Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

AKHENATÓN y el ATONISMO- por José Alvarez López

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in Prof Alvarez Lopez

AKHENATÓN Y EL ATONISMO

.....................................

 

por José Alvarez López

 

El Trinitarismo de las religiones modernas, hindúes, etruscas, puede ser evaluado como un afloramiento tardío del “Atonismo” heliopolitano. Esta antigua ciudad monasterio de Heliópolis tenía su eje político en el norte, o Bajo Egipto. Y la estructura trinitaria que impone Akhenatón guiado por estos maestros, a todo el Nuevo Imperio Egipcio en la Dinastía XVIII (resistido por el sacerdocio de Tebas, gran capital del sur en el Alto Egipto), es lo que más resistencia suscita en los tebanos, que al final lo borran de la historia. 

 

En cualquier caso, los esencial del Atonismo era su doctrina social que es, precisamente la doctrina con que Cristo derrumba el Imperio Romano. La idea de la igualdad de todos los hombres —hijos de un Unico Dios con un Hijo Unico como ambos, Jesús y Akhenatón, se proclamaban—es de una originalidad tan grande que no tuvieron conocimiento de ella ni siquiera los filósofos sociales de Grecia. Para Platón y Aristóteles la esclavitud era un hecho normal y aceptable, como suceso histórico nunca interrumpido hasta ellos. 

 

El “Atonismo” fue la religión solar-matemática propiciada por el Faraón Akhenatón y su esposa Nefertiti hacia el 1350 a.C. Constituyó una abierta herejía la adoración del Círculo Solar en el Antiguo Egipto, con la inclusión de un principio trinitario. Teocracia formada por Akhenatón, Nefertiti y Maketatón, esto es Padre, Madre e Hija (este matrimonio tuvo seis niñas y ningún hijo varón). 

 

A lo largo de todo el movimiento atonista fundador de ciudades nuevas, para una nueva idea, se crearon en cada una de ellas tres palacios (norte, centro y sur) y tres fueron las ciudades capitales. Llamadas Akhet-Atón, Gem-Atón y Khin-Atón, situadas cada una de ellas dentro de las tres partes orgánicas con derechos comunes, en que fue divido este Imperio del Sol, que durante el Atonismo substituyó al Imperio Egipcio. El cual fue dividido en tres partes, a saber Kemit, Kush y Aamu. Kemit era Egipto en lengua egipcia, Kush era la Nubia y Aamu el medio oriente, antaño colonias ahora equiparadas. Tres espacios geográficos para quienes el “Círculo Solar” alumbraba por igual. Vemos por tanto, que Uno y Trino fue su pensamiento cosmogónico.

 

El Atonismo se impuso erigiéndose en herejía en esa nación del Nilo (que ya era milenaria), donde las divinidades principales eran múltiplos de Dos. En el panteón principal hallábanse las gemelas Isis-Neftis, quienes simbolizaban a la estrella binaria Sirio. Sus esposos, también hermanos, eran Osiris y Seth (tierra fértil y tierra desértica). Cuando Seth mata a Osiris es reemplazado por Horus, pero siempre se mantienen los números pares en continua dualidad. También podemos ver a Amón-Ra, quien regía en Tebas, o Atum-Ra que era heliopolitano.

 

Es evidente que los helenos, directos herederos de la cultura egipcia, ignoraban que mil años antes la esclavitud había sido abolida en Egipto durante el faraonato de Akhenatón, con una revolución incruenta que conmovió al Nilo durante medio siglo. Pero la contrarrevolución del sacerdocio de Tebas (que insistía en conservar su panteón de dioses y sus categorías) fue tan violenta y minuciosa que hasta borró del recuerdo de la historia oficial a Akhenatón y su revolución social. Fue el reverso del emperador romano Juliano, lo que no pudo éste lograr, en Egipto fue logrado por los tebanos. Se filtró empero en la leyenda, pues el alejandrino Manetón alude a un rey Amenofis con detalles muy peculiares que no cabe duda alguna, sucedieron. Esto crea una discusión con Flavio Josefo en su libro “Contra Apión” quien sostiene que este rey Amenofis era una ficción, pues Amenofis IV (como llamábase Akhenatón al nacer) no estaba en las listas oficiales. Sólo recientemente en 1887 la arqueología resucitó al “Faraón Hereje” que volvió así a incorporarse a la historia. 

 

Los historiadores de la época clásica desconocieron todo esto y por ello el “Evangelio” pudo ser presentado “a novo” como una “Buena Nueva” para cuya ubicación histórica sólo contamos con el antecedente de la doctrina social de Akhenatón. No debe olvidarse que María y José huyen de Judea hacia Egipto, y además se instalan en la aldea de Matarieh (según los Apócrifos). Matarieh es el nombre que en el siglo I tiene Heliópolis. Su tiempo de esplendor habíase extinguido hace siglos, pero es una señal dejada por los redactores. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentar este post