Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

La Profecia de los Papas de San Malaquias es un Fraude Illuminati

Publicado en 21 Febrero 2013 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in datos generales de interes

Las Profecías de san Malaquías son dos textos que se publicaron en 1595 y en 1690 y durante siglos se atribuyeron al arzobispo católico san Malaquías de Armagh (1094-1148).

Donde supuestamente se le asignó un lema correspondiente a cada papa de la iglesia católica, hasta el fin de los tiempos. No obstante, ambos escritos se dieron a conocer siglos después ―cuando muchos de los sucesos predichos ya habían sucedido―, por lo que se han establecido serias dudas sobre su autenticidad. La «Profecía de los papas» de san Malaquías apareció en el Lignum vitæ, ornamentum, & decus Ecclesiae (‘El árbol de la vida, el ornamento y la gloria de la Iglesia’), en 1595, publicado por el monje benedictino belga Arnoldo Wion (quien era historiador de su orden). Wion dedicó este libro al rey de España Felipe II.

El Lignum vitae es una biografía colectiva de los benedictinos elevados a la dignidad episcopal. Tras unos párrafos sobre la figura de san Malaquías, termina diciendo: «[Malaquías] Escribió varios opúsculos. Hasta el día de hoy no he tenido ocasión de ver ninguno, exceptuando una profecía relacionada con los soberanos pontífices. Puesto que es muy breve, y que yo sepa no ha sido dada a imprimir todavía, y dado que a muchos les complacería conocerla, copio a continuación su contenido». El libro resultó un éxito en toda la Europa cristiana. Sigue una serie de 112 pequeños lemas o frases en latín sin numerar haciendo alusión alegórica a los siguientes 112 papas que gobernarían la Iglesia católica, desde Celestino II (1143-1144) hasta un supuesto Pedro el Romano, incluyendo a los antipapas.

  Se observa que las divisas correspondientes a los papas anteriores a 1595 son mucho menos ambiguas que las sucesivas. La obra fue publicada a fines del siglo XVIII por el monje benedictino e historiador francés Dom Mabillón (1632-1707), quien era un experto en falsificaciones (fue el fundador de la ciencia diplomática).

Según él, esta obra era un «antiguo manuscrito preservado en Claraval». Este texto ―que se supone escrito por el obispo Malaquías (1094-1148)― hace referencia a los sucesos futuros en Irlanda. Su redacción, muy distinta a la de la profecía de los papas, predice que Irlanda caerá en manos de los ingleses y sufrirá persecuciones y calamidades de todo tipo durante «una semana de siglos» (supuestamente entre fines del siglo XII y fines del siglo XIX). Transcurrido este tiempo, Irlanda sería «liberada de sus opresiones», sufriría toda clase de castigos terribles, y entonces desempeñaría un papel prioritario en la conversión de Inglaterra al catolicismo. La única «profecía» que acierta es la aparición del anglicanismo en Inglaterra en 1536 (nótese que el texto fue publicado en 1595).

Posible Fraude

El historiador español José Luis Calvo confirma que hasta el papa Urbano VII (1521-1590) los lemas concuerdan muy bien con los respectivos pontífices y a partir de esa fecha hay que hacer esfuerzos para que coincidan. Existe la posibilidad de que la profecía haya sido hecha por alguien que utilizó el prestigio del erudito y arquéologo dominico Alfonso Chacón (Alphonsus Ciacconus), quien comentó los lemas en el texto de 1595 hasta Urbano VII. El erudito español Benito Jerónimo Feijoo anota en su Teatro Crítico Universal3 que la profecía es apócrifa, que le fue entregada a Alfonso Chacón y que solo tiene precisión hasta Urbano VII, lo que muestra el fraude. Para el jesuita Claude-François Menestrier (1631-1705) escribió una obra para demostrar que esta profecía había sido escrita a fines del siglo XVII, señalando que estas profecías fueron fabricadas para propiciar la candidatura a papa de Girolamo Simoncelli, cardenal de Orvieto en 1590 para suceder a Urbano VII. El religioso Bernardo de Claraval, íntimo amigo de Malaquías, escribió en su Breviario que Malaquías gozaba del don de la profecía, pero no mencionó en absoluto ninguna profecía acerca de Irlanda, y menos aún una lista de los futuros papas (que incluye el año en que sucedería el fin del mundo).

En su Vida de san Malaquías, san Bernardo tampoco menciona estas dos profecías. Esta falta de mención, y el hecho de que todos los sucesos predichos ya habían sucedido cuando se descubrió el texto, refuerzan la hipótesis de que se trata de una falsificación posterior. Lemas correspondientes a papas posteriores a 1595 Undosus vir (El varón ondulado): León XI (1605). Se ha dicho que porque su pontificado fue tan breve "como una ola" (28 días). Es el tercer papado más breve de la historia (siendo el primero el de Urbano VII). Gens perversa (El pueblo perverso): Pablo V (1605-1621). Se dice que porque tuvo que hacer frente a la herejía bohemia y la aparición del protestantismo, pero hubo papas que tuvieron que hacer frente a herejías de mucho mayor calado. También se ha sugerido que se debe a su escudo, donde había un dragón y un águila, animales considerados por la gente como "crueles" o "perversos". In tribulatione pacis (En la tribulación de la paz): Gregorio XV (1621-1623). Reconcilió al Duque de Saboya con el Rey de España a costa de grandes esfuerzos. Lilium et rosa (El lirio y la rosa): Urbano VIII (1623-1644). Una de las pocas profecías parecidas a las anteriores a 1595, aunque carente de la misma nitidez. Maffeo Barberini era de Florencia, cuyo símbolo es una flor de lis ―que es la flor del lirio―, y su escudo de armas incorporaba abejas. Durante su pontificado hubo fuertes conflictos en Francia (cuyo símbolo es también la flor de lis) y en Inglaterra (cuyo símbolo es la rosa). Jucunditas crucis (La exaltación de la cruz): Inocencio X (1644-1655). Al parecer, fue elegido al día siguiente al de la Exaltación de la Santa Cruz. Montium custos (El guardián de los montes): Alejandro VII (1655-1667).

De nuevo una profecía al estilo de las anteriores a 1595: en su escudo de armas había una estrella dominando unos montes. Sidus olorum (La estrella de los cisnes): Clemente IX (1667-1669). Julio Rospigliosi nació cerca del río Stellata (stella = "estrella"). Parece ser que durante el cónclave ocupó la Cámara de los Cisnes del Vaticano, de donde salió como un "astro brillante". De flumine magno (Del gran río): Clemente X (1670-1676). De Roma, como tantos otros, pero el día de su nacimiento el río Tíber venía muy crecido y al parecer produjo inundaciones. Bellua insatiabilis (La bestia insaciable): Inocencio XI (1676-1689). En su escudo de armas había un león y un águila. Estuvo muy próximo al Cardenal Cybo (cibus = "comida"). Tuvo oscuros enfrentamientos con el rey de Francia Luis XIV, considerado por sus enemigos "insaciable" por sus fastos excesivos. Pœnitentia gloriosa (La penitencia gloriosa): Alejandro VIII (1689-1691) se llamaba Pedro (nombre del "gran arrepentido") y fue elegido el día de san Bruno ("ángel de la penitencia"). Forzó a los obispos de Luis XIV a arrepentirse de su Declaración del Clero de Francia. Rastrum in porta (El rastrillo en la puerta): Inocencio XII (1691-1700). Otro de los lemas llamativos. Era originario de la casa de Pignatelli del Rastello (Rastello = "rastrillo") nacido a las puertas de Nápoles (esta parte ya es menos precisa). Flores circumdati (Flores rodeadas): Clemente XI (1700-1721). Nació en Urbino, cuyas armas son una corona de flores. De bona religione (De la buena religión): Inocencio XIII (1721-1724). De una familia romana, los Conti, que dio a la Iglesia siete papas. Miles in bello (El soldado en la guerra): Benedicto XIII (1724-1730) tomó las armas durante el asedio de Aviñón, pero no es el primer ni el último papa que fue soldado en algún momento de su vida. Columna excelsa (Columna excelsa): Clemente XII (1730-1740). Debe referirse a su gran obra monumental de construcción durante su papado, realizando grandes obras y restauración de monumentos. Animal rurale (El animal rural): Benedicto XIV (1740-1758). Nacido en Bolonia, por lo que no era de origen rural. Considerado un gran trabajador (¿un "animal de carga"?). Sin correlación clara. Rosa Umbriæ (La rosa umbría): Clemente XIII (1758-1769). Había sido obispo de Padua, donde nació san Francisco de Asís, la Rosa de la Umbría. Se ha dicho también[¿por quién?] que Umbría es el nombre de una rosa que se da en Venecia entre otros lugares, y este papa era veneciano. Visus velox (La visión perforante): Clemente XIV (1769-1774). Se dice que tenía un espíritu vivo y penetrante, sin mayor correlación. Erróneamente se le denomina Ursus velox pero para que "la profecía" se cumpla, se argumenta que el cardenal Ganganelli, de la orden de los franciscanos, fue elegido por exigencias de los embajadores francés y español, para que disolviera la Compañía de Jesús. Era hijo de un médico rural de la población de San Archangelo, próxima a Rímini, en cuyo escudo aparece un oso. El error Ursus velox por Visus velox aparece por primera vez en la edición de Colonia de 1656 (que comenzó a dirigir, por cierto, Ciacconi antes de su muerte en 1599) y de ahí ha pasado a la mayoría de ediciones contemporáneas. Peregrinus apostolicus (El peregrino apostólico): Pío VI (1775-1799). Obligado a desplazarse de Roma a Valence (Francia). Durante un viaje apostólico a Austria usó la divisa Peregrinus apostolicus, Viennæ, 1782 pero esto bien podría haber sido precisamente para ampararse en la profecía de san Malaquías, ya entonces conocida extensivamente. También se dice que es por la longitud de su pontificado. Aquila rapax (El águila rapaz): Pío VII (1800-1823). Fue contemporáneo de Napoleón Bonaparte, un emperador expansionista cuyo símbolo era el águila y que le sometió a fuertes presiones. Pero no es el primer papa que convive en la Historia con un emperador expansionista que use como símbolo el águila (emblema imperial por excelencia) y sufre presiones por parte del mismo. Canis et coluber (El perro y la serpiente): León XII (1823-1829) condenó y mantuvo un estricto seguimiento de los movimientos liberales ―particularmente francmasones y carbonarios― y de las sociedades bíblicas protestantes. Por eso se le considera un perro (un vigilante) contra las serpientes destructoras de la Iglesia. Se ha dicho que había un perro y una serpiente en su escudo de armas, pero en realidad solo portaba águila en campo de azur. Vir religiosus (El varón religioso): Pío VIII (1829-1830). Es aplicable a cualquier papa. De balnes Etruriæ (De los baños de Etruria): Gregorio XVI (1831-1846). Se ha dicho que fue toscano o etrusco, y que portaba las armas de Etruria. Ninguna de las dos cosas es cierta: era veneciano y en su escudo solo portaba su divisa. Pero era miembro de la Orden camaldulense fundada en un lugar llamado Balneum (="baños") y luego Balni (mismo significado), en Etruria. Crux de cruce (La cruz de las cruces): Pío IX (1846-1878). El pontificado más duradero de la historia, considerado por algunos una cruz de la Cruz. Fue retenido en su palacio del Vaticano por el Rey de Saboya, que ostentaba también el título Rey de Jerusalén, donde Cristo fue crucificado. Lumen in cælo (Luz en los cielos): León XIII (1878-1903). En su escudo de armas estableció un cometa sobre campo de azur. Sus muchas encíclicas se consideran por los católicos especialmente luminosas. Ignis Ardens (Fuego ardiente): Pío X (1903-1914). Nació en el día de santo Domingo de Guzmán (4 de agosto) cuya orden tiene por escudo una antorcha encendida. 8 días después de su muerte comenzó la Primera Guerra Mundial. Religio Depopulata (Religión Devastada): Benedicto XV (1914-1922). Quizás uno de los lemas más extraordinarios. Durante el pontificado de Benedicto XV ocurrió la Revolución rusa de 1917 que implantaría el ateísmo en Rusia y luego en numerosos países; y también la Primera Guerra Mundial, en la que murieron millones de cristianos. Fides Intrepida (Fe intrépida): Pío XI (1922-1939). Durante su pontificado se crearon las misiones y Acción Católica, que se tienden a considerar muestras de "fe intrépida". Pastor Angelicus (Pastor angélico): Pío XII (1939-1958) Firme creyente en la profecía de san Malaquías, hizo filmar una película sobre sí mismo titulada Pastor angelicus. Se le conoce por su ascetismo y por ser hombre muy piadoso, pero no es posible establecer correlaciones más nítidas. A no ser que se recuerde su famosísima imagen de sí mismo tratando de confortar al pueblo de Roma tras un bombardeo en guerra. Pastor et nauta (Pastor y navegante): Juan XXIII (1958-1963). Fue Patriarca de Venecia, puerto e importante ciudad marítima. Convocó al Concilio Vaticano II. Flos florum (Flor de las flores): Pablo VI (1963-1978). Sus armas eran tres flores de lis, considerada la flor de las flores, pero pudo elegir este escudo precisamente por la Profecía. De Medietate Lunæ (De la mitad de la Luna): Juan Pablo I (1978). Nacido cerca de Belluno (Bel-luno, luna bella). Su nombre era Albino Luciani (luz blanca). Su pontificado duró solo 33 días. De Labore Solis (De la labor del Sol): Juan Pablo II (1978-2005). Nació en Polonia, siendo el único papa proveniente de un país de la Europa oriental. Durante su pontificado realizó cientos de viajes por todo el mundo ―recordemos que en los tiempos de san Malaquías la creencia común era que el Sol giraba, es decir, viajaba, en torno a la Tierra, y no al contrario―, recibiendo por ello el apelativo de "El papa viajero". También nació un día de eclipse de sol y su funeral se realizó mientras se producía un eclipse solar. Otras interpretaciones del lema hablan de la traducción en latín fonético, Labor del suelo; Juan Pablo II trabajó en una cantera en su juventud. De Gloria Olivæ (De la gloria del olivo): Benedicto XVI (2005-2013). El olivo generalmente implica una referencia a la paz. Benedicto XVI mismo explicó: «He querido llamarme Benedicto para relacionarme idealmente al venerado pontífice Benedicto XV, que guió a la Iglesia en un periodo atormentado por el primer conflicto mundial. Fue valiente y auténtico profeta de paz y actuó con extrema valentía desde el inicio para evitar el drama de la guerra y después al limitar las nefastas consecuencias».3 Por otro lado la orden benedictina recibe el apelativo tradicional de "olivetana" y su lema es "Pax". Benedicto XVI eligió su nombre papal como referencia especifica a San Benito de Nursia, aduciendo que «el nombre de Benedicto evoca, además, la extraordinaria figura del gran “Patriarca del monacato occidental”, san Benito de Nursia».

Otra singularidad que tiene esta profecía con la de Nostradamus, encontrada en la Sexteta 19 en la que el profeta señala a un Olivier y que el experto Jean-Charles de Fountbrune asocia con "De gloria olivæ", una coincidencia que finaliza hasta la Sexteta 45, donde se menciona una gran pacificación en el mundo.4 Sin embargo, la referencia más evidente al lema es que el papa Benedicto fue el superior de la Congregación para la Doctrina de la Fe en cuyo escudo figura una rama de olivo.

Ahora bien, hay un Papa, que quiebra el listado, y no sòlo uno, sino dos, pero por ahora aportarè la prueba de uno sòlo: El Papa GREGORIO XVII

Giuseppe Siri (Génova, 20 de mayo de 1906 – Villa Campostano, 2 de mayo de 1989) fue un cardenal y teólogo italiano, arzobispo de Génova por más de cuarenta años que se destacó por su fuerte carácter conservador. Cuando se convoca el cónclave de 1958, que elegiría un sucesor para Pío XII, había dos fuerzas enfrentadas. Por los progresistas el principal candidato era Giovanni Battista Montini, arzobispo de Milán desde 1954, pero había un inconveniente: el Papa no le había otorgado la púrpura cardenalicia. Por los conservadores la opción clara era Siri, pero sus 52 años de edad no lo favorecieron, ya que por ese entonces se tendía a que los pontificados no duraran mucho y a propósito de Siri entre los purpurados se decía: «Queremos un Padre santo, no un Padre eterno.». Al no encontrar otro candidato que atrajera tantos votos como Montini y Siri, se optó por un "Papa de transición", que fuera aceptable para ambos sectores. Este candidato fue Angelo Giuseppe Roncalli, patriarca de Venecia, quien se convertiría en el papa Juan XXIII.

¿Gregorio XVII? En el entorno del tradicionalismo sedevacanista ha sido sostenida la opinión de que en el cónclave de 1958, Siri fue elegido Papa. El 26 de octubre de ese año los asistentes a la plaza de San Pedro tuvieron la impresión de ver salir de la chimenea de la Capilla Sixtina, durante varios minutos, el famoso humo blanco, lo que significaba que había sido elegido un nuevo Papa; pasados los minutos el humo blanco fue convirtiéndose en negro. La teoría es sostenida principalmente por el escritor y periodista Paul L. Williams, quien afirma haber examinado un informe de FBI del 10 de abril de 1961 en el que constataba que los servicios de inteligencia de Estados Unidos, habrían sido informados de que Siri había sido elegido legítimamente Papa el día 26 de octubre de 1958, y que el mismo Siri había aceptado su elección y su voluntad de elegir el nombre de Gregorio XVII para su pontificado.

Pero que a pocos minutos de la elección los cardenales de la Europa Oriental le habrían obligado a renunciar, manifestando que se producirían «graves desórdenes y el asesinato de muchos clérigos que se encontraban detrás del Telón de Acero». Pero según el presbítero y político italiano Gianni Baget Bozzo, otro fue el motivo que tuvieron los purpurados para hacer dimitir a Giussepe Siri: este era que en 1958 era muy joven, tenía 52 años de edad, y se consideraba que no estaba preparado para hacer frente al difícil escenario político de la Guerra Fría.

Algunos teorizadores plantean que la frase dicha en su biografía por Siri: «He pedido perdón a Dios», se refiere al hecho de haberse negado a asumir la suprema dignidad. El día 28 de octubre de 1958, dos días después de la supuesta elección de Siri, contando con 77 años, fue elegido como nuevo sucesor de San Pedro Angelo Giuseppe Roncalli, ante la sorpresa del mundo entero y de los gobiernos del mundo occidental, escogiendo el nombre de Juan XXIII.

La convocatoria del Concilio Vaticano II supuso para el Catolicismo una difícil coyuntura. La muerte del Papa Juan XXIII el 3 de junio de 1963 hizo que el cónclave de 1963 estuviera marcado por la preocupación general por la continuidad de las sesiones del concilio, aún en curso. Los cardenales pro-conciliares querían a un sucesor que continuara con la tarea reformista, mientras que los prelados anti-conciliares querían un pontífice que finalizara rápidamente con el concilio. Ante este contexto de rivalidad entre conservadores y progresistas, era Giovanni Montini un firme candidato de los progresistas, convencidos de que continuaría con la obra del difunto Juan XXIII.

Por los conservadores, Siri prefirió mantenerse al margen, por lo que el candidato de los tradicionalistas fue el cardenal Ildebrando Antoniutti. Se comentó en algunos medios que Siri apoyaba la idea de finalizar el concilio pero los obispos querían continuar con la tarea reformista. El cardenal elegido, luego de tres días de votaciones, fue Montini, que decidió llamarse Pablo VI. Acaecida la muerte de Pablo VI, el 6 de agosto de 1978, Siri recibió las visitas de los cardenales Egidio Vagnozzi y Pietro Palazzini para pedirle que definiera su candidatura, «yo les respondí que no preguntaba nada a nadie ni negaba nada a nadie», cuenta en su biografía. Con esta declaración, dejaba abierta la posibilidad de su candidatura, y así lo entendió Vagnozzi, quien comenzó a difundirla entre el resto de los conservadores. Rumores nunca confirmados han sugerido que Siri habría obtenido la mayoría en el primer recuento de votos, en el cónclave de agosto de 1978, pero fue derrotado en última instancia por el cardenal Albino Luciani, que pasó a llamarse Papa Juan Pablo I. Cuando fue elegido papa Albino Luciani, el 26 de agosto de ese año, diferentes purpurados declararon: «es una pena que no podamos contar lo que hemos vivido», «la elección la ha provocado literalmente el Espíritu Santo», «hemos sido testigos de un auténtico milagro moral».

Después de la muerte de Juan Pablo I, días después de su elección, Siri era el principal candidato conservador, en oposición a Giovanni Benelli, arzobispo de Florencia y principal candidato liberal. Se ha afirmado que el ganador de ese cónclave, Karol Wojtyła, que posteriormente sería el Papa Juan Pablo II, habría sido elegido gracias a un compromiso entre ambos candidatos. A su vez, esta elección fue una "verdadera derrota" para la curia romana, que esperaba poder elegir nuevamente a un pontífice italiano. El teólogo romano Gianni Genari, de carácter progresista, declaró por aquellas fechas que si Siri hubiera sido elegido Papa habría sido una verdadera desgracia para la Iglesia, que hubiera podido provocar el abandono del ministerio de miles de sacerdotes de todo el mundo.

 

Como vemos y còmo con el correr de la investigaciòn seguirè aportando datos, hubo Papas , que asumieron su funciòn de tal , aunque màs no sea, por unos minutos, y la historia fue cambiada a fin de darle entidad a una lista de lemas y nombres que aùn hoy podemos preguntarnos que sentido tiene? Y quizas la respuesta sea, confundirnos y reaccionar tarde ante el advenimiento del malvado, ò quizàs alguien, alguna mano siniestra, està detràs de los destinos de la humanidad y de la Iglesia.

 

Continùa en :  La Profecìa de los Papas de San Malaquìas es un Fraude Illuminati (cap 2)

Comentar este post

José 03/04/2013 01:58


hola

EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) 03/12/2013 00:45



hola que tal jose, disculpe la demora en responder. Ud dirà que necesita aportar o saber?



osk 02/23/2013 08:47


Que tal?  Sería interesante si escribiese eso que usted dice disponer de alguna informacion respecto de los Papas que no han podido ser tales.  Hay cierto grupo que se denomina
sedevacantismo que pregona algo parecido, pero seria bueno para sacar conclusiones.