Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

La Muerte Ritual por Jose Alvarez Lopez

Publicado en 28 Octubre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in Prof Alvarez Lopez

LA MUERTE RITUAL

--------------------

 

por José Alvarez López

 

La muerte ritual es una institución religiosa conocida por todos los pueblos. En los conventos católicos de todos los tiempos cuando un adulto es entronizado en el sacerdocio, cambia de nombre. De hecho el fraile muere para el mundo pero resucita en la fe. Lo mismo ocurre en los conventos budistas de Oriente donde el adepto cambia de nombre al tiempo que aparece con la cabeza rapada.

 

La ceremonia del bautismo fue en todos los tiempos simbólica de muerte y resurrección, al salir del agua, el adepto, nacía de nuevo. Una frase dirigida al Buda dice ...“¡Oh tú el mejor de los nacidos dos veces!” ... Y en el Evangelio, Nicodemo se sorprende de que el cristiano deba morir y renacer en el bautismo, y pregunta cómo es posible que un hombre entre en el vientre de la madre y vuelva a nacer. Cristo le explica que a los hombres comunes les está vedado el conocimiento de este misterio. En el movimiento atoniano que dirige Akhenatón en el Egipto del Nuevo Imperio, sucede lo mismo. Su mejor amigo y discípulo, el escultor Bok, sostiene que el “ha nacido de nuevo por medio de su rey”, frase que repiten y graban los personajes de esta revolución amárnica del Sol.

 

Mucho más clara y significativa es la muerte ritual masónica. En la francmasonería el que iba a ser iniciado era colocado entre las columnas de Jakim y Boas (que recuerdan al templo de Salomón) y allí redactaba y firmaba su testamento. Luego se pasaba una cuerda con nudo corredizo por su cuello y era ahorcado simbólicamente. Se lo colocaba en el féretro y se procedía a su Te Deum, luego de lo cual era enterrado. Después de algún tiempo aparecía alguien que lo desenterraba y nacía de nuevo.

 

Un testimonio de este procedimiento nos ofrece la escritora francesa Aurora Dupin (a quien conocemos como George Sand) en su autobiografía. Allí, ella transcribe una carta que su padre, el oficial napoleónico Mauricio Dupin, envía a su madre Aurora de Sajonia, viuda de Dupin, donde relata la extraña ceremonia de la que él fue protagonista. El oficial francés fue colocado dentro de un cajón en el cementerio de París, y dejado allí una noche entera. A la mañana siguiente siente los golpes de pala que desalojaban la tierra, emergiendo de allí como un Francmasón. Poco después es ascendido en el ejército de Napoleón quien lo envía a España, donde fija su residencia en el Palacio de Godoy, en Aranjuez, lugar donde George Sand vive los primeros años de su infancia.

 

En el caso egipcio, el objeto de las tumbas dobles y la existencia de las tumbas vacías son el testimonio milenario de similares ceremonias. Los casos conocidos son múltiples y corresponde su exposición a un tratado de egiptología. Para este lugar bastará el caso de la protopirámide el rey Zoser (Antiguo Imperio) en donde el patio del Heb-Sed ocupa una extensión de muchas hectáreas de edificios constituidos por múltiples templos, con capillas a sus cuatro lados colocadas según los puntos cardinales.

 

Estos distintos templos están asociados por galerías subterráneas y de superficie constituidas por columnatas que tienen kilómetros de largo. Las paredes de los templos y las capillas están alternativamente unas cubiertas de figuras y jeroglíficos, y otras vacías. Dentro de las capillas que están sobre los muros se encuentran estatuas de reyes y dioses. Son estas figuras y jeroglíficos de las paredes los que nos informan sobre distintos aspectos de la ceremonia del Heb-Sed.

 

Un detalle importante que no podemos omitir, es que estas escenas no representan nada personal de los reyes que erigieron estos edificios ceremoniales, pues ellas se reproducen sin variantes en las paredes de numerosos complejos reales en Luxor, Menphis, Edfu, Denderah, etc. Se trata de la no exhibición de fastos personales sino de figuras diseñadas con propósitos mágicos y ceremoniales. Ello es por otra parte, completamente lógico ya que a los templos egipcios tenían acceso únicamente los sacerdotes.

 

La interioridad de los templos era sagrada y ajena al conocimiento público, por ello todo allí tenía sentido puramente mágico y ritual. Para subrayar esta afirmación bastará recordar las palabras de Hipu-Wer quien en el tiempo del saqueo de los templos, palacios y las tumbas egipcias (Pepi II – VI Dinastía) lo que dio fin al Antiguo Imperio, exclamaba horrorizado ... “Los ensalmos de los templos han perdido su valor al ser repetidos por la plebe”.

 

el faraón Zoser (III dinastía), como era usual, se hizo construir dos tumbas. Una debajo de la pirámide gradada y la otra hacia el Sur en la mastaba o tumba rectangular. En la mastaba se sabe que no fue enterrado en vivo sino en efigie, pues en ella apareció la estatua de Zoser acurrucado en un pequeño sarcófago. Símbolo claro de muerte ritual. Lo que sorprende a los arqueólogos (Edwards) es que esta mastaba fuera realmente la tumba de Zoser pero que él no estuviese allí post-mortem.

 

Los relieves de las paredes y los jeroglíficos muestran, efectivamente, que esa era la tumba se Zoser. Pero, era una tumba ritual. La tumba real debió estar en la pirámide, pero allí tampoco se ha encontrado equipo funerario alguno y ni siquiera hay indicaciones de que sea la tumba de Zoser, como en la mastaba.

 

No voy a repetir lo que ya dije de numerosos caso de tumbas dobles y pirámides vacías del antiguo Egipto. Pero si aplicamos lo visto para Zoser a todos los otros casos queda suficientemente aclarado el problema de las tumbas vacías. La conexión con el Heb-Sed ha sido siempre evidente para los egiptólogos. Solamente que el rejuvenecimiento del Faraón les ha planteado un problema que en ningún caso han querido abordar. Aquí con un poco más de valentía —o menos responsabilidad académica— abordaremos este importante problema de la piramidología e, incluso, de la biología.

 

¿Cómo se producía la resurrección del monarca difunto? Tenemos numerosos pasajes de los “Textos de las Pirámides”. El siguiente pasaje es de fácil interpretación ...“¡Oh Rey Mío! Los servidores de Horus te purifican, te bañan y te enjugan, rezan por ti la oración del camino recto y de la ascensión”... En estas ceremonias iniciáticas el adepto muerto resucitaba saliendo del agua. Aquí el bautismo es sinónimo una vez más de resurrección.

 

Conocemos también por los textos del Libro de los Muertos los ensalmos mágicos conducentes a la resurrección del rey ...“Levántate ¡Oh tú Rey Unas! Alza la cabeza, reúne los huesos, recoge tus miembros y sacude la tierra prendida a la carne”... Los textos se cierran con un final optimista que dice ... “De ahora en adelante ya no duerme en su tumba, para que sus huesos no se descompongan, y el rey Unas va camino del cielo”

 

He tomado estos textos de la pirámide del rey Unas sólo como un ejemplo, pues los ensalmos de todas las tumbas repiten el mismo texto a lo largo de los milenios. Concluidas las ceremonias de muerte y resurrección del Faraón, cuya duración debía ser prolongada, comenzaba ahora la reintronización del nuevo monarca.

 

 

 

Comentar este post