Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

La simbologìa Kichnerista del Odio

Publicado en 12 Octubre 2012 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in datos generales de interes

El Eternauta es una historieta argentina de ciencia ficción creada por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López. Fue publicada inicialmente en Hora Cero Semanal de 1957 a 1959. Tuvo gran cantidad de continuaciones («secuelas») y reediciones, y tanto la historia original como la mayor parte de las continuaciones han sido objeto de frecuente análisis y controversia.

En 1969 Oesterheld creó una nueva versión de la historia original junto a Alberto Breccia, y luego una segunda parte, El Eternauta II, con Solano López; ambas obras tienen un tono político más agresivo que el de la historia original. Oesterheld fue desaparecido por el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (dictadura militar), tras finalizar el guion de la segunda parte. Posteriormente a su desaparición otros autores crearían continuaciones, como la tercera parte de la serie y Odio cósmico, mientras que el dibujante Solano López crearía, conjuntamente con Pablo Maiztegui, El mundo arrepentido, El regreso, La búsqueda de Elena y otras.

http://i.imgur.com/HAOI5.jpg

El rasgo más destacado de la obra por historietistas y periodistas especializados es la amplitud de interpretaciones sutiles, referencias veladas o segundas lecturas (algunas incluso involuntarias) que podrían hacerse de la misma. El propio Oesterheld, por ejemplo, indica que en El Eternauta el protagonismo siempre recae en un grupo de personas, más grande o más pequeño, conformando un «héroe en grupo» al que considera más valioso que el clásico héroe individual que triunfa sin ayuda de otros.

El comentario más frecuente señala en los invasores y en sus métodos referencias veladas a los golpes de estado que a menudo vivía el país. En este sentido, cabe señalar que las tres versiones escritas por Oesterheld (la primera, la de Breccia y la segunda) coincidieron con los gobiernos de facto de Pedro Eugenio Aramburu, Juan Carlos Onganía y el Proceso de Reorganización Nacional respectivamente.

También se ha señalado que —exceptuando a los «Ellos», que son mencionados pero no aparecen en ningún momento— ninguno de los invasores es realmente de naturaleza malvada: se trata de seres forzados a cumplir la voluntad de otros. En este detalle se ha querido ver una crítica a la guerra en forma conceptual, o incluso un alegato sobre la lucha de clases.

A lo largo de los años se crearon muchas otras historias relacionadas con la aventura original, aunque no todas coherentes entre sí.

En 1958, con dibujos de Solano López y guion de Oesterheld, se publicó en la revista Hora Cero Extra Semanal Nº 1 un episodio unitario y autoconclusivo que tenía por protagonistas a Elena y a Martita. Es una historia alternativa intercalada en la historieta original.

Poco después de publicarse la primera historia existió la intención de crear una segunda parte, pero el viaje de Francisco Solano López a Europa y la quiebra de Editorial Frontera frustraron la idea.En 1961, Oesterheld creó para Editorial Ramírez la revista El Eternauta, donde en 1962 comenzó a publicar una continuación novelada del primer relato. Los capítulos de la novela que aparecían en las sucesivas entregas de la revista fueron ilustrados por los dibujantes Schiaffino, Lobo, Fahrer, Muñoz, Durañona, Spadari y otros, y se extendieron desde el número 6 hasta el 15, cuando la revista dejó de publicarse, quedando la novela inconclusa. Ésta fue reeditada por Ediciones Colihue en 1995.

Alberto Breccia, dibujante de la versión realizada para la revista Gente.

En 1969, Oesterheld creó junto a Alberto Breccia una nueva versión de la primera historieta, que fue publicada en la revista Gente y que revestía un carácter político más fuerte, acorde con el cambio de las posturas políticas del guionista en ese tiempo. Las grandes superpotencias, que en la primera historia son, como los personajes principales, incapaces de derrotar al invasor, aparecen bajo otra óptica: se plantea que las mismas habrían traicionado deliberadamente a América del Sur entregando a sus países al invasor para salvarse a sí mismas. Esta versión no fue bien recibida por la dirección de la revista ni por el gobierno de Juan Carlos Onganía, y debió darse por terminada antes de tiempo. Como causas de este final prematuro también se han señalado el estilo experimental y vanguardista de Breccia y el tono sombrío del relato, que no se condecían con la línea editorial de la revista ni con el perfil de sus lectores.

El Eternauta II (1976) fue realizada por Oesterheld y Solano López. Aquí, Juan Salvo, su mujer, su hija y el propio Oesterheld (nuevamente utilizándose a sí mismo como personaje, esta vez en el rol de narrador) aparecen de pronto en un futuro lejano y post-apocalíptico, en donde ayudan a los escasos humanos sobrevivientes a enfrentarse al «Ello» de un fuerte inaccesible. Oesterheld escribió la historia desde la clandestinidad, y eventualmente fue secuestrado y desaparecido por el llamado Proceso de Reorganización Nacional. La historia fue concluida con normalidad, pero debido a las circunstancias descriptas, el dibujante ha manifestado dudas respecto de si los últimos guiones fueron obra del propio Oesterheld o de alguien que lo suplantara.

El Eternauta: tercera parte (1983) fue escrito —ya con Oesterheld desaparecido— por Alberto Ongaro, y contó con dibujos de Oswal y de Mario Morhain, a partir de algunos diseños del propio Solano López. La historia se refiere a una invasión de guerrilleros del futuro en una ciudad de Buenos Aires de una dimensión paralela. Los medios especializados han señalado la carencia de las segundas lecturas que poseían las versiones anteriores y una posible desvirtuación del concepto original del personaje.

El Eternauta: El mundo arrepentido (serie Universo Eternauta, 1997) fue la primera historieta sobre el personaje realizada por Solano López sin la participación de Oesterheld, contando en cambio con guiones de Pablo Maiztegui (a quien también se conoce como Pol ); fue asimismo la primera edición de la saga con color de origen. Esta historia tiene lugar en uno de los viajes del Eternauta mencionados al final de la primera historia, y lo presenta en un mundo habitado por seres similares a bovinos. Sin embargo, la prensa señala que, al igual que en las primeras versiones, aquí también se podrían realizar lecturas políticas sutiles. Fue publicada por primera vez en la revista Nueva, de distribución en las provincias del interior de Argentina.

El Eternauta: odio cósmico (serie Universo Eternauta, 1999) es una historia inconclusa de la cual se llegaron a publicar apenas tres números en formato comic book. Fue escrita por Pablo Muñoz y Ricardo Barreiro, con dibujos de Walther Taborda en lápiz y de Gabriel Rearte en tinta, y color por Sebastián Cardoso y Guillermo Romano. Intenta integrar todas las historias existentes hasta la fecha (exceptuando a El mundo arrepentido) en un único universo de ficción. La conclusión de la historia —que incluye un resumen de lo publicado en los tres comic books— fue publicada luego en forma de libro.

El Eternauta: El regreso (serie Universo Eternauta, 2003) es una historia realizada nuevamente por Pol y Solano López, pero de bastante más longitud que El mundo arrepentido. Aquí se omite el futuro planteado en la Segunda Parte y se crea en cambio un futuro diferente para el mundo posterior a la primera historia, por lo que en un sentido narrativo los autores la encararon como una nueva segunda parte.16 En dicho mundo, los «Manos» habrían mantenido en hibernación a todos los «hombres-robot» y, luego de recrear la ciudad destruida por la bomba atómica, manipulan las mentes de todos ellos para borrar todo recuerdo de la invasión y reemplazarlo por una historia falsa en la que el primer contacto habría sido pacífico. Solano López declaró que su intención era que la historia pudiera tener interpretaciones relacionadas con el poder económico.

El Eternauta, el regreso: La búsqueda de Elena (serie Universo Eternauta, 2006), continúa la historia relatada en El Eternauta: El regreso, con la búsqueda de la esposa de Juan Salvo, de destino desconocido. Tiene guion de Pol y dibujos de Solano López.

El Eternauta: El atajo. La batalla de la Biblioteca Nacional (2007) es una pequeña historieta cuya trama es paralela a la de la primera parte de El Eternauta y puede intercalarse en ella. Fue publicada por la Biblioteca Nacional de la República Argentina en conmemoración del 50º aniversario de El Eternauta y 30º aniversario de la desaparición física de su autor, Héctor Oesterheld. Tiene guion de Juan Sasturain y dibujos de Solano López, y se publicó en la revista Fierro Nº 10 (segunda temporada, agosto de 2007).

El Eternauta: El perro llamador y otras historias (serie Universo Eternauta, 2010), escrito por Sergio Kern y dibujado por Solano López, Salvador Sanz, Cristian Mallea y Enrique Santana, presenta una historia paralela, que no pretende ser una continuación de otras partes de la saga.

El Eternauta, el regreso: El fin del mundo (serie Universo Eternauta, 2010) es el final de la saga El regreso. En esta historia se descubren los motivos que tuvieron los «Ellos» para atacar la Tierra, y los «Manos» hacen un éxodo a la Antártida, lugar que los «Ellos» les han cedido por los servicios prestados durante la invasión. Salió a la venta en forma de comic book dividido en tres capítulos. Para 2011 se esperaba su edición en forma de libro recopilatorio.



El Eternauta: Odio Cósmico es una publicación de El Eternauta en formato comic book, editado por Comic Press en 1999, de la cual se llegaron a publicar apenas 3 números. El título es una referencia a cómo describiera el "Mano" de la primera historia a los "Ellos": "Ellos son el odio, el odio cósmico". Fue escrita por Pablo Muñoz y Ricardo Barreiro, con dibujo de Walter Taborda en lápiz y Gabriel Rearte en tinta, color por Sebastián Cardoso y Guillermo Romano. La historia fue, después de un proceso legal, publicada en formato libro, pero modificada ya que, según Solano López y Javier Doeyo (editor), era una historia con poco atractivo. Esta versión está en blanco y negro y, debido a la muerte de Barreiro, sólo trabajan Pablo Muñoz (guion) y Walther Taborda (dibujos).

La historia comienza con Katz, un psicólogo que comienza a trabajar en el Hospital Borda, un psiquiátrico de Buenos Aires. Uno de los pacientes, aparentemente un autista, atrae su interés. Hace que le corten el pelo y la barba, y descubre en él una gran semejanza con Juan Salvo, el personaje de la historieta. Éste admite ser El Eternauta (aparentemente llegó a un universo en el cual su historia es parte de una historieta), y asegura que los "Ellos" están llegando, pero Katz duda de si es cierto o si se trata simplemente de los delirios de un loco. Acude entonces a Francisco Solano López, cuya descripción de la creación del personaje parecería concordar, pero el psicólogo confirma la veracidad de la historia al ver a Juan Salvo apareciendo de pronto en su celda, que hasta antes estaba vacía.

Katz comienza entonces a intentar reclutar más gente: comienza a mandar cadenas de e-mails revelando lo que ocurre, acude a Fantabaires a plantear la situación, etc. Pero sólo logra convencer a un chico de doce años.

Luego aparece la nave de los Ellos, a la vista de todo el mundo, y aparentemente sin realizar acción alguna al principio. Katz y Juan Salvo se preparan para la nevada, así como el chico, aunque lo toma como un juego. La nevada comienza a caer finalmente, y en todas partes la gente comienza a morir.


Que se puede agregar a todo èsto, la evidente Tipologìa de Nestor representando a un "combatiente" habla por si sòla del afàn del gobieno de "dividir", de que todo sea una "lucha" incluso una lucha de clases.

Odio Còsmico, no creo que haya mejor manera de definir al gobierno Kichnerista, cuyo estandarte es eso, la divisiòn y el Odio hacia los "otros".

Un paìs que de persistir bajo esta règimen de ideas, terminarà como el comic, en un baño de sangre.

 

Comentar este post