Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Parravicini . Armas Nuevas . Edad de Piedra

Publicado en 11 Septiembre 2012 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in psicografias

Gracias a una noticia publicada en una web de noticias es que he podido interiorizarme e investigar un poco , una nueva tecnologia de armas, que ya està disponible y que parece de ciencia ficciòn.

El ataque de pulso electromagnético es un método de ataque militar realizado con armas generadoras de importantes cantidades de energía electromagnética ambiental que destruyen total o parcialmente el equipamiento eléctrico y electrónico dentro de su radio de acción.

El pulso electromagnético o EMP en sus siglas en inglés es un efecto secundario descubierto con las pruebas atómicas. Se vió que tras una explosión nuclear se dañaban e inutilizaban todos los aparatos electrónicos en un cierto radio de acción. La mayor radiación gamma, sobre todo, es altamente penetrante e interactúa con la materia irradiando e ionizándolo todo, incluido el propio aire circundante. La radiación gamma se consume enseguida y crea un campo electromagnético zonal de kilómetros de diámetro.

Las posibilidades de este fenómeno son inmensas. Los ingenieros militares se dieron prisa en desarrollar artefactos que maximizaran dicho efecto. Una bomba EMP detonada cerca de fuerzas enemigas dejaría todas sus defensas y contramedidas en tierra, inmovilizadas y más teniendo en cuenta que hoy día la ventaja que confiere la electrónica a los ejércitos modernos es vital. Esta ventaja con el EMP se torna en su contra o simplemente se anula. Pero esta no es la única estrategia posible. Existe lo que se llama ataque de pulso electromagnético de gran altitud o HEMP, capaz de paralizar un continente entero con un solo disparo (ver más abajo).

Lógicamente, muchos sistemas de armas e instalaciones militares modernos incorporan protecciones contra el EMP. No obstante, tales protecciones son complejas, se deterioran rápidamente con el tiempo y no se ha establecido su eficiencia ante el fallo generalizado de todas las infraestructuras civiles y militares circundantes. Se han descrito numerosos escenarios en que estos sistemas o instalaciones protegidos se transforman en los llamados islotes tecnológicos, que pierden su eficiencia o van dejando de operar conforme agotan sus medios para el funcionamiento autónomo (combustible, baterías, repuestos, sistemas anexos, tripulaciones de refresco, etc).

El ataque de pulso electromagnético de gran altitud, ataque EMP o Bomba del Arco Iris es un tipo de ataque de pulso electromagnético masivo ejecutado mediante la detonación de un arma nuclear a gran altitud, lejos de la atmósfera terrestre. Sería capaz de cubrir un continente entero, causando un completo caos civil y militar en el área alcanzada por privación de los servicios esenciales (electricidad, agua potable, distribución alimentaria, comunicaciones, etc) durante un período indefinido. Se considera que un ataque de estas características constituiría el compás de apertura de la guerra nuclear, pues sus efectos instantáneos dificultarían o paralizarían cualquier tipo de defensa contra el inminente ataque. Aunque no fuera así, una sola "bomba del Arco Iris" desarticularía completamente las infraestructuras vitales de cualquier nación moderna, provocando el despoblamiento de las grandes ciudades y un número enorme de víctimas por hambre, epidemias, aniquilación económica y desestructuración social. Es dudoso que algún país lograra sobrevivir a semejante situación como entidad social organizada.

En la actualidad, aún no se conoce ninguna defensa eficaz contra este tipo de ataque, para cuya ejecución sólo se requiere una bomba termonuclear de potencia intermedia (en el rango del megatón) y un cohete capaz de elevarla a unos 300-500 km sobre el área objetivo mediante un tiro balístico de alto ángulo parcialmente orbital o suborbital. Es posible proteger instalaciones o vehículos individuales contra el mismo mediante el uso de técnicas específicas, como la Caja Faraday, pero no una nación completa.

Los seres vivos y los objetos no eléctricos son inmunes al ataque EMP de manera directa, pero indirectamente les resulta fatal. El daño causado es resultante de la sinergia negativa acumulada por el fallo simultáneo de millones de equipos sin posibilidad de repararlos o sustituirlos en un plazo de tiempo breve, puesto que los repuestos, vehículos, instrumentos, etc, necesarios para la reparación se hallarían igualmente averiados. Los sistemas digitales modernos son especialmente sensibles a este tipo de ataque. Según un estudio de la IEEE, la mayoría de componentes electrónicos actuales fallan en presencia de pulsos electromagnéticos de 1.000 voltios/metro, y resultan destruidos en torno a los 4.000 voltios/metro. Un ataque de pulso electromagnético de gran altitud induce en torno a 50.000 voltios/metro, un valor doce veces superior.

Las protecciones pararrayos no son eficaces tampoco contra este tipo de ataque, pues la forma de onda del pulso inducido por un rayo y el causado por una bomba EMP son muy diferentes. El pulso inducido por el rayo tiene mucha mayor longitud de onda, por lo que el pulso EMP las atraviesa antes de que éstas reaccionen.

Este efecto se observó por primera vez, de manera accidental, durante las pruebas norteamericanas Starfish Prime de 1962. Desde entonces, todas las potencias nucleares de primer orden han incorporado a su arsenal armas capaces de producirlo. Rusia, en particular, dispone de al menos un regimiento misilístico completo para la ejecución de esta clase de ataques, además de un cierto número adicional de armas de este tipo desplegadas en sus submarinos de tipo SLBM.

Es por su capacidad para generar pequeñas auroras, debida a la enorme ionización inducida en las capas altas de la atmósfera, que este tipo de arma recibe el "poético" nombre de bomba del Arco Iris.

El oscurecimiento o blackout es, también, un efecto colateral de la radiación ionizante. Como se ha explicado los rayos gamma emitidos por una detonación nuclear ionizan todo el aire en kilómetros a la redonda. Cuanto más potente sea la bomba mayor será ese radio. La ionización inicial se transforma en la onda termocinética ya descrita pero tras la destrucción inicial sigue quedando un volumen de aire remanente altamente ionizado y excitado. El blackout es producto de dicha ionización así como de la sobreexcitación electrónica y se produce porque los iones empiezan a neutralizarse captando electrones libres y los electrones excitados a caer a niveles energéticos más bajos. Al captar un electrón se libera un fotón de energía según los niveles cuánticos del átomo o molécula que se neutralice. Este fotón suele ser de baja energía y el fenómeno multiplicado por los millones de átomos y moléculas captando electrones a la vez produce una emisión saturante que genera un ruido radioeléctrico que impide el paso de las ondas electromagnéticas de baja frecuencia. Es decir ondas de radio, microondas... Este efecto puede durar desde unas pocas horas a semanas y depende mucho no solo de la potencia de la bomba sino también de las condiciones atmosféricas en la zona que pueden hacer que se renueve y mezcle el aire rápidamente o que permanezca la bolsa de aire ionizado durante varios días.

Por este motivo a las bombas que maximizan la emisión de rayos gamma no solo se las llama bombas EMP sino también bombas blackout. Esta propiedad ha sido aprovechada por la estrategia militar nuclear para crear áreas de blackout antes del ataque real lo que impediría la posible intercepción de los misiles verdaderos o simplemente cegaría a la nación atacada y posiblemente la dejaría indefensa ante ataques de otra índole. De la misma forma que se puede producir un EMP de gran altitud se producirá también un blackout de gran altitud que puede cubrir continentes enteros. No es de extrañar que tales artefactos sean objeto del más alto secreto.

Que nos dice Parravicini al respecto:

http://i.imgur.com/qGe8J.jpg

 

Ahora les voy a compartir un video documental de poco màs de 40 minutos que serìa bueno que lo puedan ver, porque explica una prueba de èsta tecnologìa en 1978 en Canada. Realmente impresionante.

Ahora la noticia que apareciò de la cuàl les hablè al comenzar el artìculo:

El Estado de Israel podría recurrir al sofisticado ataque de pulso electromagnético (PEM) contra Irán y paralizar de esta manera todos los aparatos electrónicos, “devolviendo al país a la Edad de Piedra”.

El informe, publicado este domingo en el diario británico ‘The Sunday Times’, apunta que la Defensa de Israel tiene reservada esta “sorpresa” para la República Islámica, que podría ser aplicada por el Estado hebreo para detener el polémico programa nuclear iraní. Una explosión del PEM libera un alto nivel de radiación en la atmósfera, que entrando en reacción con el campo magnético de la Tierra, es capaz de “freír” a cualquier equipo electrónico, a menos que esté bien protegido. La radiación gamma es altamente penetrante e interactúa con la materia irradiando e ionizándolo todo, incluido el propio aire circundante. Se consume enseguida y crea un campo electromagnético de kilómetros de diámetro. Reto: paralizar a todo el país El ataque del PEM de gran altitud, sostiene el diario, sería capaz de cubrir un país entero, causando un completo caos civil y militar en el área alcanzada debido a la privación de los servicios esenciales, tales como electricidad, agua potable, distribución alimentaria y comunicaciones durante un período indefinido. También deshabilitaría todos los radares, sistemas de armas y lanzamiento, así como otros equipos militares que se encuentren en la superficie. No obstante, según destaca el medio, los seres vivos y los objetos no eléctricos serían inmunes al ataque. Además, debido a que las instalaciones nucleares iraníes, como se sospecha, se encuentran a una gran profundidad bajo tierra, el PEM no podría desactivarlas por completo. EE.UU. en alerta El informe revela que el posible uso del PEM ha sido planteado en varias ocasiones por los políticos de Israel, que creen que si el arma es tan potente debería ponerse en marcha contra las instalaciones nucleares de Irán, aunque su uso genera debate interno. El medio británico cita las palabras de Bill Gertz, especialista veterano de la defensa estadounidense, quien informa de "la creciente preocupación” por parte la inteligencia norteamericana, que sabe que Israel “llevará a cabo una explosión nuclear de gran altitud, destinada a perturbar toda la red electrónica del país" persa. EE.UU., varios países occidentales y, sobre todo, Israel, dudan del carácter pacífico del programa nuclear iraní, al considerar que la República Islámica está desarrollando una bomba atómica, hecho que Teherán nunca ha reconocido. No obstante, bajo este pretexto el Estado hebreo ya había amenazado en reiteradas ocasiones con atacar las instalaciones nucleares de Irán en busca de poner fin a su programa. El país norteamericano, por su parte, sigue optando por intentar resolver el problema iraní mediante duras sanciones económicas.

 

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/53283-israel-podria-devolver-iran-edad-piedra-mediante-radiacion-electromagnetica

Me llamò la atenciòn la frase "devolviendo al paìs a la Edad de Piedra" y recordè una psicografìa de Parravini al respecto:

http://i.imgur.com/1PkWd.jpg

Y està claro despuès de investigar un poco, las nuevas "tecnologìas" y estrategias de guerra.. a donde vamos...

PAX

 

Comentar este post