Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

La Gravidez ya no serà!!

Publicado en 8 Diciembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in psicografias

bsp0081.jpg

 

La disminución de la tasa de natalidad en Europa y en el resto del mundo

  • J.Mohan Rao

    Profesor. Especialista en Economía y Desarrollo.

Universidad de Massachusetts, Amherst (Estados Unidos).

Una de las características esenciales del crecimiento económico moderno es la relación inversa que existe entre el nivel de renta y la tasa de natalidad. Se podría ver aquí la base de una teoría económica del comportamiento procreador. Sin embargo, este punto de vista queda desmentido tanto por las condiciones de desarrollo de los países no europeos como por la historia de la propia Europa. La caída de la fecundidad que ha conocido Europa en el pasado no se puede asociar, de forma segura, con la evolución de variables como la mortalidad infantil, la urbanización, la educación o el nivel de renta. La transición se realizó mientras estos indicadores "económicos" de la "demanda" de niños se hallaban a niveles muy diferentes. Las variaciones en la disminución de la fecundidad son más marcadas entre grupos "culturales" que en el seno de un mismo grupo (Coale Watkins, 1986). La lección más importante que puede derivarse que puede derivarse de estos estudios no es que las fuerzas económicas no tengan ningún efecto, sino que su poder de transformación está limitado, poco o mucho, por factores específicos de cada contexto, factores culturales e históricos que definen las creencias, las normas y otras exigencias del comportamiento.

Comparados con la Europa del pasado, los países en vías de desarrollo conocen hoy un ritmo de evolución mucho más rápido, en cuanto al comportamiento procreador (Watkins,1989). La caída de la tasa de fecundidad en esos países se atribuye a dos factores; por una parte, el progreso de las técnicas anticonceptivas, fácilmente accesible; por otra parte, la diminución del número de niños deseados, consecuencia de los cambios económicos y sociales (hipótesis fundadas, respectivamente, en el papel impulsor de la oferta y en el de la demanda). En la segunda hipótesis (papel motor de la demanda), la mejora de las condiciones materiales de vida entraña una modificación del número de hijos deseados. Esta modificación de la demanda se traduce en una modificación de la oferta de niños (lo que implica que las prácticas anticonceptivas están inducidas por la demanda). Sin embargo, al igual que en Europa en el pasado, la aceleración del declive de las tasas de fecundidad en los países en vías de desarrollo no puede explicarse únicamente por los factores de la demanda o por las variable económicas.

La hipótesis del papel impulsor de la oferta se ha ampliado recientemente para abarcar, no sólo la disponibilidad de nuevas tecnologías, sino también la velocidad de propagación de nuevas ideas o normas de comportamiento en el seno de una población, a través de un proceso de difusión cultural. Bajo este punto de vista, la "oferta" crea su propia demanda. Un análisis del comportamiento procreador, llevado a cabo en Bangladesh, pretende demostrar que el origen del declive de la fecundidad hay que buscarlo esencialmente en la aceptación de la limitación de la natalidad /y de forma concomitante, en el acceso a las técnicas anticonceptivas) y no en los cambios económicos (como la mejora del nivel de vida, la redistribución de las categorías profesionales y la modificación de la relación entre población rural y población urbana) (Cleland et al., 1994). Es este respecto, conviene observar que la urbanización no es un proceso puramente económico; también puede entrañar cambios en los hábitos de consumo y en los modos de vida. De forma más general, los comportamientos en materia de procreación parecen guiados por fuerzas que son características de nuestra época. La velocidad y el alcance de la transmisión de información han aumentado, con los consiguientes efectos a gran escala sobre las creencias y los comportamientos. Asimismo, también han jugado un papel los notables progresos de las técnicas de procreación. Todo ello lleva a pensar que la verdadera relación entre fecundidad y variables económicas (lo que se ha dado en llamar la demanda de niños) se ha visto transformada por los contactos culturales con occidente, a lo largo de la era moderna.

 

Comentar este post