Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

El Enigma de Saruma - Erks

Publicado en 3 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in Uritorco y Erks (Baston de Mando)

Saruma - Erks

El enigma de Saruma es uno de los interrogantes más acuciantes, para tratar de comprender los misterios de Erks. Por mucho tiempo su nombre se asoció al de Cristo Acoglanis, y se especuló que ambos, Saruma y Acoglanis eran en realidad una misma persona.

Sin embargo, aquellos involucrados en la historia de Erks, no están de acuerdo con esta asociación, y sugieren que se trataba de dos entidades diferentes. Una de las voces que más promulgó esta tesis, fue el desaparecido Profesor Guillermo Terrera, quién alegó que conoció a Saruma en persona, y que en nada tenía que ver con Acoglanis, más allá de las afiliaciones esotéricas compartidas.

Para tratar de profundizar en estos interrogantes citamos dos capítulos de Saruma, un ser cósmico, donde Terrera expone su visión sobre este personaje, hoy desaparecido de la escena, y que sin embargo jugó un papel más importante, en lo que ya denominamos, la saga sde ERKS.


CAPÍTULO IV
CÓMO PUEDO DESCRIBIR AL MAESTRO SARUMA

Antes de continuar nuestra narración verídica y objetiva sobre tan extraño personaje, trataremos de describir su estructura física sus dotes espirituales, para tener una idea aproximada a su presencia y poder manifestar, como era el- Maestro Saruma, en su extraño periplo, realizado a tierras de Argentum.
Tal como dijimos antes, Saruma era más bien alto, de alrededor de un metro con setenta y ocho centímetros, delgado, pero de complexión fuerte. Poseía una barbilla bien recortada, con un bigote que se unía a la misma, ambos de color entrecano, 10 mismo que su cabello abundante y canoso, de patillas normales y según sus propias manifestaciones había nacido en julio del año 1922, siendo por 10 tanto, sólo dos meses mayor que yo.
Su piel era trigueña y sus ojos normales, pero poseían un brillo potente y eran de color negro intenso. Se consideraba a sí mismo, como un auténtico índoario. Su expresión era como ausente y muy extraño en sus conversaciones yen su manera de ser. No se reía abiertamente y sólo se sonreía de un modo enigmático y suave.
Hablaba un castellano bastante fluido, fruto de su estada en España por doce años y según sus declaraciones, estuvo viviendo en un antiguo Templo Solar, en el norte de la península ibérica, pues tuvo que abandonar el Tíbet cuando lo invadieron las hordas del Comunismo materialista chino, entre los años 1960-1962. En ese tiempo, nadie se acordaba de los tibetanos y para ellos no existían los derechos humanos y se callaron la
boca, ante las tropelías y el asesinato que realizaron los invasores.
Su primer escala como refugiado espiritual ante el ataque comunista, fue en Pakistán, de donde tuvo que salir, por el fanatismo musulmán de ese pueblo y su intolerancia religiosa, para un maestro que como Saruma, era un Hijo del" Sol y su Dios Supremo, la energía creadora de todo el Cosmos.
Su vestimenta, cuando llegó a mi casa de San Isidro, a principios de Marzo de 1985, era sencilla y humilde, como la de un pensador espiritual. Usaba un saco con mucho uso, de color marrón jaspeado, pantalón gris, camisa blanca, corbata común Y llevaba puestos unos gastados mocasines marrones, pero su aspecto era el de un Ser Digno y escrupulosamente limpio.
En muchas ocasiones, durante el corto tiempo en que vivió en Argentum, estuvo en mi casa, donde solía llegar a eso de las ocho de la noche y conversaba conmigo y con los visitantes que se encontraban presentes. Cuando Saruma cantaba sus mantras y tomas de fuerza, lo hacíamos sentados alrededor de la mesa del comedor y sus dulces poemas, tanto en sánscrito antiguo, como en castellano, se grababan en aparatos comunes, sean alimentados con electricidad o bien de los denominados a pila. A veces, el maestro Saruma, estaba ubicado en la cabecera de la mesa, frente al ventanal que da a la calle Manzone y el Dr. Accoglanis a su derecha. Las diferencias que surgían entre ambos, puedo explicarlas.

Saruma era delgado, alto y trigueño, mientras que el Dr. Accoglanis era blanco, sonrosado y de cara afeitada, El otro, en cambio, llevaba barba y bigote. Estas son mis impresiones directas, sobre dos seres que manifestaron en su tiempo; llamarse Saruma. .
Mi cuñada, María de las Mercedes Parodi de Terrera, conoció a Saruma en su casa de Córdoba, y recuerda al maestro Saruma corno un señor trigueño de barbilla y bigote, cabello canoso que se sonreía levemente y trasuntaba una gran calma y bondad.
Saruma, dejó en mi conocimiento metafísico, idea fija e inexorable que mantendré en toda mi existencia, sobre la identidad espiritual del maestro, presentado en la puerta de mi casa, con el ropaje físico de un hombre común pero en su presencia inmaterial, era definitivamente un Ser Cósmico.

Capítulo 11
CÓMO SE VISUALIZAN Y CORPORIZAN LAS LUCES DEL ESPACIO

Para observar desde otro ángulo a las entidades cósmicas, tuvimos que bajar con el automóvil hasta un lugar más amplío del camino y nos quedamos allí, poniendo el grabador sobre el techo del vehículo y ubicándonos con mi esposa, a ambos lados del coche, a los efectos de percibir y observar, todo lo que se desarrollaría en tomo nuestro. .
Saruma siguió invocando a las entidades, hasta hacerlo con Maia, una entidad femenina que figura como Diosa de los Comechingones, Incas y Aztecas, donde también es conocida como Maya. Acto seguido invocó a Tokor, una luz espacial que aparece en diversos lugares de Argentum y solicitó con toda humildad que ambas entidades se posaran a los costados del camino y a unos ciento cincuenta metros del lugar donde estábamos varados Luego pidió permiso a las jerarquías y manifestó que lqui Simihuinqui se encontraba allí, a expreso pedido de Witaicón y de otros sacerdotes supremos.
También les explicó que yo me encontraba allí, para que los maestros me saludaran y hablaran conmigo y esa conversación, expresaba textualmente: Que el Sacerdote “Terera” se encontraba en el lugar y que el Sawan "Terera” estaba esperando la llegada de Maia y de Tokor. Cuando de pronto dos brillantes y enormes luces, aparecieron de atrás de un cerro y se posaron a ambos lados de la calle.
Tokor, lo hizo sobre la derecha del camino, de frente a nosotros y Maia, por el contrarió, se posó a nuestra izquierda, iluminando entre ambos el cerro de donde habían salido, el bosque y parte del valle que se extendía nuestra derecha El Masestri Saruma me llamó varias veces, diciéndome bien claro: Venga Sawan “Terera” que aquí están los hermanos que han venido a saludarlo y desean verlo.
Pero algo más fuerte que yo, un extraño sentimiento se apoderó de mí algo ancestral, actuando quizás mi memoria genotípica y sentí miedo. Lo confieso paladinamente, lo cual me impidió bajar por detrás de Saruma que me aventajaba en algunos metros. Sólo atiné a caminar para atrás, buscando el apoyo físico del auto.
Debo aclarar que a Tokor, en toda su espléndida realidad metafísica, lo conocía desde hace años, cuando vivía. en "San Manuel", en el partido de 185 Flores, provincia de Buenos Aires y allí nos conocimos por primera vez, en el año 1969
Sin embargo, algo cerval, desconocido, me impidió seguirlo a Saruma y llegar hasta las luces de Tokor y Maia, en aquella noche de rnarzo de 1985, cuando ambos seres luminosos, estaban a sólo un centenar de metros de distancia, sobre el camino de Los Terrones.



En una conferencia, dada en el Gran Buenos Aires, por el Padre Reina, Director del Observatorio Astronómico de San Miguel, sentí que este sacerdote católico, en el curso de su disertación, lo mencionó a Tokor en varias oportunidades. Al término de su conferencia, me llegué hasta el lugar donde se encontraba y le pregunté cómo había oído mencionar a Tokor y si era posible que existiera en la realidad, por cuanto yo lo conocía y me había visitado, no sólo en Las Flores, sino también en mi casa de San Isidro, habiendo tenido grandes experiencias y conocimiento en las visitas que me efectuara en varias ocasiones. Padre Reina, le dije por último, deseo que usted me diga, cómo conoció a Tokor y quiénes son las personas que lo han conocido o tratado en estos últimos tiempos.
El Director del Observatorio de San Miguel, me miró como sorprendido y luego de una pausa, me dijo: En esta sala hay por lo menos doce personas que conocen a Tokor y a Aztlán. Si usted solo lo hubiera visto o corporizado, podría ser un caso de alucinación o subjetividad en su pensamiento manifestó el Padre Reina.
Cuando son varias las personas que conocen a un mismo ser cósmico, sin intercambiar o transmitirse información entre ellos, ya deja de ser un problema subjetivo o hasta cierto punto de ensoñación dijo el sacerdote católico, con evidente aplomo y se transforma en algo cierto, objetivo que vive fuera de los pensamientos o creencias personales.

La luz o el Ser Cósmico conocido como Tokor o como el caso de Aztlán, Dios ancestral de los Aztecas, para mencionar sólo estos dos, pasa a ser un hecho creado o increado, corporizado o inmaterial según como se presente. En el caso de Tokor, por ejemplo, un ser de iguales características es percibido, visualizado o corporizado, por diferentes personas en distintos lugares geográficos tantos cercanos como remotos, pues lo mismo da. Es algo objetivo que vive fuera de nosotros, trascendente al cerero humano Y por lo tanto constituye un hecho cierto no sólo para la metafísica sino también para el conocimiento científico.
Si Tokor, sea corpóreo o incorpóreo, existe en la realidad física y metafísica de todos aquellos que de una manera u otra lo conocen, la entidad cósmica que se observa, como una luz brillante en las sierras de Viarava y Charava, es un hecho real y verídico, conocido por quienes 10 ven y convocan o se corporiza como un ser superior ante numerosas personas.
El Maestro Saruma, en nuestra presencia, lo invocaba en el Uritorco y se lo visualizaba como una luz brillante, más fuerte que otras, denotando su inteligencia al realizar movimientos en el espacio; enviar mensajes telepáticos y posarse al costado del camino que lleva a Los Terrones, en compañía de otra luz poderosa, llamada Maia.
Witaicón, el sacerdote supremo de la mitológica ciudad de Erks, es visualizado cuando navega por el cielo del Uritorco, Ongamira, LosTerrones o San Marcos Sierras y en muchas oportunidades, es observado surcando el espacio, en diversas localidades de Argentum y de remotos parajes de Surarmórica.


Cuando Witaicón toma corporeidad, tiene 10 menos dos metros con cuarenta centímetros de altura, delgado; viste de larga túnica y no posee ninguna facción en su rostro: Al aparecerse, pone mano izquierda sobre el plexo solar, y estirando la mano derecha, en el clásico saludo del Solticio, dice con voz pausada y normal: "Yo soy Witaicón". Si después de su saludo solar, impone la mano derecha sobre la cabeza de uno de los presentes, se siente un alto grado de energetización.

En el barrio de San Telmo de la Capital Federal, en un salón rodeado de árboles, donde dábamos, clases el sacerdote Witaicón fue invocado insistentemente por mantras cósmicos y sonidos de percusión y en medio de una gran tormenta eléctrica, cuyos truenos daban pavura y la luz de los relámpagos iluminaba el salón con sus luces amarillas. De pronto se visualizó un destello fortísimo que pasó delante de casi los cincuenta alumnos que estaban en clase y Waitacón se corporizó en una de las esquinas del salón, frente a los asistentes y todos pudieron observarlo, como un ser delgado, de gran altura;:cubierto por una túnica de tela, pero sin facciones en su cara, que levantando el brazo derecho en el saludo solar, exclamó: "Yo soy Witaicón" y en un instante desapareció del lugar.

Una niña llamada Victoria, de 12 años de edad que se encontraba sentada en una silla en el salón, entre su madre y su tío, se levitó como cuarenta centímetros del asiento y Teresa Catán, su mamá y Jorge Catán, el tío allí presente, tuvieron que tomar a la niña de los brazos, para evitar que con la elevación o levitación pudiera tener un accidente.

Si tantas personas en el Uritorco y en lugares cercanos o remotos, pudieron percibir, visualizar o corporizar al sacerdote Witaicón, no es de extrañar que el Maestro Saruma lo conociera y nos lo presentara en el cielo de Los Terrones, como un ente metafísico de poderosa luminosidad y difundido en Argentum, como otra verdad de las tantas que enseñara Saruma, en el breve, pero provechoso tiempo que permaneció el maestro tibetano, entre nosotros.

El despertar de Simihuinqui, es otro de los planteos que motivó a Saruma, a conocer personalmente el Bastón de Mando que tenía su larga historia metafísica en muchos países del continente asiático y que también fuera conocido y reverenciado entre los hiperbóreos euroasiáticos y los primitivos pobladores de Armórica a quién llamaban, no sólo como Bastón de Mando o Toki Lítico sino también como Piedra Imán, porque iba a congregar o reunir a todos los pobladores primitivos del continente armoricano.




Véase:

Comentar este post