Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Benjamin Solari Parravicini en los medios graficos nacionales

Publicado en 23 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in Articulos Periodisticos

 

 

Viernes 17 de diciembre de 1999 | Publicado en edición impresa

Televisión

Futurópolis

Un documental que cuenta la historia del mundo

 

La humanidad, desde sus comienzos, se formuló preguntas acerca de su posible continuidad en el tiempo. Los intentos de responder a esos interrogantes, según pasan los años, constituyen el eje del documental Futurópolis,realizado por la señal Infinito, que se emitirá mañana y el miércoles 22.

Las visiones del futuro de las distintas culturas enfocadas desde una óptica mística ocupan la primera hora de programa, que incluye entrevistas a referentes de las principales corrientes religiosas del mundo (desde el Islam y el hinduísmo hasta el mesianismo, pasando por el dogma católico y la religión judía). También incluye material de archivo inédito.

Los aportes de personajes históricos que fueron visionarios desde el arte o la ciencia, como Leonardo da Vinci, Julio Verne, Galileo Galilei y Albert Einstein, enriquecen el envío.

La producción exclusiva, pensada para recibir el nuevo milenio, no descarta el análisis de las profecías que incluyen advertencias sobre el fin del mundo. Un apocalíptico recorrido por los significados atribuidos al cambio de milenio, desde las palabras bíblicas hasta los decires de Nostradamus. No faltará el testimonio de un profeta argentino contemporáneo, Benjamín Solari Parravicini, reflejado en un reportaje a su nieta, Ana Mancebo.

¿Cómo se percibe el futuro desde el presente signado por los avances científicos y la presencia de las nuevas tecnologías? El epistemólogo Gregorio Klimovsky, la escritora Beatriz Sarlo y el filósofo Thomas Abraham, entre otros estudiosos argentinos, ensayarán una respuesta desde sus saberes específicos.

Las visiones sobre lo que vendrá, desde las más apocalípticas hasta las más esperanzadas, se apreciarán en Futurópolis , programa de dos horas de duración, por transmitirse mañana, a las 21, y el miércoles, a las 22, por Infinito.

Diario La Nacion 17.12.1999

http://www.lanacion.com.ar/192455-futuropolis

 

 

Domingo 06 de marzo de 2005 | Publicado en edición impresa

Ultima página

"No sueñes conmigo, me decían mis amigos"

A boca de jarro: Carlos Charlie Squirru

Está preparando su próxima muestra y el taller de la calle Austria del pintor Carlos Charlie Squirru es un curioso encuentro de imágenes. Hay experiencias de los tiempos del Di Tella, obras premonitorias y los perfiles de cabezas, cerebros y manos que pueblan sus últimas propuestas. "Siempre me gustó dibujar y en el colegio San Andrés, de Olivos, con Luis Minujin éramos los mejores dibujantes de la clase. Pero mi padre era médico y quería que siguiera sus pasos. Yo trataba de demostrarle que no me gustaba curar a la gente ni estudiar, pero no me creía."

–¿Por qué?

–Cuando todavía no iba al colegio y con un conocimiento muy pobre del abecedario podía leer textos. Era como si me los dictaran. Nunca fui un buen alumno, pero sacaba buenas notas.

–¿Como hacía?

–Aunque no lo crea, la noche anterior al examen soñaba que me dictaban las lecciones y al despertarme las sabía perfectamente. Esto asombraba a mis padres, que lo atribuían a mi buena memoria. ¿Pero cómo se puede memorizar lo que no se conoce?

–¿Convenció a su padre?

–Sí, y me puse a estudiar pintura con el catalán Pascual Ayllón, un excelente paisajista. Después fui a Nueva York y estudié con Ross Hale en el Arts Student’s League, luego gané una beca y continué mi formación en el Pratt Institute of Graphics Arts, junto con Fernando Maza.

–¿Cómo era la vida en Nueva York?

–Con Fernando y Sven Lukin, un pintor sueco, nos reuníamos en el Cedar Bar, en la calle Ocho y University Place, en el Village, donde siempre encontrábamos al mítico Willem de Kooning. Otro habitué era un mercenario francés (no me acuerdo el nombre), que había combatido en Indochina, en la Legión Extranjera. Era quejoso y tenía la habilidad de conmover a De Kooning y de convencerlo para que le hiciera un dibujo y lo firmara. No sé la cantidad de dibujos que le hizo, el francés era insaciable. Regresé a fines de 1962 y en abril de 1963 tuve una de las experiencias más extrañas de mi vida.

–¿Qué pasó?

–Seis meses antes de la muerte de Kennedy, el 22 de noviembre de 1963, soñé su asesinato. Lo vi como si pasaran un film a mucha velocidad: Kennedy saludando; dos francotiradores, uno de cada lado de la calle; la llegada al hospital; cómo lo transportaban en una camilla y cómo, de pronto, del cuerpo del presidente caía otra bala. Me desperté muy angustiado y me puse a pintar. La obra se llama El camarón embalsamado; es una tela pequeña hecha con collage, témpera, esmalte y cera, donde aparece una mortaja, la cara del presidente empapada en sangre y una tijera, símbolo de la muerte en la magia negra. Pero nadie me prestó mucha atención: "¡Charlie, es sólo un mal sueño!" Cuando lo mataron a Kennedy sentí que algo raro había en la versión oficial y llamé a Lionel Gibson, un amigo periodista que tenía en Associated Press.

–¿Qué le dijo?

–Que no creían que Oswald fuese el asesino, porque apenas ocurrido el asesinato recibieron un informe con la versión que todos conocemos y les pareció poco creíble. Recordé que en el sueño los tiradores eran dos y que del cadáver caía una segunda bala. Comencé a sospechar que existía una conspiración y que lo que había soñado y pintado era cierto.

–¿Hubo otras telas premonitorias?

–También de esa época es La sombra húmeda, donde aparecen tres siluetas humanas muy parecidas a las que en los últimos tiempos del proceso militar dibujaban los manifestantes reclamando por los desaparecidos.

–¿Alguien que quiera recordar?

–Sí, un pintor amigo de mi padre, que trabajaba como tasador del Banco Municipal. Se llamaba Benjamín Pelón Solari Irigoyen.

–¿Cómo era Solari Parravicini?

–Muy amable, vivía en México 881 y recibía en su gabinete, un cuarto pintado de rojo muy oscuro. Una tarde de 1970 lo fuimos a visitar con Dalila y después nos hicimos muy amigos. Tenía un sueño recurrente, que era un armador de barcos venezolano. Lo extraño es que lo que sucedía en los sueños después le ocurría en la vida real. Contó que un día se le apareció un hombre y le dijo que era el armador, que se había desencarnado y que Solari era su alma gemela... que lo esperaba del otro lado; después desapareció.

–¿Qué hizo Solari?

–Viajó a Venezuela y descubrió que el hombre había existido, e incluso sus familiares lo llevaron a conocer su tumba. Ahora, todos hablan de Solari y se publican sus dibujos premonitorios, pero en aquella época era un desconocido. En sus dibujos aparece la destrucción de las Torres Gemelas, unos guerrilleros barbudos, los revolucionarios de Fidel Castro y cosas que todavía no han ocurrido. Mis diálogos con Solari me permitieron encontrarme y valorar mis pinturas premonitorias.

–¿Volvió a soñar con Kennedy?

–No, pero a veces sospecho que ha pasado definitivamente a formar parte de mi vida. Porque cada vez que me cruzo con un amigo de aquella época, lo primero que me dice es: "¡Charlie, por favor no sueñes conmigo!"

DALILA

"Descubrí el grupo del Di Tella cuando regresé de Nueva York. Me impresionaron sus propuestas; por ejemplo, Dalila Puzzovio hacía esculturas con los yesos que dejaban los pacientes del Clínicas. Me uní a ellos y viví uno de los períodos más creativos de la vida. Me casé con Dalila en 1967." .

Luis Aubele

http://www.lanacion.com.ar/685174-no-suenes-conmigo-me-decian-mis-amigos

 

Jueves | 05.05.2005

CURIOSIDADES

Hace 67 años, el “Nostradamus argentino” vaticinó una lluvia de meteoritos que caería hoy







Benjamín Parravicini plasmaba sus visiones en dibujos con mensajes explicativos. Dicen que una de sus psicografías, como las llamaba, previó el ataque a las Torres Gemelas 62 años antes del atentado.






Mariana Nisebe. De la Redacción de Clarín.com
mnisebe@claringlobal.com.ar






Las visiones surgen espontáneamente y quien las siente no encuentra una explicación lógica. Estos vaticinios suelen quedar registrados a través de escritos, con símbolos o con dibujos, llamados psicografías: tal es el caso del argentino Benjamín Solari Parravicini. A partir de ese momento, “la profecía se convierte en una flecha temporal y alcanzará el blanco en su justo momento”. Hoy se producirá una lluvia de meteoritos y una alineación de planetas, junto con el Sol, la Luna y otros satélites. Créase o no, este visionario argentino escribió en 1938: “Cae sobre la tierra el día 5 del 5 de cincos el golpe de fuego estelar...” . Ese 5 del 5 de cincos, ¿será el 5 del 5 del 2005?. Muchos así lo creen; y el diario de mañana le dará o no la razón. 

Bautizado por Fabio Zerpa como el Nostradamus argentino, Parravicini nació el 8 de agosto de 1898. En su infancia, su padre psiquiatra, preocupado por los amigos invisibles con los que conversaba su pequeño hijo, lo sometió a diversos análisis. No estaba enfermo. Ya por entonces, “Pelón” -como le decía su familia- preanunciaba una "guerra que estallaría en el 14", la Primera Guerra Mundial, su primera predicción. Fue criado en el seno de una familia acaudalada y muchos escritos lo describen como “bohemio, mujeriego y amante de la noche”. Era pintor y llegó a ganar premios internacionales. Su obra se halla en distintas colecciones privadas europeas. Incluso se desempeñó por varios años como director del Museo de Bellas Artes de la ciudad de Buenos Aires. Hasta que una noche de 1936, su vida dio un vuelco total: fue cuando comenzó a recibir mensajes proféticos. 

Por entonces, las pesadillas lo despertaban en medio de la noche e, impulsivamente, se ponía a escribir sin tener conciencia real de lo que hacía, como si “alguien” le estuviese dictando. Muchos de esos dibujos, acompañados de un pequeño mensaje a modo de explicación, que llamo psicografías, los rompió él mismo por no comprender su contenido. Era profundamente católico, y al principio no le dio mayor importancia sus sensaciones. Hasta que descubrió que algunos de esos mensajes eran profecías que se cumplían. Uno de los relatos más interesantes sobre él, cuenta que una noche de 1938 despertó tembloroso, percibiendo un fuerte aroma a mar y algas en su habitación, al tiempo que oía una delicada voz femenina. Comenzó a escribir lo que esa voz le decía: que se estaba separando de la vida, que veía imágenes hermosas, y que "las algas le envolvían las manos como joyas muertas". Por fin, la mujer se identificó, y Parravicini escribió: "Alfonsina Storni, Mar del Plata, Octubre de 1938". En ese mismo momento, la gran poetisa se suicidaba

Quienes lo conocieron, cuentan que estas visiones “le provocaban una profunda angustia que no podía explicar”. Su mayor producción de profecías va desde los años '30 a los años '50. En total realizó más de700 psicografías que abarcan muchísimos temas: sociales, científicos y tecnológicos, políticos, religiosos y culturales, entre otros. Por ejemplo, vaticinó que “el primer volador será un Can"; y en efecto, el primer vuelo espacial fue tripulado por la perra Laica. Y hay mucho más, como otros dos mensajes escritos de 1938: uno decía que "el corazón será artificial en el '66"; y ese mismo año se implantó con éxito por primera vez una bomba auxiliar para propulsar la circulación sanguínea; e incluso predijo la Fecundación in vitro al escribir: "Maternidad artificial. ¡Cultivada! El origen será desvirtuado. El hombre cultivará sin contacto". 

También incursionó en política internacional. Cuando Hitler y Mussolini estaban en su apogeo escribió: "Con el mismo principio tuvieron el mismo fin" y ya en 1951 vaticinaba la Guerra de los seis días de Israel con los países Arabes que sucedió en 1967, al escribir: "Israel tendrá seis días y descansará el séptimo". Pero quizás, la mayor de sus premoniciones haya sido la de 1939 porque habría anticipado la catástrofe de las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001; es decir 62 años antes. En dicha psicografía se ve la explosión en ambas torres (incluye la característica banda negra en la parte superior de las mismas) y se observa además los otros edificios del World Trade Center que cayeron arrastrados por las torres. Al lado de la imagen escribió: "La libertad de Norteamérica perderá su luz, su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces". Increíble pero real; la CNN hizo un gráfico muy similar al dibujo de Parravicini (ver gráfico). 

Como no podía ser de otra manera, la Argentina fue continuamente citada a lo largo de su infinita cantidad de psicografías. De hecho, los dramáticos acontecimientos vividos en diciembre de 2001, trajeron a la memoria de sus fervientes seguidores muchas de sus profecías. Entre ellas la de 1941 que dice: "La Argentina tendrá su 'revolución francesa', en triunfo, puede ver sangre en las calles si no ve el instante del 'hombre gris'" y marca especialmente al año 2002 como el comienzo de un nuevo ciclo. Aún se discute quién es ese hombre gris cuyo liderazgo reanimará al país. Por último, no puede dejar de mencionarse uno de los aspectos más enigmáticos de su vida: suscontactos con seres extraterrestres. Contacto dado como “auténtico” por el mismísimo Fabio Zerpa. Benjamín Solari Parravicini murió en 1974 y en manos de su amigo y discípulo, el investigador Pedro Romaniuk, quedaron 400 dibujos originales que se conservan con mucho cuidado en el exterior para su continuo análisis... 

http://old.clarin.com/diario/2005/05/05/conexiones/t-970120.htm

 

 


Comentar este post