Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Benjamin Solari Parravicini y el Sionismo

Publicado en 8 Julio 2012 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in psicografias

Hoy les traigo una psicografia que es bastante compleja. Porque tiene mucha simbologia en si misma y de la cual podemos sacar muchas conclusiones.

 

 

 

Vamos por partes. En primer lugar veo una escalera , un hombre en cuya cabeza dice "SION" y lo que seria una mascara mas grande ò lo que seria mejor.. un disfraz. De inmediato al ver la escena mi mente me recuerda una seria de hechos que en la Biblia involucran a un sòlo actor. Y es a Jacob hijo de Isaac, nieto de Abraham.

Pero vamos a los hechos: el disfraz representa claramente a Jacob en su acto de robar la bendicion de Esaù como se lee en los siguiente pasajes

Gen 25:23-34

 Y el SEÑOR le dijo: "Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos se dividirán desde tus entrañas; Un pueblo será más fuerte que el otro, Y el mayor servirá al menor."

Cuando se cumplieron los días de dar a luz, había mellizos en su seno.

El primero salió rojizo, todo cubierto de vello, y lo llamaron Esaú.

Y después salió su hermano, con su mano asida al talón de Esaú, y lo llamaron Jacob. Isaac tenía sesenta años cuando Rebeca dio a luz a los mellizos.

Los niños crecieron, y Esaú llegó a ser diestro cazador, hombre del campo. Pero Jacob era hombre pacífico, que habitaba en tiendas.

Isaac amaba a Esaú porque le gustaba lo que cazaba, pero Rebeca amaba a Jacob.

Un día, cuando Jacob había preparado un potaje, Esaú vino agotado del campo.

Entonces Esaú dijo a Jacob: "Te ruego que me des a comer un poco de ese guisado rojo, pues estoy agotado." Por eso lo llamaron Edom.

"Véndeme primero tu primogenitura," le contestó Jacob.

"Mira, yo estoy a punto de morir," le dijo Esaú; "¿de qué me sirve, pues, la primogenitura?"

"Júramelo primero," replicó Jacob. Esaú se lo juró, y vendió su primogenitura a Jacob."

Entonces Jacob dio a Esaú pan y guisado de lentejas. El comió y bebió, se levantó y se fue. Así despreció Esaú la primogenitura.

Gen 27:1 - 45:

Y aconteció que siendo ya viejo Isaac, y sus ojos demasiado débiles para ver, llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: "Hijo mío." "Aquí estoy," le respondió Esaú.

Y dijo Isaac: " Mira, yo soy viejo y no sé el día de mi muerte.

"Ahora pues, te ruego, toma tu equipo, tu aljaba y tu arco, sal al campo y tráeme caza.

"Prepárame un buen guisado como a mí me gusta, y tráemelo para que yo coma, y que mi alma te bendiga antes que yo muera."

Rebeca estaba escuchando cuando Isaac hablaba a su hijo Esaú. Y cuando Esaú fue al campo a cazar una pieza para traer a casa ,

Rebeca dijo a su hijo Jacob: "Mira, oí a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú, diciéndole:

'Tráeme caza y prepárame un buen guisado para que coma y te bendiga en presencia del SEÑOR antes de mi muerte.'

"Ahora pues, hijo mío, obedéceme en lo que te mando.

"Ve ahora al rebaño y tráeme de allí dos de los mejores cabritos de las cabras, y yo prepararé con ellos un buen guisado para tu padre como a él le gusta.

"Entonces se lo llevarás a tu padre, que comerá, para que te bendiga antes de su muerte."

Pero Jacob dijo a su madre Rebeca: "Esaú mi hermano es hombre velludo y yo soy lampiño.

"Quizá mi padre me toque, y entonces seré para él un engañador y traeré sobre mí una maldición y no una bendición."

Pero su madre le respondió: "Caiga sobre mí tu maldición, hijo mío. Solamente obedéceme. Ve y tráemelos."

Jacob fue, tomó los cabritos y los trajo a su madre, y su madre hizo un buen guisado, como a su padre le gustaba.

Entonces Rebeca tomó las mejores vestiduras de Esaú, su hijo mayor, que ella tenía en la casa, y vistió a Jacob, su hijo menor.

Le puso las pieles de los cabritos sobre las manos y sobre la parte lampiña del cuello,

y puso el guisado que había hecho y el pan en manos de su hijo Jacob.

Entonces Jacob fue a su padre, y le dijo: "Padre mío." "Aquí estoy. ¿Quién eres, hijo mío?" preguntó Isaac.

Jacob contestó a su padre: "Soy Esaú tu primogénito. He hecho lo que me dijiste. Levántate, te ruego. Siéntate y come de mi caza para que me bendigas."

Pero Isaac dijo a su hijo: "¿Cómo es que la has encontrado tan pronto, hijo mío?" "Porque el SEÑOR tu Dios hizo que así me sucediera," respondió Jacob.

Isaac entonces dijo a Jacob: "Te ruego que te acerques para tocarte, hijo mío, a ver si en verdad eres o no mi hijo Esaú."

Jacob se acercó a Isaac su padre, y él lo tocó y dijo: "La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú."

No lo reconoció porque sus manos eran velludas como las de su hermano Esaú, y lo bendijo.

Y le preguntó: "¿Eres en verdad mi hijo Esaú?" "Yo soy," respondió Jacob.

Entonces dijo: "Sírveme, y comeré de la caza de mi hijo para que yo te bendiga." Y le sirvió, y comió; le trajo también vino, y bebió.

Y su padre Isaac le dijo: "Te ruego que te acerques y me beses, hijo mío."

Jacob se acercó y lo besó; y al notar el olor de sus vestidos, Isaac lo bendijo, diciendo: "Ciertamente el olor de mi hijo Es como el aroma de un campo que el SEÑOR ha bendecido.

"Dios te dé, pues, del rocío del cielo, Y de la riqueza de la tierra, Y abundancia de grano y de vino nuevo.

"Sírvante pueblos, Y póstrense ante ti naciones; Sé señor de tus hermanos, E inclínense ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldigan, Y benditos los que te bendigan."

Pero tan pronto como Isaac había terminado de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de la presencia de su padre Isaac, su hermano Esaú llegó de su cacería.

También él hizo un buen guisado y lo trajo a su padre, y dijo a su padre: "Levántese mi padre, y coma de la caza de su hijo, para que tú me bendigas."

Y su padre Isaac le dijo: "¿Quién eres?" "Soy tu hijo, tu primogénito, Esaú," le respondió.

Isaac tembló con un estremecimiento muy grande, y dijo: "¿Quién fue entonces el que trajo caza, antes de que tú vinieras, y me la trajo y yo comí de todo, y lo bendije? Sí, y bendito será."

Al oír Esaú las palabras de su padre, clamó con un grande y amargo clamor, y dijo a su padre: "¡Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío!"

Pero Isaac respondió: "Tu hermano vino con engaño y se ha llevado tu bendición."

Y Esaú dijo: "Con razón se llama Jacob, pues me ha suplantado estas dos veces. Primero me quitó mi primogenitura y ahora me ha quitado mi bendición." Y añadió: "¿No has reservado una bendición para mí?"

"Mira," le respondió Isaac, "yo lo he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus parientes; y con grano y vino nuevo lo he sustentado. En cuanto a ti ¿qué haré, pues, hijo mío?"

Y Esaú dijo a su padre: "¿No tienes más que una bendición, padre mío? Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío." Y Esaú alzó su voz y lloró.

Entonces su padre Isaac le dijo: "Lejos de la fertilidad de la tierra será tu morada, Y lejos del rocío que baja del cielo.

"Por tu espada vivirás, Y a tu hermano servirás; Mas acontecerá que cuando te impacientes, Arrancarás su yugo de tu cuello."

Esaú, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre lo había bendecido; y Esaú se dijo: "Los días de luto por mi padre están cerca; entonces mataré a mi hermano Jacob."

Cuando las palabras de Esaú, su hijo mayor, le fueron comunicadas a Rebeca, envió a llamar a Jacob, su hijo menor, y le dijo: "Mira, en cuanto a ti, tu hermano Esaú se consuela con la idea de matarte.

"Ahora pues, hijo mío, obedece mi voz: levántate y huye a Harán, a casa de mi hermano Labán.

"Quédate con él algunos días hasta que se calme el furor de tu hermano;

hasta que la ira de tu hermano contra ti se calme, y olvide lo que le hiciste. Entonces enviaré y te traeré de allá. ¿Por qué he de sufrir la pérdida de ustedes dos en un mismo día?"

 

Este "Engaño de Jacob" es lo que ha generado el conflicto en medio oriente mas largo de la humanidad. Una lucha religiosa que ha dejado mares de sangre. 

Ahora bien, vemos la acciòn directa de Dios sobre Jacob en èste pasaje:

Gen 28:10-21

 Jacob salió de Beerseba, y fue para Harán.

Llegó a cierto lugar y pasó la noche allí, porque el sol se había puesto; tomó una de las piedras del lugar, la puso de cabecera y se acostó en aquel lugar.

Tuvo un sueño, y vio que había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo. Por ella los ángeles de Dios subían y bajaban.

SEÑOR estaba de pie junto a él, y dijo: "Yo soy el SEÑOR, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.

"También tu descendencia será como el polvo de la tierra. Te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur; y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra.

"Ahora bien, Yo estoy contigo. Te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra. No te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido."

Despertó Jacob de su sueño y dijo: "Ciertamente el SEÑOR está en este lugar y yo no lo sabía."

Y tuvo miedo y añadió: "¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y ésta es la puerta del cielo."

Jacob se levantó muy de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, la erigió por señal y derramó aceite por encima.

A aquel lugar le puso el nombre de Betel (Casa de Dios), aunque anteriormente el nombre de la ciudad había sido Luz.

Entonces Jacob hizo un voto, diciendo: "Si Dios está conmigo y me guarda en este camino en que voy, y me da alimento para comer y ropa para vestir,

y vuelvo sano y salvo (en paz) a casa de mi padre, entonces el SEÑOR será mi Dios.

La famosa escalera aparece aqui para confirmar que estamo hablando del mismo personaje que es Jacob.

Ahora a quien representa èste personaje que vemos con la palabra SION en la cabeza?

 

La ambición sionista por apropiarse de los territorios de los ancestros de los actuales palestinos, tanto como de los que éstos han logrado conservar durante miles de años de ocupación y habitación permanentes, proviene de los sueños de Abraham.

Este personaje, oriundo de Ur de Caldea, al sur del actual Irak, donde se unen los ríos Éufrates y Tigres, tras huir con su mujer Sara y su sobrino Lot, se enamoró de las tierras de los cananeos, quienes los recibieron con gran cordialidad, hasta el punto de que uno de los hijos de Het le ofreció regalarle a Abraham la heredad donde se hallaba la cueva de Macpela para que sepultase a su esposa, cuando murió.

Ese sueño fue el que empezó a realizar Josué con la destrucción de Jericó, tras la salida del desierto en que anduvieron 40 años, guiados por Moisés, quien los libertó de los egipcios.

A la mítica tierra del dios Sol habían llegado, en busca de alimento, más de cuatro siglos antes. En ese entonces los recibió su hermano, el famoso casto José, asombroso interprete de sueños, a quien, años antes, habían vendido a unos mercaderes, aunque a Jacob, quien lo adoraba, le dijeron que había sido devorado por una fiera del campo.

En compensación, José los acogió en Egipto, aprovechando su influencia ante el faraón, para evitar que muriesen de inanición pero, sobre todo, para convertirlos en esclavos, protagonizando una de las venganzas más llamativas de que da cuenta la horrorosa Historia.

Asi la historia, su padre Jacob, quien, aliado con la madre de ambos, Rebeca, le robó a su hermano Esaú la progenitura, engañando a Isaac, el hijo de Abraham que engendró ese par de mellizos.

Para los creyentes, estamos viviendo los tiempos de la revancha del estafado, cuando se restablece el orden justo de las cosas.

Ojalá resulte así, para inaugurar una sociedad mundial pacífica y solidaria, en vez de que los traidores logren concretar el fin del Mundo, que Netanyahu se esmera en apurar, cumpliendo los sueños mortales del sionismo, impulsados por el Club Bilderberg. Por fortuna, ya la Humanidad entendió su perversidad y está buscando alternativas de vida inéditas y dignas.

Los israelitas conformaron doce tribus que se atribuyeron, por la insistencia de Moisés en realizar los sueños de Abraham, el derecho a poseer la tierra de los cananeos, a quienes arrasaron en su afán por cumplir los presuntos mandatos de Yahvé.

 Hay que insistir en que el referente a la “tierra prometida” proviene de los sueños de Abraham, reforzados con los del impostor Jacob. Según éste: “El Dios omnipotente se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, me bendijo y me dijo: ‘Yo te haré crecer, te multiplicaré y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua” (Génesis, capítulo 48, versículos 3,4; subrayas agregadas)

 Dada su insistencia en despojar a los palestinos, reconstruir el templo de Salomón y apurar el fin del Mundo, el inspirador de tales exabruptos sigue siendo el peor y más peligroso padrino de genocidas sufrido por la Humanidad. Para realizar sus crímenes usa como su arma de extermino al pueblo judío, guiado por los sionistas.

 O sea, fundamentalmente, por los descendientes de Leví, el que no recibió tierras en la repartición de Moisés sino el monopolio de la fe, lo cual les ha permitido disfrutar de lo mejor, como lo estipularía Yahvé, sin tenerle que dar un golpe a la tierra. La explotación de ésta les corresponde a las once tribus restantes, que no dejan de soñar con conquistar toda la “tierra prometida”.

 Desgraciadamente para las generaciones vivas, si no son capaces de oponerse y vencerlos, los sionistas consideran que ya les llegó su hora, pues han vuelto a Jerusalén desde 1948, de modo que están listos para ocupar lo que les corresponde, según lo que Josué dijo que le había dicho Yahvé: “Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el mar grande donde se pone e sol, será vuestro territorio” (Josué, capítulo 1, versículo 4)

Como el desafío es realmente serio y definitivo, pues la desmesura y el fanatismo de los sionistas son demenciales e irreductibles; podemos entender la urgente necesidad de que la comunidad internacional reconozca la existencia del Estado palestino.

 De ninguna manera se puede tolerar que los sionistas sigan imponiendo su mesianismo apocalíptico, burlándose del mundo entero y apurando su Armagedón.

 No sólo tenemos que evitarlo, denunciándolos, sino aislándolos y derrotándolos, so pena de que la Humanidad se extinga o quede reducida al 5% que han decretado los enemigos comunes. Consideran que 500 millones de esclavos son suficientes para garantizarles sus vidas de dioses, de modo que sobramos 6.500 millones condenados a la extinción por pestes, hambre, guerras y destrucción de la biosfera, lo cual está en pleno desarrollo, ante todos.

Para ilustrar la macabra amenaza y la catadura moral de los herederos de Jacob, transcribo algunos párrafos de Wikipedia sobre la resolución 181 del 29 de noviembre de 1947, que creó los dos estados, Israel y Palestina, en los territorios detentados por Gran Bretaña a la fecha.

“La Asamblea General de las Naciones Unidas propuso el 29 de noviembre de 1947 la partición de Palestina en dos estados, uno árabe y otro judío, quedando Jerusalén bajo la administración de las Naciones Unidas. La mayoría de los judíos en Palestina aceptaron esta decisión, pero no así los árabes quienes la rechazaron

“Los líderes árabes se opusieron al plan argumentando que violaba los derechos de la población árabe, la cual en ese momento representaba el 67% de la población total (1.237.000 habitantes), criticando además que la mayor parte de la tierra (el 54%, incluyendo el desierto del Néguev, que suponía el 45% de la superficie de todo el país) se adjudicaba al Estado judío, que consistía en el 33% de la población.

 “Resolución 181 de Naciones Unidas

La resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas, votada el 29 de noviembre de 1947, recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo régimen internacional particular. 14.000 km², con 558.000 judíos y 405.000 árabes para el Estado judío, 11.500km², con 804.000 árabes y 10.000 judíos para el Estado árabe, 106.000 árabes y 100.000 judíos para la zona bajo control internacional que comprende los Santos Lugares, Jerusalén y Belén. Entre los dos estados se debe establecer una unión económica, aduanera y monetaria. Aprobada por 33 votos (incluidos los Estados Unidos y la URSS), frente a 13 votos en contra y 10 abstenciones (incluido Gran Bretaña que espera tras la resolución de los problemas mantener su influencia), esta resolución fue rechazada por los árabes y criticada por los sionistas, que a pesar de todo se adhirieron a ella. La resolución jamás será aplicada y seis meses después de su aprobación, el 15 de mayo de 1948, el mismo día en que finalizó el mandato Británico de Palestina y fue proclamado el Estado de Israel, comienza la primera guerra árabe-israelí”

Espero que sirvan para entender el peligro en que nos hallamos ante la demencia del “pueblo elegido”, capaz de cualquier crimen, como el bombardeo con fósforo blanco a los indefensos condenados al despojo. 

No queda duda alguna de que los fundamentalistas que dirigen a Israel están seguros de que llegó el tiempo para el fin del Mundo, de modo que están haciendo todo lo posible para que así sea.

Muchos creyentes de las tres religiones basadas en Abraham, están resignados a su suerte, pues saben que es vano y temerario oponerse a los designios divinos, sobre todo tratándose de un dios tan iracundo y vanidoso como Yahvé, mucho más próximo a un extraterrestre amargado y megalómano que al ecuánime creador del universo que uno esperaría para tan alta misión.

Pero muchos otros, cada vez más numerosos y despabilados, consideran que es una locura mística, dirigida a ocultar el propósito deliberado de destruir la biosfera con toda clase de agresiones.

En tan pérfida tarea vienen empeñados los grandes potentados, aliados del sionismo y resueltos a confirmar su grandeza mediante la destrucción apocalíptica.

Para conseguirlo imponen las depredadoras, antieconómicas y perversas recetas neoliberales, ahora adoptadas por todos los países (excepto Bután con su Felicidad Interna Bruta que rechaza el tradicional PIB), independientemente de la ideología que esgriman sus gobernantes.

Sin duda, más que los diplomáticos y los mezquinos intereses que defienden, son las multitudes lúcidas para terminar con la dictadura de los potentados e inaugurar una sociedad plana, de ámbito global y realización local, que satisfaga todas las necesidades de los ciudadanos, permitiéndoles desarrollar todos sus talentos, de modo que enriquezcan a la especie con sus singulares e irrepetibles aportes.

¡La Humanidad tiene la palabra!  (de la web http://www.escritoresyperiodistas.com/NUMERO54/dario.htm)

 

 

En conclusiòn, ahora entendemos al personaje de la Psicografìa de Parravicini , es claramente el representante de un movimiento que pretende establecer sus dominios bajo un nuevo orden mundial.

Y para eso hacen uso de muchas cosas entre las que puedo citar... la masoneria y sino veamos esta representacion masonica:

 

 

 

Para eso crearon un hibrido que se llama Sionismo Cristiano.

El Sionismo Cristiano, es un movimiento surgido en el seno del cristianismo principalmente evangélico, pero no circunscrito únicamente a esta denominación, que apoya la idea de un hogar nacional para los judíos desde antes de 1948 y continúa apoyando la existencia del Estado de Israel hasta la fecha (Ice, 1997).

 

Aconsejo leer todo el texto aqui -->  link

Solo falta aclarar porque la psicografia dice "Jesus hijo de Dios regresarà al mundo antes que el Marahata"

Si Jesus dijo: "El Padre y Yo somos uno" queda bien claro que el personaje que vemos no es el Cristo tal como Parravicini lo menciona en otras psicografias .. o sea el "ungido" sino que es el falso Cristo, y el termino Marahata, claramente dice : 

“El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. Maranatha.” (Primera Corintios 16:22, RV1909)"

 

“Si alguno no ama al Señor, sea anatema. Maran atha..” (Primera epístola a los corintios 16:22,Nacar-Colunga)"

 

“El que no quiera al Señor, ¡sea anatema! «Maran atha.” (Primera epístola a los corintios 16:22,Biblia de Jerusalen 1976)"

 

En versiones posteriores, la palabra aludida aparece traducida al español, de manera que en las versiones RV 1960 y 1995 aparece como “El Señor viene”.

 

“El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.” (Primera epístola a los corintios 16:22, RV1960)"

Es decir entonces que el verdadero Cristo, el Ungido, està por venir... luego del falso Cristo, quien entrarà al mundo de la mano del Sionismo.

 

Continua en el siguiente articulo aqui ---> Benjamin Solari Parravicini y el Sionismo (II)     

      No dejen de leerlo, es un bloque de datos.

 


Comentar este post

armando 05/22/2016 04:39

que idiotas los q se dicen cristianos y apoyan a la descendencia de quienes insultaron, escupieron y pidieron la muerte de Jesucristo. Todos unos zombis de la doctrina demoniaca de los actuales dueños del mundo.