cerro Uritorco y del legado Indígena. Nota del programa emitido en www.rompantodo.com conducen Alicia y Laura Bondad y Richard Billar

 

http://www.ivoox.com/jorge-roldan-larry-nativo-capilla-audios-mp3_rf_699454_1.html

 

baston-2.jpg

 

comechi-4.jpg

 

comechi-9.jpg

 



Comentarios

Comechingones

Publicado en 30 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Comechingones

Comechingón es la denominación vulgar con la cual se alude a una antigua etniaoriginaria de la República Argentina que a la llegada de los realistas españoles en elsiglo XVI habitaba las Sierras Pampeanas de las actuales provincias de Córdoba y San Luis.

 

Los comechingones se autodenominaban como hênîa-al norte- y kâmîare-al sur-, (los dos grupos principales) subdivididos en aproximadamente una decena de parcialidades.

El apelativo «comechingón» parece ser la deformación de una palabra peyorativa que les daba la etnia salavinón -o sanavirona- que hacia el siglo XV, procedente del interfluvio río Dulce-río Salado (actual Provincia de Santiago del Estero), invadía los territorios ancestrales de los henîa-kamiare. Los sanavirones los llamaban «kamichingan», que en idioma salavirón parece haber significado 'vizcacha' o 'habitante de cuevas', esto debido al tipo de vivienda semisubterránea de los henia-kamiare.[cita requerida]

Sin embargo según la crónica del conquistador español Jerónimo Bibar, escrita en 1558, el apodo les fue dado directamente por los españoles al escuchar el grito de guerra de los henîa: "¡Kom-chingôn!", según Bibar este grito se traduciría por "muerte-a-ellos" (a los invasores). Es probable que los sanavirones "entendieran" y "tradujeran" con mofa tal clamor de guerra de sus enemigos con la palabra "kámichingan".

La cultura comechingona poseía indudables influjos de procedencia andina, practicando la industria textil con lanas de auquénidos, cestería, metalurgia y cerámica o coroplastia medianamente elaborada. Eran sedentarios, cazadores-recolectores (en especial de bayas de algarrobo criollo y otros frutos: mollepiquillínchañar y "coco" -de la palmera caranday-) así como horticultores de papas -patatas-, maízzapallo,porotosquínoa), eran también poseedores de una incipiente ganadería y avicultura al poseer grandes rebaños de llamas y críar gallináceascomo las pavas de monte, aunque su dieta en parte provenía de la caza.

Se estima que los comechinghones tenían una influencia relacionada con los astros, se realizaban ceremonias adorando los astros, los equinoccios y los solsticios, ceremonias de luna llena, dichas ceremonias consistían en un agradecimiento a la pachamama por los alimentos recibidos, por la salud de los habitantes de la etnia, también realizaban algunos cánticos, se armonizaban con algunos instrumentos musicales construidos por ellos como caja o tambor y ocarina o un elemento similar con un significado de expresión, respetaban las aves principalmente al cóndor y el águila.

Muchos antropólogos tienden a considerar a los hênia-kamiare como un conjunto muy diferenciado del grupo huárpido. Dos rasgos de los comechingones que más han llamado la atención son su aspecto caucasoide (los varones eran barbudos ya en la pubertad), sus tallas relativamente elevadas para su época (aproximadamente 1,71 cm en los varones), y la existencia de una frecuencia de quizás el 10% de individuos de ojos verdosos.

Aunque los estudios revelan un predominio huárpido (al parecer el más antiguo), en la etnogénesis de este pueblo, a lo largo de miles de años, influyeron también linajes pámpidosándidos e incluso amazónidos, esto se explica por la ubicación geográfica de su territorio, que era la encrucijada de las diversas corrientes poblacionales prehistóricas del territorio que hoy es Argentina.

El otro rasgo llamativo fue el de sus viviendas: casas de piedra, colectivas y semisubterráneas para soportar mejor los fríos (hasta las caídas de nieve) del invierno meridional.

Es de tener muy en cuenta que los hênia-kamiare o "comechingones" poseían su propio idioma, aunque actualmente en el territorio que habitaban abunda la toponimia en runa sini o quechua; esto debido a que los conquistadores españoles desde el s XVI impusieron el runa sini (dialectizado) como "lengua general" para comunicarse con las muy diversas etnias aborígenes ubicadas en el Cuyo, Córdoba, Santiago el Estero, y Noroeste Argentino.

Poco se sabe de sus cultos, las crónicas relatan que "adoraban" particularmente a la luna y que quizás por este motivo es que preferían combatir de noche, lo evidente es que poseían varios centros cultuales o santuarios en los cuales se congregaban, de tales centros cultuales los actualmente conocidos son sitios caracterizados de la geografía: cerros elevados, manantiales de aguas limpias, grutas y "quebradas" en las cuales se apreciaban de un modo especial los astros. Entre sus cerámicas llaman la atención las "toscas" estatuillas que representan a mujeres y varones, tales estatuillas tienen un aspecto muy estilizado, sin embargo se descubre su "sexo" al estar destacadas las partes que representan a los genitales, otra característica de muchas de las estatuillas: el resaltado de los glúteos, ha dado lugar a un equívoco: el suponer que la esteatopigia era común entre los henia-kamiare, sin embargo la existencia de esteatopigia ha sido infrecuente o rara en esta población; la explicación es otra, del ámbito simbólico: el resaltado en la representación de genitales y nalgas en las estatuillas muy probablemente se ha debido a una práctica de "magia simpática" relacionada a los cultos de fertilidad.

Como otros pueblos precolombinos del actual territorio argentino, en el siglo XVI los "comechingones" se hallaban organizados en jefaturas y (debido a la acumulación económica y de poder) en señoríos: hacia el 1100 a.C el ámbito "comechingón" se encontraba habitado por comunidades productoras de moderados excedentes alimentarios, estas comunidades se asentaron en las zonas más fértiles y menos frías, es decir, principalmente en el fondo de los valles. Los cultivos solían ubicarse en tales sitios mientras que la cría de llamas implicaba unapastoricia hacia regiones más elevadas. Pese a la constitución de un completo modo de producción agrícola, los "comechingones" mantuvieron siempre paralela y complementariamente un modo de producción cazador-recolector. Esto y los accidentes de terreno significaron que hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI los "comechingones" poseyeran una mayor fragmentación política que las etnias de las llanuras, lo cual facilitó la tardía aunque veloz invasión sanavirona. Si tal fragmentación política de señoríos y cacicazgos en pequeños territorios facilitó la expansión invasiva de los sanavirones, mucho más facilitó la conquista española que estableció una "pax hispánica".

Quizás los hênia-kamiare remonten sus orígenes a la cultura Ayampitín milenaria (al menos existente desde el 6000 a.C) cultura arqueológica que ha dejado rastros hasta en Tarija, pero, por el momento (diciembre de 2006) no existen datos que permitan decir con certeza plena que la cultura Ayampitín (nombre de un sitio del noroeste cordobés) sea correspondiente de un modo absoluto a un "momento formativo" de la etnia de los hênia y kamiare o "comechingones".

Casi con certeza la llamada Cultura Ongamira que comprendia Ongamira, Quebrada de la Luna (los Terrones);cerro Minas, cerro Colchiquin surgida hacia el 4600 a. C. es precedente directo de la cultura comechingón, aunque recién se puede hablar de una cultura comechingón en el período que va del 500 al 1600 d.C diluyéndose esta cultura con la criolla-española tras el s XVI (uno de los últimos asentamientos con una cultura "comechingona" típica se ubicó en la localidad de Nono hasta el 1750, tras 1600 corresponde hablar de una cultura "comechingón"-española.

Las ropas de los hênîa-kâmîare evidencian el influjo ándido: vestían ponchochiripá y ojotas, durante los inviernos añadían a su ropaje "chalecos" de lana y prendas de cuero. Los varones solían adornarse con pequeñas placas alargadas y chatas de metal (cobreplata y oro) llamadas "chákiras" que pendían de sus cabelleras. Las mujeres se perfumaban con el jugo de un fruto al que llamaban suico y se adornaban con caracolas pintadas.

Casi sin lugar a dudas, con la llegada de los conquistadores, tal cual les sucediera a casi todas las etnias americanas precolombinas, gran parte de la población pereció a causa de las epidemias contra las cuales aún carecían de inmunidad (especialmente la viruela, el sarampióny ciertos tipos de gripe). Esto facilitó en gran medida la conquista española.

Olayón fue un cacique principal comechingón, famoso por su bravura, que vivió en la zona de Cruz del Eje, Córdoba, por 1590-1620. Murió en combate, luchando contra los españoles, en duelo singular con el capitán Tristán de Allende, a quien logró dar muerte.

Un curioso aporte han dejado los "comechingones": la llamada «tonada» cordobesa (de Córdoba argentina) o «cantito» que se caracteriza por la extensión como canturreada de las vocales, esta tonada o acento del castellano hablado en la Córdoba argentina, a inicios de siglo XXI se encuentra principalmente, muy marcado en las zonas montañosas, aunque es frecuente en la mayor parte de las provincias de Córdoba y San Luis.

Tal tonada o "cantito" o curva tonal se puede ejemplificar fonológicamente del siguiente modo: Si un hablante de Madrid (España) pronuncia la palabra "tráemelo" de modo que se desglosa en 3 sílabas: [tráe-me-lo], un hablante con curva tonal cordobesa (de la Córdoba argentina) pronuncia la misma palabra en cuatro sílabas del siguiente modo: [tra-é-me:-] (los dos puntos tras la "e" acentuada significan el alargamiento de dicha vocal).

Antonio Tovar menciona cinco dialectos del idioma "comechingón": mainyuyamundema (o "indama"), kama y umba aunque en la actualidad no se pueden dar precisiones sobre la distribución de tales dialectos.

  • Nota:*en Cerro Colorado, Ongamira, Quebrada de la Luna (Los Terrones) El Rincon (san Marcos Sierras) y en el sítio santiagueño dePara Yacuse mezclan tardíamente (hacia fines del s XV e inicios del s XVI) los elementos culturales comechingones con los sanavirones.

La Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI) 2004-2005, complementaria del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001, dio como resultado que se reconocen y/o descienden en primera generación del pueblo comechingón 5.119 personas en la Provincia de Córdoba. De los cuales ninguno reside en comunidades indígenas. En todo el país se autorreconocieron 10.863 comechingones, ninguno viviendo en comunidades.1

comechi-1.jpg

 

comechi-2.jpg

 

 

 

comechi 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

bsp0-167.jpg

 

Ponencia y Entrevista a Paula Carranza, realizada por Cecilia Vázquez para Seres FM en la Primera Convención Pluricultural Social de Santa Fé. Tema Comechingones y Chamanismo.

 

http://www.ivoox.com/paula-carranza-comechingones-audios-mp3_rf_854227_1.html

 

 

 

Comentarios