Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Posts con #prof alvarez lopez categoría

El Hombre- Dios . Por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 16 Agosto 2012 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

EL HOMBRE-DIOS

.........................

 

por José Alvarez López

 

La Biblia presenta un paradigma humano que nunca ha sido verdaderamente creído por nadie: Un Hombre-Dios dotado de todo el conocimiento y de todos los poderes de Dios.

 

Si este ser verdaderamente existió, debió haber dejado algún rastro —algunos vestigios— de su portentosa existencia y de sus poderes y superior sabiduría. ¿Por qué, pues, la ciencia lo único que conoce sobre los orígenes del hombre es un pasado aún más mísero que el presente?

 

Los rastros del hombre primitivo que analiza la ciencia son los de un “hombre mono” de una animalidad aún mayor que la del presente “homo sapiens”. En ningún momento se ha presentado en el ciencia el menor vestigio de este Hombre-Dios, de este ser superior de que nos habla la Biblia.

 

Sin embargo, por sorprendente que parezca, los rastros de este Hombre Superior de la prehistoria son numerosos. Solamente que esta investigación ha sido la tarea de trabajadores individuales no tenidos en cuenta por el “establishment” científico; y en todos los casos sus investigaciones —censuradas— han sido ocultadas de manera que no se llegaran a conocer.

 

Puesto que los rastros de Hombres Superiores esparcidos por el planeta son numerosos, su desconocimiento científico no es más que una curiosa actitud, a nivel subconsciente, de los científicos colegiados que se opone con la eficacia de una represión freudiana a la existencia de aquel Ser Superior que fuimos nosotros, pero que ya no somos más.

 

Pero esta tendencia de la ciencia moderna a ignorar todos los atributos superiores del hombre no es un hecho aislado ni tampoco referido únicamente a esta situación. Es actitud general de la mente científica, muy bien calificada por Aldous Huxley como la “mentalidad reductiva” de la ciencia. Como dice Huxley, para la ciencia el hombre no es nada más que un simple animal... un animal es nada más que un compuesto físicoquímico... el universo es nada más que un conjunto de simples coincidencias... la armonía es nada más que la superposición de las desarmonías (Prigoyine) etc.

 

Como este Hombre-Dios rompería con la mentalidad reductiva de la ciencia, los científicos lo ignoran, desacreditan y reprimen toda huella de este actuar superior de los hombres de la prehistoria.

 

El científico que más se acercó a la mostración del paradigma bíblico fue el arqueólogo sir W. M. Flinders Petrie quien en sus investigaciones de la arqueología egipcia llegó a constataciones que muestran que la arqueología está totalmente equivocada en su descripción del pasado humano.

 

Es por ello que la importante obra de Petrie —reconocida a nivel oficial como uno de los más importantes arqueólogos— ha sido totalmente silenciado, y su obra cumbre “Pirámides y Templos de Giseh” no ha sido traducido a ningún idioma.

 

Para que se comprendan los motivos de este silenciamiento de un importante investigador por parte de toda una organización de profesionales, bastará con enunciar brevemente las constataciones arqueológicas de Petrie:

 

1) La posesión por parte de antiguos habitantes del planeta de máquinas y dispositivos técnicos de mayor capacidad y eficiencia que los desarrollados por la ciencia y la industria modernas.

2) La capacidad para hacer medidas de precisión de igual o aún mayor exactitud que las obtenibles por nuestra moderna instrumentación.

3) El empleo de técnicas de construcción de edificios que nuestra ciencia no puede explicar.

4) La producción en masa de grandes estructuras de ingeniería óptica que nuestra moderna industria sólo puede producir a nivel artesanal.

 

Queda así aclarado el por qué del extremo cuidado puesto en la censura de todos estos descubrimientos arqueológicos hoy totalmente ignorados.

 

Todo lo anterior no admite tergiversación por tratarse de estudios hechos con un material a disposición de todo investigador. Se trata, por tanto, de conclusiones ajustadas a los requerimientos de la prueba científica.

 

Pero la presencia de una avanzada tecnología implica la existencia de una desarrollada ciencia. Y en efecto, numerosos testimonios de esta ciencia superior han sido investigados por eminentes científicos. Por ejemplo, uno de los más destacados atomistas del Siglo XX —Erwin Schrödinger— investigando los conocimientos atómicos de la Antigüedad llegó a la conclusión de que “Todos los principios fundamentales de los atomistas griegos están incorporados a la física moderna”.

 

Preocupaba a este Premio Nóbel el origen de tan inaudito conocimiento. A este mismo nivel científico se movía la atomística sumeria y hebrea que ha sido investigada por nuestro Grupo GEA, grupo de estudios de Córdoba, Argentina.

 

Las conclusiones de estos estudios han sido presentadas a numerosos científicos y siempre originaron un rechazo de éstos. No obstante, ninguno de los casos pudieron hacer una objeción concreta al material presentado en consideración. Estoy hablando de científicos ilustres, algunas de cuyas entrevistas ya he publicado.

 

Como prueba concreta del ocultamiento de importantes temas científicos, tenemos el hecho de la real existencia de varios tipos de ondas y agentes físicos que viajan a mucho mayores velocidades que la luz, pero este conocimiento ha sido ocultado a los públicos del mundo.

 

Este drama humano se parece al mito de Indra —convertido en cerdo por Shiva— y pareciera que no es una mera fábula. Cuando Shiva, arrepentido del castigo impuesto a Indra, decidió retornarlo a su ser, éste se negaba a abandonar su condición zoológica. Por ello la fábula hindú termina con la frase de Shiva:

 

“Recuerda Indra que eres Dios”

 

 

 

Redactò Alejandra Correas Vazquez 

http://josealvarezlopez.forosgratis.org

Comentarios

El Numero 137 por Josè Alvarez Lopez

Publicado en 16 Agosto 2012 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

EL NÚMERO 137

Por José Alvarez López

 

Una de las ironías del destino es que los contemporáneos desconocemos las obras que la posteridad considerará como las mejores. Lo que hoy reverenciamos será olvidado mañana y lo que en el futuro maravillará de nuestra época es lo que pasa inadvertido para nosotros.

 

Hago estas reflexiones pensando en el descubrimiento de un joven físico español que ha encontrado lo que podríamos considerar como la más recóndita intimidad de la materia. Es algo que penetra y llega más adentro que las partículas del protón, que es decir mucho. Algo que estaría en el interior del “quark” si es que el quark realmente existe. Un hecho que logra una unificación de los distintos aspectos de la naturaleza con el que soñaron los físicos pero que ninguno vio realizado. En suma, se trataría del número recóndito de la creación, dicho esto, con un sentido físico y metafísico.

 

No obstante todo lo dicho, no se trata de una simple teoría sino de hechos vinculados a la práctica de la ciencia, una verdadera creación de laboratorio. Algo que no es posible discutir por tratarse de hechos concretos. Pero cuya significación lo constituyen, en mi opinión, en uno de los grandes hallazgos del siglo XX, tan pródigo, por otra parte, en increíbles hallazgos.

 

Como no es fácil explicar un hecho desconocido para la mayoría, comenzaré historiando la evolución del tema. Para ello debo remontarme a la más importante publicación del gran físico inglés Arthur Eddington que lleva por título “Teoría Fundamental” y en la cual el aludido físico pretende tener el esquema del universo en su conjunto en un par de simples fórmulas que él había obtenido en forma puramente teórica.

 

El fundamento e la cuestión era, sin embargo, un número surgido de numerosos experimentos y que constituía algo así, para Eddington, como el “Número del Universo”. En efecto el número 137 (llamado por los físicos “constante de estructura fina”) era para Eddington la clave que podría explicar el misterio de la naturaleza y disposición.

 

La teoría de Eddington no tuvo el éxito ni la repercusión que esperaba su autor y hoy los físicos se han olvidado de ella. La pretensión de Eddington, por otra parte, no podía realizarse porque dicho número tenía vinculación sólo con una estructura particular de la óptica electrónica, y el universo presenta muchos cientos de otros aspectos y fenómenos en los que no aparece el susodicho 137.

 

Pues bien, la importancia del descubrimiento del físico español doctor Francisco Cuesta Benito (Universidad Complutense de Madrid) radica en haber probado que el número 137 aparece asociado a todos los fenómenos físicos conocidos. Hasta ahora conocíamos, por así decirlo, “un” 137 obtenido del estudio por Sommerfeld de la estructura fina de las líneas espectrales (es decir referido a un único fenómeno físico); pero Cuesta Benito ha logrado obtener dicho número 137 a partir de todos los fenómenos físicos conocidos.

 

En este momento los físicos conocen un total de 22 “constantes universales” obtenidas del conjunto de millones de experimentos por ellos realizados durante siglos de trabajo y experimentación. Algo así como la “quintaesencia” de la labor del físico trasuntada en números con su respectiva denominación y dimensión. Por la combinación de estas 22 constantes —vale decir con el concurso de la totalidad de los fenómenos físicos conocidos— es posible obtener 18 veces diferentes el susodicho número tan apreciado por Eddington.

 

Es evidente que sólo ahora puede concretarse el sueño de Eddington, pero al mismo tiempo debe uno maravillarse de la intuición de este genio que había previsto tan grande porvenir para este simple y solitario número “primo” compuesto, a su vez, por tres números primos. Un número de una pequeñez y una modestia insondable y no obstante elegido, por algún designio misterioso del destino, como el número destinado a constituirse en la esencia del acontecer universal del mundo físico.

 

Lo primero que salta a la vista, y resulta evidente, es la tremenda homogeneidad del universo en donde los fenómenos más dispares, como el calor que irradia una lámpara, el sonido de una campana, la luz que nos llega de una estrella, una brújula que indica el norte, el oxígeno consumido por un viviente, en fin, todos los hechos conocidos de la naturaleza desde el vuelo de un mosquito a la bomba atómica, están todos vinculados a este “cordón umbilical” único que es el número 137 .

 

Con este descubrimiento del físico español se realizan muchos sueños y anticipaciones. El afán de los físicos de todos los tiempos fue descubrir la “última de las causas” o si se prefiere, la causa más remota y originaria. Cuando hacia 1820 Prout descubrió el átomo —que hasta entonces había sido una teoría filosófica— se pensó que se había llegado al final de la escala. Por ello se lo bautizó ”a-tomos” que en griego que en griego quería decir “lo que ya no se puede cortar”.

 

Pero para finales del siglo XIX, Lord Kelvin encontró que se lo podía cortar en dos: un núcleo positivo y un pequeño electrón negativo que revoloteaba como un planeta en torno al núcleo. Más tarde, cuando se descubrió el neutrón se encontró que se podía también ir más allá del núcleo. Después vino la multitud de partículas nucleares que hoy conocemos (más de 400 en este momento) y se formuló la hipótesis del quark que sería algo así como el constituyente universal de todas las partículas.

 

Pero lo extraordinario del descubrimiento de Cuesta Benito es que nos muestra que detrás de todas estas realidades materiales, y como un inmenso telón de fondo, se encuentra un infinito número de 137.

 

Todo esto provoca en la mente que quiere inquirir algo más sobre el misterio del universo en que vivimos, infinitud de preguntas, y una de las tantas que pueden formularse al respecto es si esta realidad constitutiva de “números puros”, que forman la verdadera armazón de lo que llamamos mundo físico, no es la demostración de aquella tesis de los pitagóricos que sostenían que todo lo que vemos del universo son meras apariencias porque toda realidad está constituida únicamente de números...

 

Otro genio moderno fue sin lugar a dudas Bertrand Russell. Una de las cosas que le preocupaban era el creciente pitagorismo de la física moderna. Dijo: “Lo más sorprendente de la física moderna es su retorno al pitagorismo”. El descubrimiento de Cuesta Benito es el retorno total sin ambigüedad y sin eufemismo a aquella antigua y sorprendente escuela filosófica que daba objetividad al número y lo convertía en la materia prima del universo.

 

 

 

...............oooooooooo..............

Redactò : Alejandra Correas Vazquez

http://josealvarezlopez.forosgratis.org/

Comentarios

El 11 y la Excepciòn por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 6 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

EL “ONCE Y LA EXCEPCIÓN” 

...................................... 

 

por José Alvarez López

 

 

La Cábala trasunta conocimientos científicos a los cuales no ha accedido aún nuestra civilización moderna. 

 

Se puede además observar un notable paralelismo entre las proposiciones de la reciente física nuclear y los aforismos cabalísticos que Bertrand Russell calificó de “pitagóricos”. Entre estas proposiciones una de las más extrañas y también más difundida es la cábala del “Once y la Excepción”. No la explicaremos con palabras sino que daremos ejemplos que el lector sabrá interpretar. 

 

Lo más próximo a nosotros, indudablemente, es el caso de la “Ultima Cena” de Cristo, en donde había Once apóstoles, con la “excepción” que, cualquiera adivina, era Judas. 

 

Otro caso de total paralelismo cabalístico con éste, es el de la “Ultima Cena” de Sócrates (Simposium) en donde había Once discípulos varones, y la “excepción” era la única mujer : Diótima, la sacerdotisa de Mantinea. 

 

Tenemos una situación similar –repetida dos veces– en el caso de las Doce Tribus de los hijos de Israel que evidencia un esfuerzo bíblico por ajustarse a esta cábala. En efecto, leemos en la Biblia que los hijos de Jacob eran once varones y una niña llamada Dina. Pero Dina fue raptada por lo que, tiempo después, aparece, como descolgado, Benjamín, que es ahora la “excepción” frente a la mayor edad de sus hermanos. 

 

Pero la Biblia insiste en este juego pues, cuando el reparto de Tierras, la “excepción” la constituye la tribu de Leví. Tribu a la que el testamento de Jacob y luego el de Moisés, no darán tierras, aduciendo que los levitas son sacerdotes. Para cumplimentar la división de Judea en doce partes se divide en dos la descendencia de José (quien fuera visir de Egipto) formándose así las tribus de Manasés y Efrahim, que son en realidad una sola. 

 

Respecto a los dioses griegos prefiero citar literalmente a Platón en este pasaje del Fedro, completando así el párrafo anteriormente citado : 

 

“El Señor Omnipotente que está en los cielos, Zeus, se adelanta el primero, conduciendo su carro alado ordenando y vigilándolo todo. El ejército de los dioses y los demonios le sigue, dividido en once tribus; porque de las doce divinidades supremas sólo la pequeña Vesta queda en la residencia celeste; las once restantes, en el orden en que les está prescripto, conduce cada una la tribu que preside. ¡Qué encantador espectáculo nos ofrece la inmensidad del cielo cuando los inmortales bienaventurados realizan sus revoluciones llenando cada uno las funciones que les están encomendadas.” 

 

El lector adivinará fácilmente quienes son los Once dioses y quién la pequeña excepción... 

 

Respecto a los Doce Incas, Garcilazo de la Vega recuerda que en el templo de oro del Sol –en el Cuzco– sentados en sus sillas de oro sobre tablones de oro, mirando al público, estaban Once Incas, tan bien embalsamados que los españoles creyeron se trataba de una reunión de funcionarios. 

 

La excepción era Huayna Cápac, que estaba igualmente sentado en su silla de oro sobre su tablón de oro, pero mirando al Círculo de Oro del Sol, dando la espalda a los asistentes. 

 

Entre los celtas el concejo de la Mesa Redonda presidida por el rey Arturo (o Astur) está formada por doce caballeros donde la excepción es protagonizada por Lanzarote del Lago (o Lancelot) quien se aparta de Arturo luego de conquistar a su mujer, la reina Ginebra. 

 

En la lista de piedras preciosas del Apocalipsis hay Once planetas y la excepción, la Luna. Una prueba innegable del nivel de conocimiento que tuvieron los astrónomos de la Antigüedad es precisamente el orden en que están colocadas las piedras preciosas del Apocalipsis. 

 

En efecto la primera piedra es jaspe o sea una piedra amarilla opaca que corresponde a Mercurio. La segunda zafiro que corresponde a Venus que vemos como un hermoso zafiro en los atardeceres. El tercer cuerpo celeste que hay en el cielo viniendo del Sol es la Luna y la piedra que le corresponde es la calcedonia que, en efecto, es una piedra blanca lechosa y ,curiosamente, con agua ocluida, lo cual es también una nota lunar. El cuarto lugar, por supuesto, corresponde a la Tierra que vista desde el cielo es un planeta verde azulado y la piedra, como corresponde, es la esmeralda. 

 

Aquí termina el versículo 19 y comienza el 20 anotando ahora, la piedras correspondientes a los Planetas Exteriores : sardónice, sardio, crisólito, berilo, topacio, crisopraso, jacinto, amatista. 

 

La coloración de esta lista de piedras preciosas es, sucesivamente, rojo con vetas, anaranjado, amarillo, amarillo verdoso, verde, azul y violeta. Vale decir los colores del Espectro Solar descubiertos por Newton en el siglo XVII. O sea que los planetas exteriores forman un hermoso Arco Iris en el cielo. 

 

Nuestro almanaque –confeccionado sin lugar a dudas por astrólogos– también tiene Once meses y una excepción que todo el mundo conoce sin prestarle atención. 

 

Lógicamente, se puede pensar que el hecho de que Febrero sea distinto de los otros once meses, es una simple coincidencia. En esa cómoda postura de explicarlo todo por la vía más fácil también cabe pensar que la división de nuestro almanaque en tres estaciones de cuatro meses (un remanente de la división trinitaria del almanaque del Antiguo Egipto) es también una simple coincidencia... Me estoy refiriendo a la conocida división del nombre de los meses en 4 meses con R, 4 meses sin R y 4 meses numerados. 

 

Quiero considerar, vinculado con todo esto, la profecía del Apocalipsis de que cuando sobrevenga la Paz Mundial, y se instaure la Capital del Mundo en la Nueva Jerusalem, como una garantía de Paz Eterna se dará a los planetas los nombres de los “Doce Apóstoles del Cordero” y a los meses del año los nombres de las “Doce Tribus de los Hijos de Israel”. 

 

¿Podemos adivinar algunos nombres? La Tierra –sin lugar a dudas– será “PEDRO”. La Luna –la excepción– será “JUDAS”. Venus –casi seguro– “JUAN”. ¿Y los meses? Se me ocurre “BENJAMÍN” para Febrero... 

 

Todas las sociedades secretas conocieron y conocen estos secretos de la cabalística. Una prueba gráfica la encontramos en el respaldo de oro y piedras preciosas del trono de Akhenatón (XVIII Dinastía, Egipto) hallada en la tumba de su hijo Tutankhamón que aquí reproducimos y en donde el lector con suficiente habilidad cabalística descubrirá los Once planetas en la corona de Akhenatón y la “excepción” en la Luna, representada por la cofia real que luce Nefertiti. Para entretenimiento de los aficionados a la cábala aparecen a un costado adornos circulares en los cuales se podrá contar cinco veces treinta y tres esferitas... 

 

 

Comentarios

El Efecto Piramidal como terapia Alternativa

Publicado en 2 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

El efecto piramidal como terapia alternativa

El efecto piramidal como terapia alternativa

viernes 10 de septiembre de 2010 

Entrevista exclusiva a Gabriel Silva, el piramidólogo español que logró la ratificación del efecto piramidal por parte del Ministerio de Salud.


Casa modelo piramidal. Cortesía piramicasa.com

¿Cómo descubrió esta disciplina? ¿Para usted es una ciencia?

Con seis años de edad fue un descubrimiento impactante para mí, ver las fotos en un libro de ingeniería de mi padre. Yo leía muy bien, así que entendía buena parte de lo allí expuesto y un epígrafe que decía que eran “tumbas de faraones” me resultó repelente por lo contradictorio. Aunque era un niño pequeño, veía absurdo que una obra de tecnología que los autores reconocían como superior a la ingeniería actual, fuera usada de esa manera. Eso me convirtió en piramidólogo. Iba a la biblioteca de la escuela y la municipal a diario, buscando todo lo relacionado a las pirámides. Para muchos, incluyendo mi familia, era una obsesión. Para mí, la intuición de que había algo demasiado importante detrás como para dejarlo pasar sin más. Creo que la Piramidología es una disciplina técnica interdisciplinaria. Requiere de la Matemática, Geometría, Física, Química y Biología, sólo para su comprensión en la teoría, pero de otras como Ingeniería, Arquitectura, Metalurgia, etc., para su utilidad práctica, o sea la construcción de pirámides. Podría considerarse como parte de la Geobiología, pero más avanzada y exigente en algunos sentidos.

O sea que el piramidólogo es aquella persona que lee y recompila información sobre pirámides…

El piramidólogo estudia todo lo relacionado a las pirámides. Digamos que los hay especializados en la parte antropológica, histórica, arqueológica (los Dres. Robert Bauval, Graham Hancok y otros) y otros que son ingenieros, como Christopher Dum o el francés Philippe Lheureux que ha deducido la función de la Cámara del Rey como pistón hidráulico de acceso a la verdadera cámara de la Gran Pirámide. También hay documentalistas como Fernando Malkún que pueden llamarse piramidólogos y finalmente los que hemos llegado más al fondo del tema mediante investigación interdisciplinaria. En mi caso, investigación física, médica, veterinaria y biológica, pero también hay piramidólogos que están investigando cómo aprovechar el efecto para extraer energía eléctrica. Como el efecto es de tipo magnético-cuántico, la extracción energética de electricidad es algo dudoso de alcanzar.

 

¿Cuáles son los fundamentos de la Piramidología? ¿Por qué se desarrolla como una terapia alternativa?

 

El Efecto Piramidal fue descubierto en 1927 por Antoine Bovis (también llamado el “Padre de la Geobiología”). Luego de él, algunos de sus parientes y amigos siguieron sus investigaciones. En la URSS y Europa del Este tuvo mucho desarrollo en las décadas siguientes y en Checoslovaquia el Ing. Karel Drbal obtuvo la primera patente sobre un dispositivo piramidal en 1959, que se usaba para recuperar el filo de las hojas de afeitar. Paralelamente, algunos investigadores casi olvidados fueron descubriendo efectos terapéuticos y la conexión Rusia-Cuba permitió a los médicos cubanos conocer sobre los experimentos efectuados por el gobierno ruso. En 1985 los médicos cubanos comenzaron a estudiar seriamente el tema, con el Dr. Ulises Sosa Salinas como pionero, con un protocolo muy estricto desarrollado por asociaciones civiles, universidades y militares. En el año 2005, tras una larga serie de avales y con miles de pacientes tratados con éxito, la CENAMENT (Centro Nacional de Medicina Natural y Tradicional), que es la máxima entidad sanitaria ejecutiva, directamente dependiente del Ministerio de Salud, emitió el aval que puede verse en nuestra Web. Sin embargo cabe mencionar que unos cincuenta investigadores de todo el mundo han ido descubriendo cosas a lo largo de estas ocho décadas. En mis libros expongo lo descubierto por mi equipo y las verificaciones que hicimos sobre otros hallazgos anteriores.

Los fundamentos físicos son largos de explicar, pero muy resumidamente, se utiliza el campo magnético terrestre para producir un efecto de tensioactivación molecular, logrando simultáneamente atrapar una gran cantidad de neutrinos, que producen completitud cuántica. Este fenómeno relativamente simple (si comprendemos bien las cuatro clases de energía: electromagnética, gravitacional, nuclear fuerte y nuclear débil), se origina en que la pirámide correctamente orientada y proporcionada actúa como un “embudo” con un campo magnético diferente del de cualquier otro cuerpo, más rápido y selectivo en incidencia cuántica. Las consecuencias son: a) Eliminación de radicales libres, b) Tensioactivación molecular, c) Acumulación de neutrinos. Sus consecuencias orgánicas son respectivamente: a) Retardo de los procesos de envejecimiento, b) Imposibilidad de putrefacción (recordemos que ninguna infección bacteriana ni virósica prospera si no hay putrefacción) y c) Mayor vitalidad por completitud cuántica.

¿Actualmente continúa trabajando con su equipo de investigación en la que respecta a la terapia piramidal?

Ahora no cuento con el equipo que tuve en los años 80, ni con los recursos económicos que disponía en esa época, pero hoy en día cuento con un grupo de amigos e investigadores que son cientos en Cuba (médicos, físicos, biólogos) y algunos profesionales en otros países, aunque por sus colegiados prefieren mantenerse en el anonimato. Los cubanos son los únicos que pueden dar la cara, porque su país propicia todo lo que sirve a la gente aunque moleste a los intereses del mercado mundial. En España, el director de la empresa Aquazulig y director técnico de Microkit es una eminencia en biología y es uno de los que camina gracias a la pirámide. Como es un valiente donde los haya, no tiene problemas en certificar su experiencia. Los médicos son más dependientes de otros estamentos, así que habrá que esperar que sean muchos más para que se animen a hablar.

 ¿La pirámide, como figura geométrica, posee “poderes sobrenaturales”? ¿Hay alguna forma/ método de percibir esa energía?

 No, no son poderes sobrenaturales. Son simplemente efectos físicos y químicos con consecuentes efectos orgánicos. Técnicamente es difícil medir los efectos con método científico, pero prácticamente es fácil verificarlos. Hay que disponer -como dispuse entre 1984 y 1991- un laboratorio de física cuántica para observar lo que ocurre dentro de la atmósfera piramidal, por debajo y por encima. Pero existen infinidad de experimentos caseros que puede realizar hasta un niño (yo hice mi primera pirámide en 1973 con catorce años) y se demostrarán los efectos invariablemente, si se siguen las pautas correctas.

¿Por qué los estudiosos de esta materia afirman que las grandes pirámides fueron levantadas por seres de otros planetas (extraterrestres) y no construidas por mano de obra humana?

A veces se quiere rebatir el absurdo de las teorías oficiales, con otras que son cuando menos, improbables. No obstante que pudieron ser extraterrestres esos “dioses” constructores, también pudieron ser una civilización intraterrena o atlante… El caso es que las hicieron muchos miles de años antes que reinaran los faraones y si no sabemos más sobre aquellos “dioses” es porque la dictadura académica arqueológica no permite la investigación interdisciplinaria. Los “templos” de Philae, Abu Simbel, Edfu, Kom

Ombo, Déndera, Luxor, Hatsetsup, etc., contienen millones de metros cuadrados de escritura que no ha sido descifrada. Existe una gran mentira sobre que los jeroglíficos han sido totalmente decodificados porque se descubrió la Piedra Rosetta. Eso sólo ha permitido descifrar un texto (el allí traducido), algunos aspectos fonéticos y muy poco más. Se ha montado un gran negocio académico, editorial y pseudocientífico. Para descifrar realmente los jeroglíficos (y luego interpretar la traducción) haría falta un grupo enorme de interdisciplinarios (criptólogos, informáticos, psicoantropólogos, matemáticos, etc.) y para algunos sitios en especial, como Kom Ombo, médicos porque lo que allí se ve es todo referente a la medicina, a la salud, incluyendo enorme cantidad de material quirúrgico grabado en la piedra.

Usted dice que no son tumbas de faraones, entonces ¿cuál es su visión con respecto a las grandes pirámides? ¿Cree que fueron dioses constructores?

Los “dioses”, sin duda, eran personas como nosotros pero más evolucionadas mental, psíquica y tecnológicamente. La pregunta que más me inquietó desde niño, aún no le encuentro respuesta. No sé quiénes eran estos dioses; pero sí se quienes no pudieron construir las grandes pirámides. Si ves las herramientas de la IV Dinastía en el Museo de El Cairo con que se supone se construyeron esas obras que desafían la imaginación de los tecnólogos e ingenieros modernos, te mueres de risa aunque no sepas de albañilería.

¿Cómo influye la energía piramidal en la vida de una persona?

La persona enferma de reuma, esclerosis, infecciones crónicas o agudas, prácticamente se salvan la vida en los casos graves. En los casos leves, recupera la salud. Esa es la mejor influencia. Hay enfermedades muy resistentes, porque son como la psoriasis o el lupus psicosomáticas. En esos casos la pirámide ayuda también, evita los efectos destructivos y si se aprovecha correctamente la pirámides, como le indicamos al usuario, consigue catartizar la psicosomatosis.

¿Esta energía es siempre la misma o varía de acuerdo al lugar/ forma/ estructura de la pirámide?

El fenómeno físico es uno, pero los efectos variarán según el material y la densidad de la pirámide (peso sobre volumen), así como porcentaje de área cubierta. También puede incidir la calidad geobiológica de la pirámide. Si nos alejamos de la proporción “Al-Ahraum” (nombre verdadero de la Gran Pirámide de Giza, que significa “La Luz”), el efecto irá siendo cada vez menor. Si los materiales son ferromagnéticos diamagnéticos, su poder será mayor, pero dañino para los seres vivos. Sirven para tratar líquidos (agua, vinos, licores, aceites, etc.) pero para vegetales, animales o humanos, sólo debemos usar paramagnéticos: aluminio muy puro, maderas y derivados, titanio, platino o plásticos. El platino es demasiado caro y los plásticos no se recomiendan porque generan cierta estática que merma el efecto piramidal.

¿Cómo descubrió que una figura geométricamente piramidal puede ayudar a tratar ciertas enfermedades?

El primer experimento que hice basado en un artículo del Lic. Julio Gutiérrez de Mendoza, (Argentina), resultó bien. Luego fallaban muchos porque el artículo no explicaba el tema de la orientación. Tiempo después asistí a una conferencia suya y me aclaró el tema. Desde entonces, hasta 1984 y leyendo a Max Tot y Nielsen, había hecho muchas pirámides, curando gatos, canarios, plantas, abejas y otros bichitos, pero también conservando toda clase de comestibles. Dormir en una pirámide bien construida cura -si las tienes- e impide desarrollar las enfermedades degenerativas, infecciones bacterianas, trastornos del sueño, disfunciones endocrinas y otros resultados. La relajación muscular profunda producida por la tensioactivación molecular y la armonización magnética consecuente, facilita y mejora los procesos del sueño.


Entonces, por ejemplo ¿puede curarse una enfermedad como la esclerosis simple utilizando solamente el poder de las pirámides?

Como ya expliqué, todas las degenerativas, pero el espectro de otras enfermedades es grande. El mejor uso es dormir cada noche en la pirámide. Se reemplaza la cama obsoleta y cada noche es una larga sesión terapéutica, aparte de un dormir mucho mejor. Justamente las más “incurables”, de etiología desconocida, son las de resultados más seguros con la pirámide, porque el fondo etiológico está en la descomposición de la armonía molecular. La pirámide hace que todas las moléculas (de cualquier materia; los líquidos primero y los sólidos más lenta pero inexorablemente), tomen su menor tamaño, es decir ocupando el menor espacio, con lo que aumenta la energía nuclear, tanto la débil como la fuerte en los átomos componente. Entonces -por ejemplo- las moléculas de agua del líquido sinovial que lubrica nuestras articulaciones, que antes se hallaban deformadas y no salían o no arrastraban los excedentes a través de las membranas sinoviales, se vuelven más solventes, menos oxidantes, haciendo correctas todas sus funciones. Lo mismo ocurre con todos los líquidos orgánicos. Ya hay casos de usuarios con varios años de dormir en pirámides (modelos de mayor potencia en casos graves) en los que se ha reducido el tamaño de los osteofitos. Aparte de las degenerativas, se tratan dolencias traumáticas, como esguinces, epicondolitis, heridas, etc., pero también infecciones crónicas, colitis ulcerosa, gingivitis y cualquier dolencia inflamatoria.

¿Tiene reportes de casos que hayan sido sanados por medio de esta práctica?

En el libro Revolución Terapéutica de las Pirámides” hemos puesto un resumen extremo de lo realizado en Cuba hasta su edición. Ahora mismo (agosto de 2010) deben sumar un total de 35 mil casos debidamente registrados. Pero en la parte no oficial, es decir fuera de Cuba, tenemos algunos miles. En España, cerca de seiscientos usuarios las usan y la cifra aumenta constantemente. Conservamos algunos reportes y toda la documentación posible, pero tenemos una política de privacidad muy estricta, atenta a todas las leyes de protección de datos europeas y americanas. Además no conviene divulgar eso por ahora, salvo algunos primeros casos graves que hemos puesto en la Web. Preferimos que antes de publicar más testimonios, la gente vaya sabiendo de esto por referencias directas de personas que conoce, por artículos como éste, donde uno puede explicar con cierta profundidad. Yo no confío en los “testimonios” de actores que publicitan cosas por televisión, así que no puedo pretender que la gente crea en testimonios de desconocidos o de muy famosos. No pensarán “¡Qué bien, se ha curado!”. Pensarán “¿Cuánto le habrán pagado para eso?” Incluso tengo un testimonio en video de un caso de cáncer y otros dos no grabados, pero no podemos hablar de ello porque falta investigación en ese terreno. Yo tuve durante más de veinte años un cáncer de piel en el codo, muy doloroso a veces. Tras unos años de dormir en la pirámide se convirtió en un papiloma pedunculado, indoloro muy pequeño, que finalmente me extirparon en cinco minutos en Cuba.

En su sitio Web (www.piramicasa.com) usted expone muchas fotografías de casas construidas como pirámides, ¿cuales son las ventajas y desventajas de vivir en este tipo de viviendas?

Si dormir en una pirámide ya nos libra de casi todas las dolencias conocidas, siendo unas ocho horas diarias promedio, es posible imaginar lo que ocurre si vivimos en una casa piramidal. Por media, permanecemos unas catorce horas en casa. Nada se pudre, las toallas y sábanas no suelen oler a bacterias, aunque igual hay que lavarlas, que las bacterias están muertas y sí huele el sudor en ellas. Los alimentos se conservan indefinidamente. Los tanques de agua son dos: uno para el baño, lavandería y lavaplatos, y otro exclusivamente para beber y cocinar. En la piramicasa no hace falta una piramicama. El efecto está en toda la casa y algo menor en el exterior. Aún reducido paulatinamente, llega a varios metros.

¿Por qué esta especialidad no es reconocida a nivel mundial por la comunidad científica como una ciencia legítima, tanto como la matemática, la biología, la filosofía, entre otras ramas del saber?

Posiblemente debamos hablar de piramidología como quien habla de aeronáutica, ingeniería naval o ingeniería espacial, es decir que no se trata de una ciencia en si misma, sino del resultado práctico de investigaciones interdisciplinarias. Tiene dos vertientes principales: una es la antropológica (historia, arqueología, etc.) y otra es eminentemente práctica: Medicina, alimentación, Apicultura, Veterinaria, Agricultura, etc. No existe una “ciencia aeronáutica”, sino una especialidad de la ingeniería, pero todos viajamos en avión. La mecánica automotor tampoco es una “ciencia oficial”, sin embargo todos circulamos en auto.

La principal fuente de referencia de la disciplina Dianética es el libro “Dianética: la Ciencia Moderna de la Salud Mental“, escrito por L. Ronald Hubbard en mayo de 1950, considerado para los profesionales de esta área el “libro uno”. ¿Tiene la piramidología algún documento histórico que sirva para marcar determinadas pautas o para interpretar mejor su estudio?

Hay unos veinte libros sobre el poder de las pirámides. El más clásico por lo conocido es de Max Tot y Greg Nielsen, “El Poder Mágico de las Pirámides”. Ya está un poco desfasado, porque hemos avanzado muchísimo. Sin embargo hay otros libros mucho mejores, como los del argentino Dr. José Álvarez López en el terreno de las matemáticas, la Geometría y algunos aspectos de la Biología, porque este genio casi desconocido trabajó con el Dr. Giorgio Piccardi en las primeras investigaciones de los efectos biológicos de las pirámides. Mi libro(*) Tecnología Sagrada de las Pirámides es un buen referente antropológico, pero he evitado en lo posible poner lo que han escrito otros. Revolución Terapéutica de las Pirámides” sí que es el mejor referente y principal en cuanto a uso terapéutico. Si se quiere entender mejor la piramidología y la mentalidad de sus constructores desde el punto de vista antropológico, hay que remontarse a un estudio más diverso y profundo como La Gran Rueda, de Julia Calzadilla. No trata exclusivamente de pirámides, pero nos da vislumbres de sus constructores. En realidad, nos abre la mente a lo que podríamos llegar a ser nosotros mismos en el futuro. Creo que por eso me motivó siempre la pirámide; tiene que ver con la Trascendencia.

  

¿Con qué otra disciplina podría complementarse esta especialidad?

Has mencionado a Dianética, bueno, esa es una de las mejores terapias integrales que puede haber. No tengo relación con la Iglesia de la Cienciología, pero estudio la obra de Hubbard y recomiendo a todos estudiarla y ponerla en práctica. Más aún a los psicólogos. Una buena catarsis psicológica es el mejor complemento a la pirámide y ella facilita los procesos. Un cerebro sano, bien irrigado, con el sistema muscular bien relajado, es esencial para una purificación psicológica. Hay horarios y modalidades adecuados para el mejor uso de la pirámide, que se establecen en cada caso. También se compatibiliza con Homeopatía, Apiterapia, Su-Jock, Acupuntura, Fitoterapia y cualquier terapia naturalista no invasiva.

¿Qué piensan los piramidólogos con respecto a los mensajes codificados que se encuentran en el interior de las pirámides?

En las pirámides no hay escritos, ni jeroglíficos, salvo unos realizados fraudulentamente por el dinamitero Coronel inglés Richard William Howard Vyse a principios del siglo XIX. Las pirámides son mensajes codificados en sí mismas, en especial la Gran Pirámide de Giza, con sus proporciones idénticas a las moléculas reales de agua: [ 5 (H2O) ], con su ubicación geodésica muy estudiada y con la increíble tecnología aplicada. También se han escrito algunas tonterías sobre “profecías” codificadas allí, pero eso es tan absurdo como las teorías oficiales.

Dentro de las pirámides no hay mensajes escritos, entonces ¿Por qué cree que se levantaron semejantes monumentos?

Como decía, quién las construyó es un misterio, pero sabemos que fue hace muchos más milenios que los supuestos. Quizá unos 14.500 años atrás. El porqué es más interesante hoy en día, en base a lo que sabemos. Un mensaje matemático, geométrico, químico, geodésico, mecánico y en general, una muestra gigantesca de conocimientos que sería largo exponer en este artículo y que hemos resumido en dos libros. Sirvieron para recuperar la salud, para enseñar a las civilizaciones que vinieron después, para mantener la “llama emotiva” de muchos conocimientos universales. Una especie de “cámara del tiempo”, para que los conocimientos más importantes de la humanidad no se pierdan. La codificación es básicamente matemática y geométrica, como puede comprenderse en los magníficos libros del Dr. José Álvarez López. Por eso los arqueólogos y egiptólogos que no quieren “inversión profesional”, que no trabajan interdisciplinariamente, están muy lejos de comprender la maravilla científica de las pirámides. Un ejemplo de esa codificación es justamente la forma, que corresponde exactamente a la proporción de la molécula de agua verdadera, o sea [5 (H2O)] dispuestos en forma de pirámide de 51º 51’ 14”. Los físicos que trabajaron conmigo estaban interesados en estudiar neutrinos y otras subpartículas. Sabían que en la pirámides podían estudiarlas mejor que en los subterráneos de Sulbury, Japón, etc., pero con las pirámides aprendieron muchísimo más. Ampliaron sus conocimientos y conceptos sobre el universo cuántico y sobre el Universo en general.

Además de España ¿en qué otro país se utiliza esta disciplina como terapia?

En Cuba de manera oficial desde 2005, con más dos mil médicos formados en piramidoterapia, en los casi cien hospitales y clínicas del país. En Rusia no sabemos, pero sospechamos que son tantos o más. En Nicaragua, México, Uruguay, Argentina, Venezuela y Brasil van aumentando día a día el número de terapeutas y médicos que trabajan con pirámides (especialmente en modalidad de “Antipirámide”, usando el campo inferior al plano de la base).

¿Qué le diría a aquellas personas que consideran/ ven/ creen/ toman a esta disciplina como una práctica basada en la charlatanería?

He recibido insultos, denotaciones e incluso amenazas. Cuando me han escrito los supuestos escépticos (con algo de respeto) les he contestado buenamente. Ya no me molestan. Hay demasiada información y bien clara tanto en Cuba como en otros países. He escrito dos libros muy didácticos, uno con una eminencia médica mundial que es el Dr. Ulises Sosa Salinas. También algunos artículos sobre los “escépticos” o los que se dicen serlo. Yo soy un verdadero escéptico. No me creo nada, pero no dejo de investigar. No soy ningún genio, pero tenía sólo catorce años cuando hice mi primera pirámide con apenas datos. Hoy cualquier niño de primaria puede estudiar un poco el asunto y demostrar que no es un mito. El peor charlatán es el que dice “no creer” y no investiga.

video

(*) Para mayor información sobre los libros publicados por el piramidólogo Gabriel Silva, puede visitar el sitiohttp://stores.lulu.com/piramicasa

 

http://cibernoticiasexpress.wordpress.com/2011/01/15/el-efecto-piramidal-como-terapia-alternativa/

 

Comentarios

La Eterna destruccion del conocimiento por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

TIRO Y SIRACUSA


Ha siempre llamado la atención que habiendo sido expuesta con toda claridad la doctrina heliocéntrica por Aristarco de Samos en 250 a.C. la misma no hubiera sido tenida en cuenta ni por Aristóteles ni por Eudoxo ni por Hipparco, y menos aún por Ptolomeo; como es natural, se han dado diversas explicaciones, siendo lo más aceptado que por el carácter observacional de estos filósofos les pareciera necesario admitir lo que velan sus ojos: que el Sol se levanta cada mañana y da vueltas al horizonte.

Por otra parte, al observar la enconada resistencia presentada a esa doctrina en la Edad Media por autoridades universitarias y eclesiásticas, se lo creyó un fenómeno privativo de una época determinada, y hasta la consecuencia de una circunstancia religiosa particular; debemos sorprendernos de que no se haya pensado que la resistencia al heliocentrismo es un fenómeno humano universal que explica la extinción de la antigua doctrina de Aristarco.

En efecto, lejos de ser los atenienses un pueblo tolerante y democrático, como cree la mayoría de la gente culta, eran, por el contrario, hombres fanáticos, más aún que los medioevales. El testimonio de un contemporáneo es' terminante a este respecto' dice Flavio Josefo 57 (XXXVII, 262): "En cuanto a los ateniense; que creyeron que su ciudad era común a todos ¿cuál fue su conducta en este aspecto? .. una sola palabra pronunciada acerca de los dioses violando sus derechos era inexorablemente castigada". Se pregunta entonces, por qué razón murió Sócrates y considera que el sólo hecho de haber jurado "por Zeus", en tono de broma: dice, "por esta razón fue condenado a beber la cicuta".

Prosigue Josefo. Así, pues Sócrates un ciudadano de Atenas sufrió castigo". Continuando con otros ejemplos que trasuntan lo limitado de la democracia ateniense, pasa el citado autor al caso de Diágoras, de quien dice: "Estos mismos (las autoridades atenienses) prometieron públicamente un talento de recompensa por la cabeza de Diágoras de Melos porque, se decía, hacía burla de sus misterios". En seguida añade: "Protágoras, si no hubiera emprendido la huída rápidamente, habría sido detenido y condenado a muerte".



El caso de Anaxágoras es particularmente ilustrativo sobre las dificultades que encuentra el pensamiento científico en todos los tiempos. Las autoridades atenienses sostenían que el Sol era un dios y Anaxágoras propagó la especie de que era una masa de metal incandescente. Para juzgar de esta impiedad se reunió el Areópago, y Anaxágoras resultó condenado. Pericles hizo todo lo posible por ayudarlo, pero tenía el populacho en su contra; no obstante, consiguió hacer que escapara a Lampsaco del Helesponto donde Anaxágoras continuó viviendo de los subsidios de Pericles.

Por esta habilidosa estratagema de Pericles se privó Giordano Bruno de tener un lejano compañero en Anaxágoras; pero sí lo tuvo en Arán, hermano de Abraham, que fue condenado a muerte en Ur por propagar la doctrina heliocéntrica. Por esta misma causa, según Hecateo de Abdera (citado por Flavio Josefo) tuvo que huir Abraham, que era un distinguido matemático y astrónomo como lo expresa, también, Clemente de Alejandría. Se sabe que Aristarco de Samas sufrió la consabida persecución y por ello se explica el silencio posterior en torno a una doctrina que a partir de Abraham, llegando a Akhnatón y siguiendo después a través de Anaxágoras, Aristarco, Roger Bacon, Leonardo, Copérnico, Bruno y Galileo ha concitado la más furiosa y permanente resistencia de parte del mundo anticientífico.



La eterna y enconada persecución del pensamiento es un fenómeno considerado hasta ahora un accidente explicable en cada caso en base a circunstancias particulares; en vista de su universalidad debería más bien pensarse en un proceso psicofisiológico propio del ser humano; algo así como una componente instintiva del hombre. El odio a la cultura v la destrucción- de sus valores, fenómeno universal, justifica el hermetismo de los antiguos sabios y su actitud alejada de la sociedad; explica la permanente y sistemática quemazón de las bibliotecas; aclara la extinción de la antigua cultura -cosas de todos conocida- y de la antigua tecnología, cosa no tan conocida de todos.

El hermetismo de los antiguos sabios es un lugar común para cuantos leen documentos antiguos. Aparece en todas las tabletas cuneiformes la necesidad de guardar el secreto; Heródoto constantemente explica que no le está permitido hablar sobre ciertos temas egipcios. Los griegos, a costa de grandes sacrificios, lograron ser admitidos en algunos santuarios de Oriente y Egipto; muy pocos de ellos lo fueron y aún como lo subraya Strabón, los sacerdotes se guardaron para si lo mejor.

Respecto a la quema de bibliotecas, se podría percibir -y es extraño que no se haya hecho- un extenso tratado. Bastará dar un pequeño resumen de esta singular piromanía colectiva para dejar en el ánimo de todos la sensación de algo más que una simple sucesión de accidentes.

Comenzando por el debido lugar, debe hablarse de la quemazón de la Biblioteca de Alejandría en donde los Ptolomeos en un esfuerzo magnífico, quisieron reunir todo el saber humano. Fue una verdadera obsesión de estos reyes que compraban y requisaban cuanto manuscrito era obtenible en el mundo antiguo, sin reparar siquiera en esos aspectos religiosos e ideológicos. Gracias a ellos se salvó la Biblia, pues la traducción de los "setenta" fue hecha a pedido de los Ptolomeo que querían contar, también, con los libros de la sabiduría hebrea. Estos, sin embargo, como sostiene Josefa no dieron a los Ptolomeo todos sus libros sino una pequeña parte de ellos los demás, por consiguiente, se perdieron. Las traducciones alejandrinas son lo que constituye nuestro "Canon". La Biblioteca -así con mayúscula- recibió su primer bautismo de fuego estando Julio César en Alejandría; una nave romana incendiada, pegó fuego a toda un ala de la Biblioteca. El segundo proceso fue mucho más importante y se produjo bajo Theodosio. Dio fin a la obra el califa Ornar que quemó lo que había quedado -que era bastante pues durante meses los baños de Alejandría se calentaron con papiros y pergaminos. En forma desordenada, sin hilación, podemos mencionar toda la literatura china quemada exhaustivamente –a la manera china- por el megalómano Che Hoang-Ti en 213 a C Este fue el apogeo de los Tsin; bajo los Han, sus sucesores, se reconstruyó una minúscula parte de lo destruido por el pirómano y ya bajo Gai Ti se contaban 33.090 manuscritos. .

De los Incas se dice que no tuvieron escritura, pero se conocen dos clases de Quipus, cuerdas de colores con nudos de varios tipos uno de los cuales de acuerdo con estudios hechos en base a la Teoría de Informaciones, era un sistema de escritura. Las "quíputecas" fueron incendiadas por la gente de Pizarro; pero éste tuyo como antecesor a un lejano inca quien mandó quemar toda escritura y prohibió, bajo pena de muerte, hasta la venta de papeles y pergaminos. Esto explica por qué los eruditos "amautas" tuvieron que recurrir a los quipus,



Sin salimos de América, merece recordación la quema de Mérida donde en una sola noche se quemaron cientos de estatuas y miles de "amates" (papiros). En pocos lugares como México llegó la quema de bibliotecas a tan alto nivel: No ha sido posible reconstruir nada de la primitiva cultura maya concentrada en bibliotecas de decenas de millares de volúmenes, milagrosamente salvados de la barbarie azteca. De la vasta cultura quiché sólo se salvó el Popol¬Vuh, por la transcripción que el dominicano Jiménez hizo en caracteres latinos del texto en lengua original. Pedro de Alvarado -nuevo Cambises- quemó, en 1524, la ciudad de Utatlán con sus monumentos, sus reyes y su inmensa biblioteca. .

A Alejandro Magno, recolector de manuscritos, hay que adjudicarle la quema de la monumental biblioteca de Tiro. Lo que coleccionó Alejandro en el Antiguo Oriente fue a parar a la Biblioteca de Macedonia, la que a su turno fue quemada por los turcos. Sabemos muy poco de las famosas bibliotecas de Uruk -llamada, según Máspero la "ciudad de los libros"- parte de cuyos ladrillos pasaron a las de Nínive y Akhet-Atón. Había allí reunidas tal cantidad de tabletas cuneiformes que todavía hoy se apiñan en los museos de Londres y Berlín toneladas de inscripciones aún no traducidas -dicen que por falta de fondos. Las extensas listas de libros egipcios mencionados por Clemente en su "Stromatum" -y que también aparecen en los catálogos de los templos de Edfu, Denderah y Abydos- nos dan una idea de las sucesivas quemas que agotaron aquellos antiguos tesoros. El famoso Cambises, que "quemó" hasta los obeliscos en su gira incendiaria por Egipto, redujo a cenizas millones de papiros. El célebre decreto de Theodosio, dando por terminado el mundo antiguo, fue el salvo conducto para el arrasamiento de bibliotecas enteras en el Onente y Egipto. No se sabe cuál fue el destino de las bibliotecas de Lacedemonia, pero el rey Areo, en una famosa carta, habla de ellas.

Para no hacer un tratado y sólo mencionar de paso algunos episodios, recordaremos el incendio de Jerusalem en el año 70, y en donde había multitud de libros recogidos en el Oriente y Egipto: era tal la cantidad de libros que entre ellos se perdió la Biblia, reencontrada con gran alborozo en tiempos de Josías. Cerca de un millón de manuscritos se quemaron en la segunda biblioteca -en importancia- del mundo antiguo: La biblioteca de Córdova donde pacientemente los Omeya habían acumulado manuscritos traídos por emisarios y distribuidos en todo el mundo, pagándolos al precio de Joyas y de oro. La de Cártago fue quemada por Escipión, y dicen que parte de sus manuscritos fueron donados al rey de Mauritania; pero en una justificación de algunos cultos romanos quienes ya cargaban sobre si la responsabilidad de la extinción de las numerosas bibliotecas de Etruria. Se habla de una legendaria biblioteca de Tartesos que fue quemada por los cartagineses; de una biblioteca Celta -cuya ,existencia queda garantizada por Clemente quien habla de la sabiduría Celta- que, escrita en cortezas similares a los papiros, y colectada en un convento, fue quemada por monjas irlandesas. Se sabe que .la hermosa biblioteca coleccionada por Carlomagno y Alcuino reuniendo el saber antiguo y haciendo escribir por multitud de copistas los textos de la cultura germánica, fue incinerada por sus sucesores.

La lista sigue indefinidamente; habría que añadir las quemas individuales como las que invariablemente acompañaban a los autos de fe; la que el Senado Romano ordenó sobre los libros de Numa: la de Diocleciano cuando quemó los libros científicos que había en Roma; los libros de Protágoras quemados por el gobierno ateniense; los nueve libros de Safo quemados hacia el 1l00; los volúmenes quemados para apuntalar posiciones políticas e ideológicas; los quemados por lectores que luego de haber "aprehendido" todo su saber querían tener el monopolio de la sabiduría: como fue el caso del famoso. Nostradamus -quien quemó libros egipcios heredados por su familia donde aprendió las reglas higiénicas que le hicieron famoso en la prevención de las epidemias medievales. En esta lista de quemas pequeñas podemos incluir infinidad de casos cama el de los libros escritos por Roger Bacon que a .su debido tiempo fueron a la hoguera -aunque en descargo de los antiguos pirómanos hay que aclarar que el resto de su obra aún hoy duerme sin ser editada en los archivos de Oxford y Leyden y esta lista interminable la detenemos aquí.

¿Tiene algo de extraño, después de repasar todo esto, que la antigua tecnología desapareciera sin dejar rastros? Si contra los libros había tal ensañamiento ¿qué depararía la suerte a los instrumentos de laboratorio? Una versión (Plutarco) sobre la muerte de Arquímedes dice que el soldado romano que entró en su despacho al ver los bellos planetarios dorados y los otros instrumentos mató, automáticamente, al sabio para posesionarse del precioso botín. No hay que olvidar que las campañas militares de la Antigüedad se hacían en base al derecho de los soldados al botín. Es esto tan cierto que Plutarco cuenta que Marcello lloró viendo la belleza de Siracusa, cuando ésta iba a ser tomada por sus soldados. ¿Puede alguien esperar que un antiguo telescopio, planetario o brújula pudiera salvarse de estas continuadas hecatombes? sorprendente es que hoy podamos reconstruir aunque sea una minúscula parte de esta absurda historia humana. 

 

Extracto de la publicacion en:

 

http://cronicasubterranea.blogspot.com/2009/07/la-destruccion-del-conocimiento.html

 

 

 

 

 

Comentarios

ALMA, VIDA Y MATERIA por José Alvarez López

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

ALMA, VIDA Y MATERIA

...........

PARTE I

...........

 

por José Alvarez López

 

1 — ESPACIO Y TIEMPO

.................................

 

El misterio que comportan estos dos temas no es nuevo, en cuanto a su problemática. Tiene dicha preocupación mucha barba, y muy canosa. Allá están, en la Grecia albeante de la ciencia y del pensamiento especulativo, Parménides y Demócrito. Se escribió, entonces acerca del Ser y del No-Ser, con referencia a lo “lleno” y a lo “vacío”, teniendo en cuenta la materia existente en el espacio, y la posible “nada” en el dónde habría un infinito, un “Epeiron”, una causa causante y causal de lo que se mueve. Allí debía estar, según Platón, desde el tiempo que supone la eternidad, un cielo en donde se domiciliaban los “eidos”, las ideas inmortales y divinas.

 

Más acá en las centurias, Manuel Kant abordó el problema del espacio y del tiempo, calificándolos de formas puras de la intuición. En su “Crítica de la Razón Pura” dice : “Por medio del sentido externo —propiedad de nuestro espíritu— nos representamos objetos nos representamos objetos como fuera de nosotros y todos ellos en el espacio”. La geometría es una ciencia que determina las propiedades del espacio sintéticamente. El espacio no es otra cosa que la condición de la subjetividad de la sensibilidad. El tiempo es otra forma de intuición, también a priori, pero interna. ¿Existe el espacio? Pues, sería “lo uno fuera de lo otro”, ¿El tiempo existe? Pues, sería “lo uno después de lo otro”.

 

¿No están claramente expresados el espacio y el tiempo? Sí, en cuanto Kant en realidad no se propone definir, sino determinar cómo es posible tener una idea de lo que él quiere escribir acerca de ambas cosas físicas, que están en relación con la sensibilidad externa e interna, respectivamente. Si, la Geometría prueba lo que afirma, en cuanto al espacio, la Aritmética, responde a su concepción del tiempo.

 

Se puede aquí recalcar que Kant idealiza. Los físicos no piensan como lo hace Kant. Ya Newton, habló de un sensorium Dei, y los matemáticos, sabios y astrónomos de la moderna interpretación, entre otros famosos, Minkouski, Schrödinger y sobre todo Einstein, han intuido ecuaciones acerca del espacio-tiempo unificado mediante materia y gravitación, campo electromagnético de cuarta dimensión, de suerte que ha cambiado la conceptuación sobre la gravitación, la materia, la energía, la absolutez de la velocidad de la luz, etcétera ... 

 

2 — OTRA DERIVACIÓN

................................ 

 

Veamos otra derivación del problema. Es indudable que espacio y tiempo, separados o unificados, son hechos cosmológicos ¿Por qué no pensar que ellos constituyen un “todo” afectado, en condición de continente material inorgánico, respecto de la Vida como Vida biofisiológica?

 

La Vida está en la Tierra en estado de inherencia orgánica que es aprisionada en toda criatura carnal ¿Quién puede existir corporalmente sin que le sea posible estar sin medio vital codificado en el espacio? Lo mismo diremos de depender de la existencia de lo orgánico, para mantenerse en el planeta que habitamos, con los movimientos cósmicos estelares. La instintividad se desprende en cierto modo del espacio y del tiempo mediante sus instintos de conservación y de procreación. Este instinto se conserva por “conservarse”, cuanto por permanecer entitativamente en su condición de vida en acto, y por ratificarse existencialmente en el tiempo. Y el instinto de propagación generacional se realiza por necesidad de su naturaleza como por su liberación de lo que se opone a su sustancia vital. 

 

Los instintos no son intuiciones. Son hechos, su existencia no es la misma de su procedencia orgánica, sino lo esencial de la Vida que impone por función vitalizante. No tienen actividad mecánica, more geométrica, al decir de Descartes, sino reacción de impulso viviente. La Vida tiende, así, a liberarse del espacio y del tiempo, esto es, en cuanto espacio y tiempo son formas de la Materia como cosa creada, como cosa misma, en situación de estar al servicio del plan del Universo, cuya finalidad es la perennidad del Espíritu ¿No está acaso venciendo ya el Espíritu al “peso” de la gravitación, y aplicando con la computadora y la comunicación por satélite la simultaneidad del espacio y tiempo, de suerte que el tiempo viene a quedar inherido en condición de simultaneidad con el espacio? 

 

3 — ¿ENTRE FILÓSOFOS Y FÍSICOS ESTÁ EL PROBLEMA?

..............................................................

 

Dice Eddington, en su libro “Filosofía de la Ciencia física”, que el nombre de Aritmética, como el de Geometría, o aún el de Hidrodinámica, puede ser aplicado a la Matemática pura, con definiciones propias y axiomas que no poseen, en absoluto, ninguna vinculación con el universo físico, pero esos términos deben ser aplicados a contar objetos físicos, a medir el mundo y estudiar el movimiento de fluidos materiales.

 

Es decir, según esa explicación, o los físicos se convierten en epistemólogos —en filósofos— o se limitan a permanecer en una función, diré, estadística. Y los filósofos ¿qué? Pues, a traes el espacio y el tiempo a un conocimiento en relación con una cultura renovada, o continuar con la magia de las ecuaciones que llevan forzosamente a coincidir con la verdad de estas coplas:

 

Al tiempo le pido tiempo

El tiempo, tiempo me da

Y el mismo tiempo me dice

Que el tiempo me matará

 

Al espacio le pido espacio

El espacio, espacio me da

Y el mismo espacio me dice

Que el espacio me sepultará

 

¿Qué esto es literatura y no física? No tanto: Por el Asia está el paraíso del Nirvana, con las cuatro verdades de Gautama que conducen a la siguiente norma. “Es preferible estar sentado que de pie, tendido, que sentado, y muerto que tendido”, porque así se logra la anulación del deseo, pecado implícito en el espacio y en el tiempo, y así se logra la reencarnación. Pero creo que es posible ofrecer otro elemento, otra posibilidad interpretativa del espacio y del tiempo.

 

Hela aquí: El Alma existe. No lo decimos dogmáticamente. Queremos probar tal aserto. La inteligibilidad, como actividad del Alma, se realiza en la estructura ontológica del conocimiento —sujeto, objeto— que ella misma ha creado para trascender, o bien, inmanentemente hacia su esencia, o bien, hacia el mundo y el universo. Trascender hacia sí —conocerse a sí mismo— es la posición del pensamiento autopensándose. Trascender hacia el mundo, es la posición del pensamiento en condición de crear la Cultura. Decir Cultura, es decir ciencia, arte, filosofía, valores, etc.

 

La ciencia inventa, por ejemplo, la computadora y queda el tiempo y el espacio en la posibilidad de la simultaneidad.

 

Aplíquese toda actividad científica a esta idea, y se verá como el espacio y el tiempo van siendo abstraídos por la preeminencia de la admiración, (de la maravilla, dirán Platón y Aristóteles, en cuanto al principio del sapiente filosofar), y no dejará de subir a la superficie de la certeza, la proyección hacia la Verdad que se trata nada menos, que de un analogado de la salvación. Lo intuyeron los griegos clásicos: la Naturaleza está llena de dioses, dice el Estagirista, no para aludir a la Mitología, sino a la donación o dación de la gracia que proporciona en el bien y para el bien el pensamiento cultivado.

………oooooooo………

 

ALMA, VIDA Y MATERIA

.............................................

PARTE II (Conferencia dictada en España)

...............................................

 

por José Alvarez López

 

Cuando Jesús asegura que sus palabras no pasarán, habla del eterno presente del Alma mostrándose ella en El como un existen real, mediante la sensibilidad inteligenciada ¿Por qué no admitir que el Alma crea su estructura ontológica de sujeto-objeto para librarse del espacio y de el tiempo, por algo más que proporcionarse una liberación corporal, sino la liberación inteligible? 

 

Cuando Jesús le dice a Marta que lázaro no ha muerto, (aunque ella sorprendida le asegura que hiede ya) el Salvador confirma: Lázaro duerme ¿Renán no se ha quedado absorto ante semejante prueba cuando escribe su “Historia”, que su descreimiento no sabe a qué atinar? ¿No será que hay almas que duermen y otras que mueren? ¿Qué es dormir sino escapar a la dependencia del espacio y del tiempo? El éxtasis del santo ¿no es la situación de inefabilidad que estando con el pensamiento en estado de sublimación contemplativa realiza, siquiera en actualidad inteligible, el eterno presente? Platón y Plotino intuyeron esto como filósofos, los santos lo han dicho por la revelación de San Juan de la Cruz: 

 

“Entreme donde no supe, qudeme no entendiendo, toda ciencia trascendiendo en el saber no entendido” 

 

Los órficos hablaron del “soma sema” o encarcelamiento del alma por el cuerpo. En la misma inherencia el pensamiento de San Agustín reflexionando acerca del tiempo:

 

“Cuando lo pienso, sé lo que es, cuando quiero decirlo ya no sé lo que es”

 

“Saberse estremecer es lo que importa” susurra la voz de Goethe. El alma relampaguea y estremece. También Catalina de Génova escribió:

 

“¡Oh! Si me fuera dado expresar lo que el Alma experimenta. Sólo sé decir que si una gota de esto que siento, cayera en el infierno, el infierno se convertiría en un paraíso”

 

Cuando Leonardo pintó la Gioconda, podría haber dicho: Aquí tenéis, en la sonrisa de esta mujer, el presente puro de la Belleza, que por ser de condición absolutamente desinteresada, que por ser esplendor de la forma, sitúa el Alma en su plena liberación espiritual, mostrándose en sí y por sí. 

 

¿Y QUÉ?

.........

 

Expuesto el pensamiento del autor, me diréis; acaso tengáis razón; pero, ¡y qué para los físicos que no caen en éxtasis de santidad ni en contemplación poética?

 

Pues una repuesta muy simple: Le Verrier, Adams y Lowell descubrieron planetas mediante la sola intuición matemática, y en dicha intuición hay el analogado de la belleza y de la contemplación. Aquello que se cuenta de Newton que habría descubierto la gravitación al ver caer una manzana, es verdad simbólica; experiencia de la meditación, compenetración, por el pensamiento, de los elementos entitativos del Alma. 

 

El ordenamiento del Universo no es otra cosa que l reflejo, en el espejo de la inteligibilidad, el Ordenamiento de la positividad con que el Alma está constituida sustancialmente. Entrad en el resplandor de vuestros cálculos, y no tardareis en comprender que la ciencia no tiene finalidad mayor que la de poner en evidencia al Alma en cuanto ella quiere indepèndizarse del espacio y del tiempo.

 

Descubrid, si no la aritmética, al menos una matemática y una física aproximativa a la simultaneidad de espacio-tiempo, en pro de experimentar el universo como si lo comprendiérais ordenado por los principios entitativos que en él y en vuestra Alma se corresponden hasta el grado de que el dualismo Vida y Alma se dirigen en un plan universalizante hacia la Verdad y el Bien en la Belleza Suprema.

 

¿Palabras diréis? Creo que sí; palabras. Con palabras y en palabras tenéis el Sustantivo —la Substancia— y también lo que se “dice”, el Verbo. Observa lo que pasa con los movimientos reales y los subjetivamente ilusorios. Nada puede revelar el estado de reposo o movimiento absoluto cuando falta un punto de referencia fijo exterior. Esto revela que la atención de la inteligibilidad propia del Alma se halla permanentemente —naturalmente— en estado de participación congruente con la instintividad para adecuar, por una parte la conservación; y por otra, la conceptuación inteligible en esa interrelación recíproca.

 

El caracol leva a cuestas una concha y su tapa correspondiente, con la facilidad que no podría hacerlo un hombre que pesase 70 kilos y tuviera que cargar una casa de 90 mil. Si la velocidad de rotación de nuestro planeta fuese mayor, quienes viven en el Ecuador, saldrían del suelo al menor movimiento de ascensión; pero, si tal hubiera sido siempre la velocidad de la Tierra, la vida tendría, a su vez, otra resistencia adecuada a la respectiva gravitación. 

 

La esencia a priori de la instintividad no varía en los instintos de cada criatura animal, sino en la medida de su adaptación para la defensa de la presión del espacio y del tiempo; a su vez, la estructura ontológica del conocimiento no varía como Supra Yo a priori de la psicología individual ¿No existe una equivalencia exacta de función entre los instintos de la Vida y el conocimiento del Alma para independizarse de los carceleros que les impiden, a la Vida, ser totalmente ella lo que es; y al Alma, para existir en y por su pura inteligibilidad? En cuanto a la conceptuación que se suele suponer diferente entre filósofos y físicos, recordaré el siguiente pasaje de Eddington, según su libro ya citado:

 

“¿Hasta qué punto la opinión general de los físicos más destacados reconoce la reincorporación de la Epistemología a la Física? Aunque es difícil responder, tengo la impresión de que la actitud de esos físicos es la de aceptarla a regañadientes.” 

 

Hay ideas que mueren; e ideas que “duermen”. Vale la pena extraer de la cárcel (del “soma sema” al que aludían los órficos) la realidad de un Lázaro que resucitó y luego cena con su Salvador. Es la manera única de advenir a un hombre nuevo, en un Mundo Nuevo. 

 

“He conocido cosas enormes —dice Sófocles en el coro de Ifigenia— pero nada tan enorme como el hombre.”

 

 

 

 

Comentarios

AKHENATÓN y el ATONISMO- por José Alvarez López

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

AKHENATÓN Y EL ATONISMO

.....................................

 

por José Alvarez López

 

El Trinitarismo de las religiones modernas, hindúes, etruscas, puede ser evaluado como un afloramiento tardío del “Atonismo” heliopolitano. Esta antigua ciudad monasterio de Heliópolis tenía su eje político en el norte, o Bajo Egipto. Y la estructura trinitaria que impone Akhenatón guiado por estos maestros, a todo el Nuevo Imperio Egipcio en la Dinastía XVIII (resistido por el sacerdocio de Tebas, gran capital del sur en el Alto Egipto), es lo que más resistencia suscita en los tebanos, que al final lo borran de la historia. 

 

En cualquier caso, los esencial del Atonismo era su doctrina social que es, precisamente la doctrina con que Cristo derrumba el Imperio Romano. La idea de la igualdad de todos los hombres —hijos de un Unico Dios con un Hijo Unico como ambos, Jesús y Akhenatón, se proclamaban—es de una originalidad tan grande que no tuvieron conocimiento de ella ni siquiera los filósofos sociales de Grecia. Para Platón y Aristóteles la esclavitud era un hecho normal y aceptable, como suceso histórico nunca interrumpido hasta ellos. 

 

El “Atonismo” fue la religión solar-matemática propiciada por el Faraón Akhenatón y su esposa Nefertiti hacia el 1350 a.C. Constituyó una abierta herejía la adoración del Círculo Solar en el Antiguo Egipto, con la inclusión de un principio trinitario. Teocracia formada por Akhenatón, Nefertiti y Maketatón, esto es Padre, Madre e Hija (este matrimonio tuvo seis niñas y ningún hijo varón). 

 

A lo largo de todo el movimiento atonista fundador de ciudades nuevas, para una nueva idea, se crearon en cada una de ellas tres palacios (norte, centro y sur) y tres fueron las ciudades capitales. Llamadas Akhet-Atón, Gem-Atón y Khin-Atón, situadas cada una de ellas dentro de las tres partes orgánicas con derechos comunes, en que fue divido este Imperio del Sol, que durante el Atonismo substituyó al Imperio Egipcio. El cual fue dividido en tres partes, a saber Kemit, Kush y Aamu. Kemit era Egipto en lengua egipcia, Kush era la Nubia y Aamu el medio oriente, antaño colonias ahora equiparadas. Tres espacios geográficos para quienes el “Círculo Solar” alumbraba por igual. Vemos por tanto, que Uno y Trino fue su pensamiento cosmogónico.

 

El Atonismo se impuso erigiéndose en herejía en esa nación del Nilo (que ya era milenaria), donde las divinidades principales eran múltiplos de Dos. En el panteón principal hallábanse las gemelas Isis-Neftis, quienes simbolizaban a la estrella binaria Sirio. Sus esposos, también hermanos, eran Osiris y Seth (tierra fértil y tierra desértica). Cuando Seth mata a Osiris es reemplazado por Horus, pero siempre se mantienen los números pares en continua dualidad. También podemos ver a Amón-Ra, quien regía en Tebas, o Atum-Ra que era heliopolitano.

 

Es evidente que los helenos, directos herederos de la cultura egipcia, ignoraban que mil años antes la esclavitud había sido abolida en Egipto durante el faraonato de Akhenatón, con una revolución incruenta que conmovió al Nilo durante medio siglo. Pero la contrarrevolución del sacerdocio de Tebas (que insistía en conservar su panteón de dioses y sus categorías) fue tan violenta y minuciosa que hasta borró del recuerdo de la historia oficial a Akhenatón y su revolución social. Fue el reverso del emperador romano Juliano, lo que no pudo éste lograr, en Egipto fue logrado por los tebanos. Se filtró empero en la leyenda, pues el alejandrino Manetón alude a un rey Amenofis con detalles muy peculiares que no cabe duda alguna, sucedieron. Esto crea una discusión con Flavio Josefo en su libro “Contra Apión” quien sostiene que este rey Amenofis era una ficción, pues Amenofis IV (como llamábase Akhenatón al nacer) no estaba en las listas oficiales. Sólo recientemente en 1887 la arqueología resucitó al “Faraón Hereje” que volvió así a incorporarse a la historia. 

 

Los historiadores de la época clásica desconocieron todo esto y por ello el “Evangelio” pudo ser presentado “a novo” como una “Buena Nueva” para cuya ubicación histórica sólo contamos con el antecedente de la doctrina social de Akhenatón. No debe olvidarse que María y José huyen de Judea hacia Egipto, y además se instalan en la aldea de Matarieh (según los Apócrifos). Matarieh es el nombre que en el siglo I tiene Heliópolis. Su tiempo de esplendor habíase extinguido hace siglos, pero es una señal dejada por los redactores. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

SCHRÖDINGER, EL ALQUIMISTA -- por José Alvarez López

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

SCHRÖDINGER, EL ALQUIMISTA

.........................................

 

 

Muchos científicos han andado tras las rutas del pensamiento antiguo J. Bergier se inscribió en la carrera de física, siendo químico. Un profesor descubrió sus intenciones de dedicarse a la alquimia. También hemos visto el caso de E. Schrödinger, cuya autoridad mundialmente reconocida hace muy importante su afirmación de que “Todos los principios de los atomistas griegos están incorporados a la física moderna”. 

 

Semejante cantidad de aciertos que involucra todo el cuerpo de la física atómica y nuclear no puede ser obra de la casualidad. Eso lo ve claramente Schrödinger y trata de explicarlo por la existencia de esquemas mentales heredados, una especie de “inconsciente colectivo” al estilo de Jung. Pero Schrödinger no se dio cuenta de que, si así fuera, toda la física no sería más que una fantasmagoría. Es cierto que hay dominantes del inconsciente colectivo (los “Arquetipos” de Jung) que explican numerosos errores de la ciencia. Los arquetipos imponen esquemas mentales, pero no pueden dar por resultado una ciencia completa como la ciencia atómica. El análisis del problema —que Schrödinger no efectuó— señala que los arquetipos más producen errores que aciertos.

 

La única explicación del conocimiento exhaustivo de la física atómica y nuclear por parte de los filósofos materialistas griegos (Leucipo, Demócrito, Epicuro, Lucrecio) es la existencia de una antigua tradición que llegó al conocimiento de estos ocultistas que fueron todos los filósofos—alquimistas, a los que es obligado añadir los pitagóricos (Pitágoras, Platón), ya que Schrödinger también señala los aciertos de los pitagóricos en materia nuclear.

 

Mencionaré los temas atómicos conocidos por los filósofos ocultistas de Grecia, que son los fundamentales de la moderna física atómica y nuclear... La “Teoría de las Quantas” (inexistencia de los irracionales). Las Simetrías del Grupo S(U)3 (números triangulares). Las “Reglas de Oro”. La existencia de excepciones en todas las simetrías (regla cabalística). El Principio de Incertidumbre de Heisenberg (declinación de los átomos). La representación geométrica de Gell-Mann de las partículas nucleares (camino óctuple de Buda, “Ideas” platónicas, “Tetractis” pitagórica). La existencia de los “números mágicos” (números pitagóricos). La transmutación de los elementos (teoría fundamental de la alquimia). La influencia de los astros en los procesos químicos, demostrada por Piccardi (relación astrológica de la alquimia).

 

Existen algunos conocimientos antiguos no concretados todavía en la doctrina atómica moderna, como la existencia de los cuatro elementos como componentes fundamentales de todas las partículas atómicas. Actualmente se tiende a este esquema alquímico con la teoría del “Quark”, pero hoy se sostiene la teoría de los “tres elementos” componentes del Quark. Para los antiguos el Quark estaba compuesto, sin embargo, de cuatro elementos.

 

Simultáneamente con la aparición de los estudios de Schrödinger sobre los filósofos ocultistas de Grecia, este mismo autor publicó el libro titulado “Qué es la Vida”, que constituyó una verdadera novedad en filosofía científica, pues por primera vez un pensador se planteaba, y trataba de resolver el siguiente problema... ¿Por qué el hombre envejece y muere? No hay que ser muy perspicaz para ver que hay una íntima relación entre estas dos obras aparecidas simultáneamente.

 

La respuesta de Schrödinger fue relacionar el tema del envejecimiento humano con la termodinámica, estableciendo la existencia de una “antientropía” vital que significó no solamente una idea nueva, sino también una concepción sumamente importante. Schrödinger mismo consideraba que el estudio de esta cuestión de biología era la tarea más importante que podía proponerse un científico del futuro.

 

Aquí nos interesa destacar el hecho de que la solución de Schrödinger fue la existencia de “antientropía” en los alimentos. Esta antientropía de los alimentos —que habría que agregar a las vitaminas, calorías, proteínas— fue un problema insólito para los dietólogos, pero en el planteamiento de Schrödinger no era otra cosa que el “Elixir” de los alquimistas. Si se pudiera encontrar la substancia responsable de la antientropía alimentaria, ello permitiría la longevidad y la salud. Exactamente, las propiedades previstas por los alquimistas para su “Elixir”.

 

Resultará ahora claro para el lector detrás de qué quimeras andaban los dos más recientes cultores de la ciencia alquímica, que fueron Jacques Bergier y Erwin Schrödinger. Vemos, pues, que los estudios de Schrödinger sobre filósofos-alquimistas, como suele ocurrir, no eran más que un subproducto de su investigación sobre los objetivos de los alquimistas.

 

Creo que a estas alturas resultará clara la importancia científica del estudio de las teorías de los alquimistas griegos, chinos y medioevales. Teorías que, por otra parte, muestran entre sí una absoluta identidad en todas sus fases. Una situación similar a la que se presentaría si alguien se tomara el trabajo de estudiar las teorías físicas de los chinos, norteamericanos y rusos de este momento.

 

 

 

 

 

Comentarios

Velocidad de la luz y Gran Piramide por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

LA VELOCIDAD DE LA LUZ Y LA GRAN PIRÁMIDE

........................................................

 

por José Alvarez López

 

Desde la época en que Aristóteles explicaba la visión por la emisión de imágenes (eidole) por el ojo, hasta la época en que Huyghens enunció su Teoría Ondulatoria de la luz pasaron más de dos mil años de constante preocupación por este fenómeno de la luz que, según algunos, se propagaba instantáneamente y, según otros, le requería un cierto tiempo trasladarse de un lugar a otro.

 

Las alternativas de la evolución del conocimiento científico de la luz constituyen curiosas anécdotas. Por ejemplo, hacia 1801 Young fue puesto en el “index” científico por proponer la teoría ondulatoria de la luz. La proposición causó indignación y fue acusado por el “leader” de la “Royal Society” de constituirse en “un enemigo del progreso científico”. Las dos teorías —corpuscular y ondulatoria— estuvieron en lucha hasta que hacia 1940 el físico francés Louis de Broglie dictó un fallo salomónico: “La luz es a la vez onda y corpúsculo” que terminó con la secular discusión. Nadie ha podido hasta hoy explicar esta abusiva negación del principio de la lógica aristotélica llamado “tertium non datur” (el tercero no existe) pero la paz lograda en el campo científico justifica este apartamiento de las teorías científicas de la lógica tradicional.

 

Hacia 1850 realizó Foucault la medición de la velocidad de la luz por medio de espejos rotatorios y desde entonces se vienen perfeccionando los métodos de medición. El método Foucault fue un perfeccionamiento del anterior método de Fizeau que utilizaba un disco con agujeros para medir la velocidad de la luz. Será interesante una lista de los diversos físicos que sucesivamente midieron la velocidad de la luz y los resultados obtenidos. La tabla es en sí misma de una transparente elocuencia pues muestra un constante descenso de la velocidad en las medidas que nadie ha explicado hasta ahora. 

 

 

TABLA – VELOCIDAD DE LA LUZ

 

 

AUTOR-- AÑO-- VELOCIDAD 

 

Fizeau-- 1849-- 315.300 

 

Foucault-- 1850-- 300.065 

 

Perrotin-- 1900-- 299.902 

 

Michelson-- 1924-- 299.802 

 

Michelson-- 1928-- 299.778 

 

Michelson y Pease-- 1933-- 299.774 

 

Anderson-- 1937-- 299.771

 

 

En estos momentos la medición de la velocidad de la luz ha comenzado a subir y se calcula (M.I.T.) en 299.793 que es el valor que nosotros adoptamos para nuestros cálculos.

 

Con respecto al descenso de la velocidad de la luz observable en la Tabla, muchos autores han especulado en la posibilidad de una disminución constante de tal velocidad a través de los años. Otros autores, en cambio, piensan que esta disminución histórica de dichos valores se debe a una influencia psicológica en los resultados obtenidos por distintos autores que no se atreven a una drástica reducción de anteriores valores obtenidos experimentalmente.

 

Creemos que el problema puede quedar resuelto, pues la velocidad de la luz —calculada en la Gran Pirámide hace miles de años— es aproximadamente la misma que en la últimas mediciones del Instituto de Tecnología de Massachussets que corresponden a 1970:

 

299.805 (km. Seg -1 )

 

Es importante, para que nadie sospeche de fraude, que este valor de la velocidad de la luz indicado en la Gran Pirámide se conoce desde 1905. La historia de este asunto es la siguiente:

 

Hacia el año 1905 el Ing. David Davidson inició publicaciones en torno a la Gran Pirámide en las cuales utilizaba una “pulgada piramidal” hallada por Piazzi Smyth cuarenta años antes y cuya longitud de 2,5425 cm (la pulgada inglesa mide 2,54 cm) que sería el resultado de dividir el diámetro polar terrestre en 500.000 partes. Los arqueólogos se opusieron a la existencia de tal “unidad egipcia” y, en particular, el arquitecto J. P. Lauer esgrimió serias criticas contra la misma. En cuanto al resultado más importante obtenido por Davidson con su flamante unidad fue el llamado por él “factor desplazamiento” y que en honor al ilustre ingeniero algunos llaman “factor de Davidson”.

 

Según Davidson y seguidores, este valor se encuentra indicado en la Gran Pirámide de múltiples maneras. Por ejemplo, el “piramidón” —o sea la parte tronco cónica faltante en la parte superior de la Gran pirámide que no termina en punta sino en una explanada— debió tener 286,1 pulgadas piramidales. Una verificación en el lugar muestra, por las dimensiones de la explanada, que si hubiera terminado en punta el trozo faltante de la pirámide tendría 7,27 m, confirmando ello las medidas de Davidson.

 

En otro ejemplo, que precisamente da el nombre al factor, se observa que todas las galerías de la Gran Pirámide, que se encuentran en un único plano vertical, se halla desplazado 7,27 m hacia el Este, en relación al plano central vertical de la pirámide. Un ejemplo adicional lo dan el desplazamiento hacia el Sud, en la misma medida, del umbral de las galerías denominado “Gran Escalón”. Asimismo, la distancia existente entre la Galería Ascendente —en su tramo final— y el techo de la Gran Galería es, igualmente, de 7,27 m. Las entradas laterales de la base de la Gran Pirámide (cuatro en total) tienen igualmente 7,27 metros a partir del borde exterior. Finalmente, en un lugar de la Gran Galería aparece un círculo de piedra que tiene un perímetro igual a 7,27 m. 

 

Podría seguir citando indefinidamente la presencia de este curioso factor que la metrología de Davidson hace equivalente a 286,1 pulgadas piramidales. Todo esto motivó que Davidson dijera de este factor que es:

 

“Un valor trascendente tan grande que se manifiesta de punta a punta en el estudio de las características de la Gran Pirámide, de manera que el ingenio del cerebro humano no es capaz de imaginar en todas sus derivaciones”.

 

Aparentemente, a pesar de la fecha en que escribiera esto (1905), Davidson estaba hablando de computadoras...Comentando estos hechos, el investigador Barbarin, otro investigador de la Gran Pirámide decía: 

 

“El número 296,1 aparece por todas partes en la Gran Pirámide”

 

Por su parte Th. Moreux, enfocando el problema desde un ángulo más científico, sostenía:

 

“Este número 286,1 constituye el motivo central científico de la alegoría del monumento”... “Debe tratarse de una constante universal muy importante todavía no descubierta por la ciencia moderna”.

 

Hasta aquí todo lo que yo como investigador en el tema, había logrado reunir hasta el año 1972, cuando me pregunté cuál era el valor de la Velocidad de la Luz en metros absolutos. Consideraba por mi parte, que era importante conocer este número, toda vez que la velocidad de la luz es y será la Constante Fundamental del Universo.

 

La operación que le exigí a mi Calculadora fue muy simple. Pulsé el código correspondiente a la velocidad de la luz y luego el correspondiente al valor del metro real (Metro Absoluto = metro egipcio-babilónico) y vi aparecer en la pantalla el número:

 

286,1

 

Había descubierto la clave del asunto. Evidentemente Davidson y Moreux estaban en los cierto: 286,1 será la Constante Fundamental del Universo para los físicos futuros. No necesito referir las emociones de ese momento impensado. Al principio pensé que podía tratarse de un error pues los que estamos en la investigación descubrimos siempre espejismos que a fuerza de repetirse terminan por crear “callos” en la conciencia. Pero esta vez no cabía ninguna duda de que había descubierto algo sumamente importante. El valor de la Velocidad de la Luz, utilizado por los constructores de la Gran Pirámide.

 

Tuve la certeza cuando efectué la operación por segunda vez y obtuve el resultado que puede verificar el lector:

 

2,99793 x 10 8 m seg -1 = 286,1 x 10 8 M seg -1 

-----------------------

1,047901 m/M 

 

 

 

 

Comentarios

Alquimia Cientifica por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) en Prof Alvarez Lopez

ALQUIMIA CIENTÍFICA

............................

 

por José Alvarez López

 

Un problema que sufren todos los investigadores de la historia y de la arqueología es que, cuando han realizado un descubrimiento que implica un importante cambio de ideas tradicionales, se ven imposibilitados de comunicarlo al público, que inevitablemente seguirá apoyando las ideas anteriores por más que las mismas estén equivocadas.

 

Por ejemplo, desde hace más de cincuenta años se sabe en egiptología que los Faraones no representaban al Sol, sino a Sirio (Sothis). El cual era representado por las gemelas divinas Isis y Neftis cuando el faraón declaraba “Yo soy las dos señoras”. El único faraón en toda la historia egipcia que representó al Sol fue Akhenatón. Sin embargo, a despecho de toda información, los públicos cultos del mundo seguirán creyendo que los faraones eran representación antropomórfica del Sol.

 

Ejemplos como éstos sobre la rutina incorregible pueden ser citados por cientos en todas las ramas de la cultura, y el caso de la Alquimia no es más que uno más en la multitud de información distorsionada que alimenta la cultura del mundo.

 

En efecto, con cualquier persona con la que iniciemos un diálogo sobre Alquimia, pronto advertiremos la impresión de nuestro interlocutor de que nos estamos refiriendo a los impostores ignorantes que durante siglos protagonizaron multitud de empresas obscuras bajo el rótulo de “Alquimia”.

 

Cómo se inició y desarrolló el desprestigio universal de esta actividad, que aún hoy permanece en pie, es difícil de colegir pero en ello tuvieron mucho que ver los primeros químicos que comenzaron a cambiar los esquemas de los alquimistas para dar paso a los innovadores planteamientos de la química moderna.

 

Sin embargo, una vez asentada la química sobre sólidas bases científicas, muchos historiadores de la química comenzaron, poco a poco, a revalorizar la tarea de los alquimistas. Después vinieron los primeros historiadores de la alquimia y hoy en día podríamos citar más de cincuenta autores que han sometido a un análisis objetivo y desprejuiciado la historia y los contenidos de la alquimia, arribando a la unánime conclusión de que los alquimistas eran hombres capaces, honestos, que desarrollaban un arte secreto con un completo conocimiento de lo que hacían.

 

La mayor parte de los historiadores de la Alquimia son excelentes químicos, pues es lógico que un amplio conocimiento de la química sea la única forma de no ser confundido por los obscuros símbolos del código secreto de los alquimistas.

 

Este “secreto” de los alquimistas, que quedó desde hace milenios en la palabra “hermético”, que alude a algo cerrado, a lo que llamamos “un recipiente estanco”, fue otra causa de desprestigio para el comportamiento de los alquimistas. En una época en que la ciencia debía ser para todos, se veía con malos ojos una ciencia que era solamente para unos pocos privilegiados. En esto también ha habido un profundo cambio y si hoy existe algo hermético en la cultura humana es, precisamente la Física Atómica, que por el momento no tiene ninguna relación ni con “Hermes” —de donde viene la palabra hermético— ni con la alquimia, y, sin embargo, existen importantes organismos internacionales dedicados a guardas el “hermetismo” de esta ciencia moderna.

 

Comprendemos ahora claramente que cuando se manejan importantes fuerzas de la Naturaleza el mantenerlas en secreto es un ineludible deber de prudencia, por los peligros que la difusión de todo poder puede deparar.

 

Existe en este momento una excelente literatura alquímica entre cuyos cultores podemos mencionar al autor argentino Josué Gollán, cuya obra “La Alquimia” (Santa Fe, 1956) es absolutamente recomendable. Asimismo podemos recomendar el excelente estudio de Titus Burckhardt y el no menos importante de Serge Hutin.

 

Tenemos en este momento un cierto conocimiento de las actividades de los alquimistas de la antigüedad griega, china, árabe y medioeval, que llama la atención por la homogeneidad y coincidencia de todos ellos, que muestra la existencia de conexiones cuya naturaleza desconocemos, pero que seguramente existieron. Estas conexiones quedan evidenciadas porque emplean el mismo lenguaje, los mismos símbolos, desarrollan las mismas teorías, realizan las mismas operaciones y mantienen la misma obscuridad.

 

A muchos alquimistas ha molestado tanto secreto, pues dificultaba su propio conocimiento del “Arte”, así, por ejemplo, Olimpiodoros (un alquimista griego) se quejaba de la obscuridad de los escritos de Zósimo el Panopolitano, lo cual no impidió a Olimpiodoros, acota Aldo Mieli, ser aún más obscuro que su antecesor.

 

En cuanto a los objetivos de la alquimia, muchos autores modernos coinciden con C.G. Jung y piensan que ésta era un modo de desarrollo espiritual que utilizaba recursos químicos. El objetivo sería, para estos autores, la adquisición de la “Conciencia Cósmica”, la cual se desarrollaba en el alquimista durante el curso de determinadas operaciones químicas. La “transmutación” del plomo en oro era, según esta hipótesis, el símbolo de la transmutación del hombre con conciencia instintiva en el hombre con conciencia cósmica. Esta es una tesis que comparten hoy numerosos autores y corresponde, en efecto, a uno de los objetivos de la alquimia.

 

La otra tesis apunta crudamente a la “transmutación” del mercurio en oro por vía de operaciones químicas apoyadas por situaciones mentales que producirían la transmutación. Más adelante vamos a describir experimentos químicos efectuados en el Grupo GEA que plantean la posibilidad de transmutaciones atómicas producidas por la actuación de poderes psíquicos. 

 

La tercera tesis sobre los objetivos de los alquimistas se refiere al “Elixir”, o sea, a la producción de una substancia que aseguraría la salud y una larga vida para los alquimistas. En este sentido hay también una amplia bibliografía que toma en cuenta antecedentes griegos y chinos de trabajos alquímicos dirigidos a esa finalidad. Y recientemente tenemos importantes estudios y escritos del gran físico Erwin Schrödinger (Premio Nobel), conocido por la fórmula ondulatoria que lleva su nombre, quien dedicó la última parte de su vida al frente del Instituto de Estudios Avanzados de Dublín, al estudio de las obras de los alquimistas griegos que como es sabido, eran presididos por Demócrito —el creador de la moderna teoría atómica— quien a su vez fue el enunciador de los planteamientos epistemológicos que todos los científicos modernos consideran como la filosofía fundamental de la ciencia... el llamado “planteamiento democritiano” condensado en la afirmación “Todo lo que existe es fruto del azar y la necesidad”.

 

Los trabajos de Schrödinger en este sentido se encuentran en dos libros titulados “Qué es la Vida” y “La Naturaleza y los Griegos”. En este último el gran físico afirma... “Todos los principios de los atomista griegos están incorporados a la física moderna”. Esta es una verdad perfectamente demostrable, según veremos más adelante.

 

Los campos abarcados por la alquimia fueron muy amplios y sería un error tratar de interpretarlos encasillándolos en las teorías y conceptos que en este momento aceptamos los hombres modernos.

 

Debemos ser muy prudentes al aplicar nuestros conocimientos actuales a ciencias milenarias, por cuanto nuestros conocimientos científicos han sido hasta ahora variables y transitorios y no podemos pretender que precisamente ahora —en la modalidad actual de estos conocimientos— se haya logrado la Verdad Definitiva, como pretendieron los críticos de la alquimia del pasado siglo XIX, rebasados por el conocimiento científico que en todos los casos en disputa demostró a la larga quem los alquimistas siempre tuvieron razón. 

 

Jacques Bergier enunció la posibilidad de que se pudiera fabricar una bomba atómica alquímica. Siempre dudé de la posibilidad, que Bergier planteaba, de la construcción de una bomba atómica en un horno de cocina. Pero últimamente he llegado a pensar que existe una línea atómica basada en la acción del psiquismo, que permitiría la realización de modificaciones en la estructura atómica por vía psíquica. En este sentido debemos recordar el llamado “Experimento Uranur”, que Wilhelm Reich efectuó combinando condensadores de energía psíquica con substancias radiactivas y que produjo una verdadera catástrofe que ha obligado a no realizar este tipo de experimentos.

 

 

 

Comentarios
1 2 3 4 5 > >>