Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de JULIO

Blog de Difusion de La Obra Profetica de Benjamin Solari Parravicini y Otros Profetas

Angel Cristo Acoglanis - Sarumah

Publicado en 6 Noviembre 2011 por EL BLOG DE JULIO (La Biblia y B.S.Parravicini) in Uritorco y Erks (Baston de Mando)

¿Otro episodio de la Guerra Esencial?
  
SARUMAH 
(Ángel Cristo Acoglanis)

Esta puede ser, tal vez, la historia de otra batalla de la guerra entre Atlantes Blancos y Morenos, prolongada hasta nuestros días por las fuerzas que llevan adelante el conflicto... ¿Quien es Quien?

 

 

Se dice que ya en 1974 se realizaban ceremonias en las sierras de Córdoba, donde los iniciados en los secretos de Erks podían observar la ciudad perdida, pero los testimonios más confiables señalan que todo comenzó en 1984.

Ese año, el doctor Angel Cristo Acoglanis atendía los lunes, martes y miércoles en su consultorio de Buenos Aires, mientras los miércoles a la tarde viajaba a Villa Allende, una ciudad muy cercana a Córdoba capital, donde también tenía pacientes y había constituido su domicilio legal junto a su mujer y sus hijos. Pero los viernes a la tarde viajaba a Capilla del Monte. Allí, al acercarse la noche se trasladaba a la Quebrada de Luna, a unos 10 km de Capilla , y sin ninguna compañía subía a Los Terrones, para tomar contacto con los habitantes de una ciudad ubicada en un lugar impreciso bajo la superficie terrestre, o quizás escondida en una dimensión recóndita.

Esa ciudad, que se había perdido en algún momento del tiempo, y Acoglanis redescubría cada viernes a la noche, se llamaba, o quizás se siga llamando Erks. Aún hay muchos puntos oscuros sobre esta ciudad, pero nadie duda que allí reina la sabiduría y el amor.

Los Terrones está ubicado a unos cuatro km. De la ruta nacional 38 y en la ladera noroeste del Uritorco. En ese sitio la naturaleza ha creado un conjunto de esculturas naturales de tierra roja y piedras que copian formas y perfiles, humanos y de animales. Esto se encuentra elevado sobre la quebrada y subiendo por un camino se llega a una plataforma que permite observar toda la quebrada y en especial el Valle del Silencio o Valle de Erks, donde estaría emplazada la ciudad. (Hoy el lugar es privado y cobran una mínima entrada. Se puede acceder a la plataforma elevada en automóvil, pero sólo durante las horas de luz solar).

En 1985 las ceremonias de invocación de Erks se hicieron más frecuentes y, poco a poco, comenzaron a asistir amigos y conocidos del doctor que personalmente había elegido y preparado para vivir un momento extraordinario.

En sus mejores épocas esas reuniones llegaron a convocar a más de 40 personas por noche y todo indicaba que ese número hubiera aumentado con el correr del tiempo de no ser por los sucesos de 1989.

Sarumah fue el nombre que el doctor Acoglanis adoptaba durante las ceremonias de invocación de Erks y en otros momentos muy particulares de su vida. Y Si como Sarumah se encontraba rodeado de misterio, como Acoglanis También.

Había nacido en Grecia, donde, según sus palabras. Estudió medicina pero pronto lo perdió todo por cuestiones políticas y revolucionarias por lo que se expatrió en 1950. Se sabe que permaneció un tiempo en Albania y desde allí partió al Tibet (En ese momento dominado por China Comunista). Ingresó en un monasterio de Lhassa donde fue iniciado en medicina religiosa tibetana y parece que tuvo acceso a los secretos reservados a las jerarquías más elevadas de ese estado teocrático.

En la década del 60 viajó a la Argentina, aunque regresó en dos oportunidades al Tibet. Finalmente fijó residencia en Villa Allende, luego de casarse.

En Argentina fue uno de los primeros en aplicar medicina tibetana y para encuadrarse legalmente en el ejercicio de la medicina se presentó como experto en acupuntura, quiropraxia y osteopatía. (Aunque es evidente que manipulaba energías desconocidas por la medicina occidental) y pronto tuvo muchos pacientes en todas las capitales provinciales argentinas así como en Chile, Brasil y Paraguay (Alfredo Stroessner se enorgullecía de ser su paciente, al igual que el político argentino Leonidas Saadi) e igual algunos miembros de la alta sociedad de Bolivia).

Al principio los médicos argentinos desconfiaban de sus técnicas, pero al ver los resultados de sus intervenciones, incluso consiguió varios como discípulos.

En 1989 Acoglanis tenía 63 años y se encontraba en su mejor momento personal y profesional. Atendía a cientos de pacientes y lo seguía un número importante de discípulos. El consultorio que demandaba mayor atención era el de Buenos Aires, ubicado en la avenida Callao 1541, entre las calles Las Heras y Vicente López. Llevaba el ambiguo nombre de«Consultorios Alternativos» y lo había abierto con su socia y discípula, Marisa Mur de 37 años en esa época, casada con su mejor amigo, Rubén Elías Antonio, hermano del conocido financista y amigo de Perón Jorge Antonio.

El 19 de abril de 1989, a las 10.40am Rubén Antonio entró al consultorio de la avenida Callao. Lo atendió la secretaria, llamada Tina, que lo acompañó a la cocina y le sirvió un café pues Acoglanis estaba atendiendo un paciente.

Tina escuchó la puerta de uno de los consultorios y el paciente se despidió. Acoglanis fue directamente a la cocina sin que Tina tuviera que avisarle de la visita. Desde su escritorio escuchó la voz del doctor diciendo «No lo hagas, no lo hagas...» y seguidamente el estruendo de siete disparos, dos de un pistolón de caza y cinco de un revólver calibre 32 (Lo que se confirmaría luego, claro está).

A media cuadra, sobre calle Las Heras está la comisaría 17 donde se entregó el asesino declarando: «He matado a un brujo y me siento muy aliviado». Pero antes de eso, al salir del edificio le dijo al portero: «¿Sabe lo que hay que hacer con los brujos?. A los brujos hay que matarlos a todos...».

Luego el asesino pidió que llamaran a su hermano y no dijo más nada. Al día siguiente la prensa especuló con distintos móviles para este suceso, al que la jueza actuante María Romilda Servini de Cubría había hecho reconstruir en la misma noche del día 19. Durante esta reconstrucción la jueza le pregunta al asesino si le dirigió la palabra al occiso antes de efectuar los disparos, a lo que este respondió: «No. No podía perder la concentración». También se le preguntó porqué dejó caer la factura de la armería donde había comprado esa misma mañana los dos revólveres, se limitó a responder: «Vaya uno a saber».

  

De la Revista «Somos», del 14 de junio de 1993

 

«El 20 de abril de 1989, Rubén Elías Antonio hermano del empresario Mató al médico griego Angel Cristo Acoblanis de cinco balazos.

Acoblanis era el socio de la mujer de Antonio, Marisa Mur y el homicidio se produjo en el consultorio que ambos compartían en Callao 1500.

Rubén Antonio, por ese entonces divorciado, se dedicaba a la importación y exportación de armas y el estudio de ovnis y temas esotéricos.

Apenas nueve horas después del crimen, Servini jueza de instrucción donde radicaba la causa 14.168 realizó la reconstrucción del hecho.

Inmediatamente Rubén Antonio fue derivado al hospital Borda donde se le realizaron los estudios sobre su estado psíquico. Los forenses dictaminaron que Antonio «No comprendió la criminalidad del acto» y que «Sus facultades mentales estaban alteradas».

La jueza resolvió rápidamente el caso. Apenas le llevó dos meses. Lo sobreseyó definitivamente, declarándolo inimputable por insanía y ordenando la internación de Antonio. Pero la familia lo sacó del Borda y lo instaló en la Clínica privada Saint Emilien, del barrio de Saavedra. El 11 de mayo de 1990, el paciente salió de la institución médica.

«Yo quiero saber qué problema hay en que conozca a Jorge Antonio. Yo intervine en una causa de homicidio en la que participó un hermano de él, Rubén. Que es una persona enferma. La amistad con Jorge Antonio es posterior a esa causa donde dicté sobreseimiento. El siempre me dijo que con ese hermano no quería saber nada.. Jorge lo había ayudado mucho y parece que lo defraudó, así que nada que ver...». Se quejó amargamente la magistrada.

  

En la nota se perciben tres errores: 20 de abril en vez de 19. [Nota de Xolmeth: el 20 de Abril de 1989 se cumplían 100 años del nacimiento de Adolf Hitler]. Acoblanis, en vez de Acoglanis y cinco disparos, no siete. Sobre esto último hubo mucho barullo pues en el acta de la autopsia constan siete disparos. Con esta jueza, estos personajes, todos amigos de Menem, acusado entre otras cosas de tráfico ilegal de armas (recordar el trabajo de Rubén Antonio) no puede uno menos que sospechar de un ocultamiento sistemático de la verdad y de encubrimiento, por parte de la jueza. Además: ¿A qué comprar armas si se dedicaba al negocio de importarlas y exportarlas?

En mi criterio se trata de un crimen premeditado y orquestado por personas de alto poder político en Argentina en aquellos años y que ya tenían resuelto, antes de proceder al hecho, el destino del asesino.

Como se vio, el 11 de mayo de 1990 Rubén Antonio dejó la clínica. Se domicilió en el edificio de calle Ugarte 3893 donde vivió con absoluta libertad de movimientos hasta el 28 de julio de 1993, día en que se arrojó desde la terraza, muriendo cuatro años y tres meses después de asesinar a Acoglanis.

En otros medios de prensa también se «Deslizaron errores», como en el diario Crónica, que publica el suceso como efectuado con sólo cuatro balazos calibre 32.

Como vemos, todos los amigos del poder «embarraron la cancha» para que nunca se supiera el verdadero móvil de la supresión del griego y así, entre gallos y medias noches el crimen pasó a la historia como algo perfectamente resuelto, realizado por un loco, que de tan loco, luego se suicida...

Luego del crimen surgieron versiones que consideraban a Acoglanis y Sarumah como personas distintas. Quien sostuvo con mayor énfasis esta dualidad fue el doctor Guillermo Alfredo Terrera, custodio del mítico Bastón de Mando o Toquilítico, que le entregara en Córdoba, en una ceremonia realizada el 26 de septiembre de 1948 quien lo encontrara en cercanías del cerro Uritorco, Orfelio Ulises.

 

  

¿Hombres de Negro?

 

Para muchos el asesino de Sarumah actuó empujado por Los hombres de Negro, quienes con este crimen deseaban hacer caer a Erks en el descrédito más vergonzoso, con el único fin de que la ciudad volviera a extraviarse en el olvido.

Según esta línea de pensamiento, el griego se estaba volviendo peligroso porque su convocatoria era cada día escuchada por un número creciente de personas. Por esa razón seusó a uno de sus amigos más cercanos para llevar a cabo el crimen, y de esta manera hacer caer las sospechas sobre la víctima, desprestigiándolo a través de la prensa donde se habló más del asesinado que del homicida. Se lo llegó a acusar de andar con la mujer de Antonio, su socia, pero Antonio hacía tiempo que estaba divorciado. También se habló de engaños económicos... Todo falso. Además, en los medios de prensa jamás se mencionó a Erks... Para dejarla en el olvido.

Tengamos en cuenta que Los Hombres de Negro son miembros de la Senda de la Mano Siniestra o HERMANDAD BLANCA, y que entre ellos existen seres capaces de trascender el tiempo y el espacio pero que también, enfrentados a enemigos sapientes y poderosos pueden no lograr el objetivo de su misión. Por eso en este caso se usó al débil de Antonio, pues Sarumah era un enemigo poderoso... Se lo atacó por el lado menos protegido, el de su íntimo amigo, sino no hubiera sido posible asesinarlo. Se manejó la mente de Antonio como un instrumento y se lo dirigió contra Acoglanis, que se encontró atacado por un flanco difícil de prever.

Vemos pues, como en el relato de Belicena Villca, la posible aparición de inmortales, que en esta ocasión no actuaron directamente, sino a través de un tercero, Antonio, soportados logística, táctica y estratégicamente por el poder político y judicial argentino de aquellos años, la prensa adicta al poder y el silencio posterior.

Enmarco así este suceso en la Guerra esencial, pero en la realidad política y social argentina de los años noventa. El conflicto continúa y es aquí y ahora cuando debemos discernir entre lo concreto y lo fantástico, lo real y lo imaginario. ¿Fue Acoglanis/Sarumah un Guerrero Sabio, un Hombre de Piedra? ¿Participaba en el conflicto del lado de la Sabiduría Hiperbórea de los Atlantes Blancos? ¿Forman en las filas de Chang Shambalah y la Hermandad Blanca el ex presidente Menem y sus amigos? Y en todo caso ¿Son concientes de esto?

Sarumah se refería a los dos bandos como a «los dos hemisferios cerebrales» o «El camino derecho y el camino izquierdo». Por eso decía que: «El camino izquierdo atrae con el poder, el camino derecho produce la apertura. Para muchos la elección parece fácil. La oscuridad del conciente izquierdo es la falta del conocimiento-luz. Así, el camino izquierdo es oscuro, y no os lleva a meta alguna real de vuestra esencia cósmica. Es nada más que un desvío muy largo, desvío que finalmente, algún día, también terminará en la luz. La luz llega a los que tienen experiencia en el valle de Erks...».

Sin embargo esta preparación tampoco resultaba suficiente para convertirse en iniciado, ya que primero debía esperarse con humildad el momento que uno fuera convocado. Cuando esto ocurriera, se aseguraba, el llamado desde alguna de las ciudades que se encuentran activas sería percibido intensamente. Aunque la invitación podía realizarla Acoglanis personalmente.

La información que poseo indica que las ciudades actualmente activas son: Erks, en Capilla del Monte, Córdoba Argentina. Miz Tli Tlan (también conocida como Paititi) en la selva amazónica de Perú y Aurora, quince kilómetros al sur de la ciudad de Salto, Uruguay. (Personalmente me sentí llamado por esta última).

Existen dos centros menores de resonancia energética, pero no menos efectivos: Isidris, en la provincia de Mendoza, Argentina y Osrem, en cercanías de la ciudad de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos, Argentina.

Acoglanis se mencionaba a sí mismo como «El portero de Erks». De un modo análogo, don Angel María Tonna (Toto), propietario de la estancia La Aurora, decía que él era «El Capataz»del lugar...

  

 

Fuentes:  La hermana de Tina, secretaria de Acoglanis, que me pidió reserva de su nombre. Libro «La ciudad perdida de Erks» de Guillermo J. Dangel, edición de 1995, Revista «Somos» ya mencionada, un hombre apodado Pino, residente de Capilla del Monte, ex participante de las ceremonias de Los Terrones, «El Capataz» y diario Crónica (29/7/93).

http://www.egrupos.net/grupo/illuminati/archivo/indice/1921/msg/1904/

 

Comentar este post